Las peritas de San Juan son un breve y dulce bocado que, como su propio nombre indica, debutan en el mercado con ocasión de la festividad del santo, el 24 de junio. Aunque si los meses de mayo y junio han resultado ser algo más calurosos de lo habitual, esta fruta puede madurar un poco más temprano y, por lo tanto, cosecharse antes. En cualquier caso, conviene estar atentos a su irrupción, pues su temporada es un visto y no visto. Así, suele concluir pasados apenas 30 o 40 días. En definitiva, no dejéis para mañana lo que podáis comprar hoy, pues es probable que si esperáis, sea demasiado tarde y os toque aguardar un año más.

Desde el Baix Llobregat al resto de España

Esta fruta es bastante habitual en cualquier punto de nuestro país. “Al parecer su origen se sitúa en el Baix Llobregat y Lleida, aunque su cultivo se ha extendido a muchas otras zonas del país”, explican al respecto en la web de Frutas Eladio.

Lo cierto es que su pequeño tamaño la convierte en un goloso bocado para los más pequeños. Aunque su sabor ya es de por sí una contundente razón para lanzarnos a su consumo, también sus propiedades nutricionales nos animan a ello. “Es una fruta rica en agua, fibra, contiene vitaminas del grupo B y C, ácido fólico y minerales, como magnesio, fósforo, calcio y potasio. Por su contenido en fibra y agua y ser poco calóricas, son incluidas en las dietas de adelgazamiento, ayudan a favorecer el tránsito intestinal, son antioxidantes y diuréticas”, detallan en la fuente anterior.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las peritas de San Juan destacan por su menudo aspecto, sus tonos amarillos, verdosos y rojizos. Cuenta con una piel fina y crujiente con un interior jugoso y refrescante. Aunque comérselas a mordiscos es un placer, sin necesidad de pelar, pero correctamente lavadas, siempre podemos dotar de mayor sofisticación al bocado. ¿Y cómo? Pues con las recetas que explicamos a continuación.

Tostas de queso ricotta con peritas de San Juan

Este plato, que tan estupendamente explican en Recetas de Colores, nos muestra lo bien que maridan las peras, el queso ricotta y las nueces. Gracias a esta receta, podremos confeccionar un rico entrante o incluso un postre -pues es todo versatillidad- para nuestras veladas de junio.

Ingredientes:

  • Rebanadas de pan de nueces

Peras en dulce:

  • 400 gramos de peras sanjuaneras
  • 250 gramos de azúcar (ya sea blanco, panela, moreno...)
  • 250 mililitros de agua
  • 10 pimientas de Jamaica. Una variedad muy aromática y que apenas pica
  • 1 ramita de canela
  • Piel de medio limón

Ricotta:

  • Ralladura de limón
  • 250 gramos de ricotta

Elaboración:

Comenzamos a elaborar las peritas de San Juan. Para ello, necesitamos un cazo que llenaremos de agua, azúcar, la pimienta, la piel de medio limón y la canela. Lo colocamos a fuego medio y aguardamos a que hierva. Una vez que rompa a hervir esperamos unos 20 minutos aproximadamente. Una vez concluido este tiempo, añadimos las peritas sanjuaneras ya peladas. Aguardamos otros 20 minutos. Ahora deben enfriarse. Cuando ya han perdido el calor, las cortamos por la mitad y retiramos el corazón si lo vemos necesario. A continuación, montamos las tostas. Pero primero las doramos por una cara. Una vez hecho, dividimos el queso ricotta, mezclado con la ralladura de limón. Colocamos las mitades de las peras y algo del almíbar.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por supuesto, las peritas sanjuaneras dan mucho más de sí y se nos ocurre una receta más. Esta vez con chocolate.

Peritas de San Juan bañadas con chocolate

Ingredientes:

  • 4 peras de San Juan
  • 250 gramos de cobertura de chocolate
  • 200 gramos de nata
  • 100 gramos de azúcar
  • Cáscara de limón

Es una fruta rica en fibra, vitaminas del grupo B y C y minerales, como magnesio, fósforo, calcio o potasio

En primer lugar, pelamos las peras y las cocemos cubiertas con agua, azúcar y cáscara de limón. Una vez listas, las sacamos del almíbar. Montamos la nata con un poco de azúcar. Derretimos el chocolate troceado en un cazo al baño María. Una vez frías las peras, las bañamos con esta cobertura de chocolate. Las dejamos reposar en la nevera durante 15 minutos a fin de que adquieran una consistencia firme y dura alrededor de la pera. Las sacamos y las decoramos con nata montada. En cualquier caso, también podemos prescindir de este último paso, pues solo con el chocolate ya están de vicio.