Son los nueve elegidos por ser los que han obtenido la más alta puntación en la categoría a la que se han presentado durante la veinticinco edición del Certamen de Calidad de la DO Jumilla. Un concurso que se viene celebrando anualmente desde la que fuera su primera vez, en el año 1994, comandado desde entonces por el periodista vinícola Enrique Calduch.

Celebrado hace un par de semanas, en esta ocasión han sido 111 los vinos catados, distribuidas en ocho categorías y de las que saldrían un oro y dos platas, siempre que se alcanzara la puntación requerida. Razón esta por la que alguno de esos premios ha quedado desierto, como ha sucedido con los blancos y los tintos reserva, dos categorías en las que no se ha entregado oro.

Un jurado compuesto por 21 profesionales del sector vinícola (enólogos, sumilleres, periodistas, críticos especializados, representantes del Ministerio y de las Consejerías regionales de Agricultura) ha sido el encargado de valorar cada una de las referencias a concurso a partir de sus catas. Dos jornadas de trabajo celebradas en esta ocasión en la localidad murciana de Jumilla, aunque otros años tienen lugar en Albacete, dado que la denominación de origen ampara ambos territorios.

Algunos de los elegidos.
Algunos de los elegidos.

Del recuento de las valoraciones efectuadas por estos catadores han resultado premiadas 22 etiquetas, de las que estas nueve representan los máximos galardones en su categoría.

De las cuarenta bodegas que en este momento conforman la DO, una treintena han participado en el certamen, destacando Bodegas Alceño y Bodegas Luzón por la cantidad de premios que han recibido, seis y tres respectivamente. Dos cosas más, recordar que Jumilla es territorio de monastrell, su uva autóctona, a pesar de la presencia destacada de diversas variedades francesas. Y luego, ¡ojo a los precios!... Vale la pena probar y acercarse un poco más a esta denominación que va ganando, poco a poco, sitio y reconocimientos.

Ontalba Sauvignon Blanc 2018 ecológico

Bodegas Ontalba (Albacete). PVP: 6,50 €

Medalla de plata en la categoría de blancos, es un vino perfumado, con aromas de fruta tropical y de hueso (melocotón) junto a notas minerales. Boca untuosa, frutal, con cierta amplitud y persistencia media.

Familia Pacheco 2018

Bodegas Viña Elena (jumilla). PVP: 4,50 €

El rosado cuya puntación le ha supuesto el oro del certamen. A partir de una combinación de tempranillo y garnacha, presenta una nariz intensa, con aromas de fruta roja (fresa), florales (violeta) y recuerdos de caramelo y golosina. Fresco, fluido y frutal, con un gran equilibrio.

Luzón Colección Monastrell 2018

Bodegas Luzón (Jumilla). PVP: 6,95 €

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En la categoría de tintos sin madera, el primer oro para una bodega que recibe premios en cada edición. Vino expresivo, con aromas de frutos rojos y negros (cereza, ciruela), junto a notas especiadas. Aromático, buena acidez, paso balsámico y frutal.

Mayoral Reservado 2018

Bodegas 1890 (Jumilla). PVP: 6 €

Coupage de syrah, cabernet sauvignon y petit verdot, y oro entre los tintos en contacto con madera. En nariz, recuerdos de fruta negra en confitura, torrefactos y especiados. En boca, con estructura, acertada acidez y nobles taninos.

Alceño 12 meses Monastrell 2016

Bodegas Alceño (Jumilla). PVP: 10 €

Una de las bodegas que en cada edición obtiene mayor cantidad de galardones. En esta ocasión, el oro lo ha compartido con el siguiente, Divus. En cuanto a Alceño 12 meses, destacan aromas de fruta bien madura junto a sensaciones especiadas (vainilla), tostadas y de nobles maderas. Sabroso, con volumen y buen equilibrio, donde los aromas de la barrica están bien integrados.

Divus Monastrell 2015

Bodegas Bleda (Jumilla). PVP: 12 €

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El segundo oro en su categoría (añadas 2016 y anteriores), intenso y franco en nariz, donde presenta aromas de fruta roja madura, balsámicos, especiados y torrefactos. Equilibrado, con volumen, noble tanino y buen carácter frutal, además de longitud.

Altico Crianza 2015

Bodegas Carchelo (Jumilla). PVP: 8,50 €

Otro oro para este monovarietal de syrah, fino y perfumado en nariz, con notas de frutos silvestres, florales y fondo especiado (nuez moscada). Boca envolvente, equilibrada, con un paso amable y sedoso.

Castillo de Picacho Reserva 2015

Bodegas BSI (Jumilla). PVP: 3,75 €

Plata ajustada en una categoría, los tintos reserva, donde el oro quedó desierto. Este, un vino de monastrell que solo se puede encontrar en Carrefour, presentaba recuerdos de especias dulces, cacao, fruta en licor e inconfundibles aromas de su paso por madera. Licoroso en boca y con una marcada madurez.

Silvano García Dulce Monastrell 2016

Bodegas Silvano García (Jumilla). PVP: 12 €

El gran oro de los dulces, pues destacó claramente sobre sus competidores. Un vino intenso y profundo, con aromas de uva pasa, especiados, mermelada y tostados. En boca es sabroso, goloso, envolvente y con una acidez perfectamente integrada. Posgusto largo y complejo.