Los platos más tradicionales y ricos de la cocina malaya
  1. Gastronomía y cocina
SABORES DIVERSOS Y ANCESTRALES

Los platos más tradicionales y ricos de la cocina malaya

Es una cocina muy diversa, pues aúna aportaciones indias, chinas, tailandesas e incluso portuguesas, y prolífica, ya que cuenta con muchos platos típicos como el satay o el roti

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las cocinas exóticas ganan cada vez más terreno en nuestra gastronomía, donde innumerables platos procedentes de tierras y culturas lejanas se han instalado en nuestra dieta y también en las cartas de numerosos restaurantes. Entre todas ellas, despunta la malaya, que cada vez goza de más adeptos. No en vano, es una de las más prolíficas en sabores, gustos y texturas de cuantas encontramos a lo ancho y largo del planeta, en tanto que aúna las influencias de las distintas culturas y grupos étnicos que han puesto sus pies en su geografía, es decir, hindúes, chinos, tailandeses, portugueses e incluso de los aborígenes autóctonos de la isla de Borneo.

El resultado es una gastronomía que se sustenta sobre sabores ancestrales, en la que la diversidad manda y donde los protagonistas son el arroz, las frutas tropicales, la leche de coco, las especias, los fideos, el curry y las verduras autóctonas. Con ellos se crean platos de lo más sugestivos, pensados para degustar con las manos, los cuales saben especialmente bien en los food court y hawker, típicos de los centros comerciales, o en los puestos de comida callejera que abarrotan las calles de las diferentes regiones de Malasia. Bajo esta premisa, ¿cuáles son los platos más tradicionales del recetario de Malasia?

Laksa

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es el término que se utiliza en el país para denominar a las sopas, que son sin duda las elaboraciones más tradicionales. La más populares son el assam laksa, que incluye fideos de arroz finos, pescado, principalmente verdel, y salsa de tamarindo; y lemak, que se hace con caldo de leche de coco concentrado, la cual proporciona un sabor de lo más inusitado.

Satay

Consiste en pinchos de carne, especialmente pollo, ternera o cordero, marinados en cúrcuma, asados en brasas de carbón y acompañados de salsa de cacahuete. Son oriundos de Sumatra, Indonesia y Java, siendo uno de los más populares en Malasia, el cual siempre está presente en su celebraciones; aunque también es muy recurrente en otras cocinas asiáticas, cada una de las cuales tiene su propia versión. Por ejemplo, en Indonesia los acompañan con salsa de soja.

Aúna influencias hindúes, chinas, tailandesas, portuguesas y de los aborígenes de la isla de Borneo

Roti

Es un pan de harina de trigo, cuya peculiaridad estriba en que es muy fino. Se elabora sobre una superficie de hierro o tawa y se sirve acompañado de una salsa de curry para mojar. En otras ocasiones, se rellena con distintos ingredientes, cuya apariencia y sabor recuerdan al burrito, y se unta con ghee, un tipo de mantequilla clarificada elaborada con leche de búfala, aunque actualmente es más común la de vaca. Con este también se crean propuestas dulces, siendo las más populares los rellenos de plátano y chocolate.

Nasi Lemak

placeholder Nasi Lemak.
Nasi Lemak.

La cohorte de ingredientes que conforman este plato es extensa: arroz hervido en leche o crema de coco, hojas de pandano, pepinos, huevos cocidos, cacahuetes tostados y salsa picante o sambal, la cual se elabora con pasta de camarones, chalotes, chiles secos y ajos. Una elaboración, cuyo significado es 'arroz graso', que los malayos degustan principalmente en la primera comida del día. No obstante, existen varias versiones a lo largo del país. Por ejemplo, en la costa este le incluyen otros ingredientes como semillas de fenogreco, curry de pescado, ralladura de coco y verdura encurtida.

Nasi goreng

Es arroz frito acompañado de una suerte de verduras, pollo, satay y pan de gamba o keropok. En ocasiones le añaden huevo, en cuyo caso lo denominan nasi goreng especial. Un plato de lo más completo, presente en todos los puestos de comida callejera y en el menú diario de los malayos, cuyo éxito ha traspasado fronteras, pues goza de una gran popularidad en los Países Bajos.

Fried Noodles

Los fideos fritos son uno de los ingredientes estrella de la cocina malaya, de los que hay innumerables tipos, siendo los más recurrente los mee, que son amarillos, gruesos y largos; los kuey teow, con silueta plana y ancha y hechos de arroz; y los bee hoon, que son un tipo vermicelli muy finos y elaborados a base de arroz. Puede que el comensal occidental no aprecie la diferencia entre unos y otros, pero son distintos y cada uno regala unas características organolépticas distintas. Así que saber elegirlos es todo un arte. Además, protagonizan un extensísimo abanico de elaboraciones: salteados con salsa de soja y verduras, guisados con tofu, frutos del mar e incluso pollo, picantes, en sopa...

Wonton mee

Constituye uno de los mejores representantes de la influencia de la cocina china, por cuanto está integrado por fideos amarillos, acompañados de verduras de hoja verde, rodajas de carne de cerdo asado o char siew y wonton, que es una masa fina rellena de carne picada de cerdo y salsa agridulce. Existen dos versiones: la seca, en la que los fideos se sirven únicamente empapados en salsa de soja y aparte un bol con el caldo y los wonton; y la líquida en sopa, en la que juntan todos los ingredientes.

Cendol

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

De origen indio, para algunos es un postre; para otros, una bebida. En lo que sí hay consenso es en que está sumamente delicioso y en los ingredientes que incorpora: hielo picado, leche de coco, pandano de sabores, azúcar de palma, gelatinas, jalea de hierba y arroz aglutinado. El resultado es una elaboración de aspecto poco apetecible, pero con gusto refrescante repleto de matices.

Alimentos Tendencias de consumo Ruta gastronómica
El redactor recomienda