Cuando viajamos a cualquier destino nos gusta visitar esas azoteas que nos proporcionan las panorámicas urbanas más deslumbrantes. Porque desde las alturas todo se ve mejor. Hoy os presentamos algunos de los rooftops imprescindibles alrededor del mundo; lugares donde, además, se puede comer estupendamente.

CÉ LA VI (Singapur)

CÉ LA VI.
CÉ LA VI.

Ubicado en uno de los iconos de la ciudad, el Marina Bay Sand, es una visita obligada en esta isla-estado. Podrás descubrir su mítica piscina mientras fotografías el horizonte y las panorámicas en el Sky Bar y saboreas un cóctel de autor, un sake, una cerveza o un buen vino. Pero lo mejor es que reserves para cenar al atardecer en su restaurante CÉ LA VI. Disfrutarás de una carta de cocina asiática e internacional, así como de una interesante selección de sushi y sashimi en un entorno inolvidable.

Vertigo&Moon (Bangkok)

Situado en la planta 61 del hotel Banyan Trees, este restaurante es toda una institución en la ciudad y una atracción turística obligada para el viajero. Abre a partir de las 6 de la tarde y solamente ofrece cenas (debes reservar con mucha antelación). Con la ciudad tailandesa a tus pies, en Vertigo&Moon podrás disfrutar de sus especialidades a la parrilla, buenos pescados y mariscos (incluyendo ostras, langosta, caviar o cangrejo real) o de su ya clásico -y muy dulce- cóctel Vertigo Sunset.

Roof Alvear (Buenos Aires)

Roof Alvear.
Roof Alvear.

Ubicado en la exclusiva avenida de la Recoleta -zona de parques, tradicionales cafés, museos, espléndidas mansiones y tiendas de marcas de lujo-, se sitúa en la planta 11 del hotel Alvear, cuya monumental fachada es patrimonio histórico. Te recomendamos subir para contemplar al atardecer mientras disfrutas de pequeños bocados como croquetas, langostinos o salmón ahumado y una selección de platos ligeros (imprescindible el sándwich de chorizo criollo con papas asadas). Lo mejor es su extensa carta de bebidas y los originales cócteles.

The View Rooftop (Nueva York)

The View.
The View.

Un restaurante de decoración clásica y elegante situado en Broadway, en una planta 48, que ofrece unas vistas inolvidables de la Gran Manzana. Por la noche, con la ciudad iluminada, la visita merece todavía más la pena. Además, The View cuenta con otro valor añadido: se sustenta sobre una plataforma giratoria que se va moviendo de forma casi imperceptible para ofrecer unas vistas de 360º de la ciudad. Muy recomendables sus carnes y su brunch dominical.

Altitude (Sídney)

Altitude.
Altitude.

Este restaurante, además de ofrecer unas panorámicas de lujo, destaca por su excelente cocina: suele encabezar los rankings gastronómicos australianos. Elabora una cocina de inspiración europea que da protagonismo al producto autóctono. También cuida al detalle la presentación, las texturas y los sabores. No te marches sin probar los postres de Anna Polyviou. Situado en el hotel Shangri-La, aquí disfrutarás de una estupenda experiencia culinaria con el puente de Harbour bajo tus pies y el icónico edificio de la ópera perfilando el horizonte.

London Eye (Londres)

La noria más famosa de Europa ofrece un skyline sobrecogedor de la capital inglesa en la misma orilla del Támesis. También dispone de la posibilidad de vivir una experiencia especial en una de sus cápsulas. Puedes reservarlas en exclusiva para brindar con tu grupo de amigos (hasta 25 personas) o sorprender a tu enamorado en la cápsula Cupido: además de disfrutar de la cabina solo para dos (al precio de 470 libras), dispondréis de trufas, bombones y una botella del mejor champán.

Gingko Sky (Madrid)

Gingko Sky Bar.
Gingko Sky Bar.

Si suspiras por organizar una velada en la capital (casi) acompañado de las estrellas, acude a este restaurante. Su joya es la terraza que ofrece unas vistas inmejorables sobre los tejados de Madrid y la plaza de España. Además, cada semana Ginkgo -cuyo nombre procede de una planta japonesa con propiedades curativas- apuesta por la música en directo con jazz, pop español o funk. La carta está inspirada en la cocina mediterránea y de mercado con toques asiáticos. Algunos de los platos que tienes que probar son las gyozas de pollo con salsa de chile dulce, las ostras con ponzu de chile chipotle, los huevos camperos rotos con atún rojo o el pollo frito al estilo japones.

Le 3842 (Suiza)

Cambiamos las siluetas de cristal y acero de los rascacielos y los skylines urbanos por las cumbres picudas de los idílicos Alpes. Una experiencia diferente, pero inolvidable en medio de la nieve y la naturaleza. Ubicado en el macizo del Mont Blanc a 3842 metros de altura (como la cifra que su nombre indica), presume de ser el restaurante más alto de Europa. Con una capacidad para tan solo veintiséis comensales, sirve platos franceses e italianos y productos alpinos. Una vista única mientras te reconfortas con sus copas calentitas o sus fondues.

Atmosphere 360 (Kuala Lumpur)

Cocina malasia e internacional de calidad en un ambiente de vanguardia rodeado de cristaleras y situado a 282 metros sobre el suelo. Atmosphere 360 es uno de los restaurantes a más altura de todo el sudeste asiático. Lo mejor es saborear su completo bufet para el almuerzo y la cena, aunque también disponen de menú degustación (compuesto, entre otros, por langosta, carne de wagyu y un exquisito black cod). Otra de sus opciones más demandadas es el afternoon tea.

Le Ciel (París)

En la Torre Montparnasse se sitúa el restaurante panorámico más alto de la Ciudad de la Luz. Elabora alta cocina francesa en un ambiente refinado y cuenta con una buena carta de vinos. Al hacer la reserva no olvidéis pedir una mesa junto a los ventanales. En este establecimiento contemplarás la ciudad iluminada y gobernada por la Torre Eiffel. Si prefieres una oferta gastro más económica e informal la torre también acoge el 360 Bar, el café panorámico más elevado del continente europeo.

Top of the World​ (Las Vegas)

Top of the World.
Top of the World.

Situado en The Stratosphere a 257 metros sobre el suelo, es un restaurante giratorio: a lo largo de unos ochenta minutos da la vuelta completa a esta legendaria ciudad estadounidense. La perspectiva de la capital del juego mundial es integral y su decoración en tonos plata de lo más sugerente. En el menú de las cenas (más caro que el de las comidas) destacan las carnes al grill, una de sus especialidades. También es conocido por ser una de los opciones más románticas de la ciudad.

Restaurante 360 (Toronto)

La CN Tower, la más emblemática de la ciudad, acoge este galardonado restaurante canadiense ubicado a 351 metros de altura. Aunque su cocina es de calidad y elaborada con los mejores productos locales (hay que probar el conejo a la mostaza, el salmón y el pato a la naranja), lo más destacable es su impresionante bodega: tiene más de nueve mil botellas de vinos nacionales e internacionales. Además, hay un menú especial para vegetarianos.

At.Mosphere (Dubái)

At.Mosphere.
At.Mosphere.

En el piso 122 del Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, se encuentra este restaurante en el que casi puedes rozar las nubes a 440 metros. Se accede subiendo en un ascensor de alta velocidad. Obviamente las vistas son inigualables y alcanzan varios kilómetros. Su interior de diseño, decorado con terciopelos y maderas nobles, no desmerece el entorno. La carta de At.Mosphere incluye excelentes cortes de carne, mariscos y pescados. Su especialidad es la parrilla. También es posible desayunar, tomar el aperitivo, el high-tea o beber una copa en el lounge amenizada por música de piano.

Flair (Shanghái)

El mayor tesoro del Ritz Carlton de esta ciudad está ubicado en su planta 58. El restaurante Flair ofrece unas vistas extraordinarias de Shanghái, especialmente cuando comienza a caer el sol y las luces de los edificios y las torres comienzan a brillar. ¿Lo mejor? Parece que puedes tocar la icónica Pearl Tower con la punta de los dedos. Su cocina mezcla especialidades japonesas, vietnamitas, tailandesas, indias y chinas regadas siempre por buenos vinos. Un lujo. Los fines de semana sirven un completo brunch.