La gastronomía argentina fusiona sabores criollos con influencias europeas -especialmente italianas-, pero si hay algo por lo que destaca su cocina es por la carne, considerada por los expertos como una de las más tiernas, jugosas y sabrosas del mundo. Si quieres explorar los mejores cortes y otras especialidades menos conocidas, hoy te llevamos a los restaurantes que no te puedes perder en nuestro país.

La Cabaña Argentina (Madrid)

Para muchos, incluidos los argentinos residentes, es el mejor de Madrid. Situado en la calle Ventura de la Vega e inaugurado en 1994, La Cabaña Argentina es un restaurante que mantiene la esencia de las clásicas parrillas argentinas, pero en pleno corazón de la capital. Regentado por Ovidio y Alejandro Fernández (padre e hijo), llevan más de dos décadas importando semanalmente lomos y cortes argentinos envasados al vacío. Y eso se nota en el sabor y calidad que llega a la mesa. Imprescindibles el bife de lomo alto y el bife de chorizo.

Todo Pasa (Barcelona)

Empanadas criollas
Empanadas criollas

En la Ciudad Condal hay que visitar Todo Pasa, un entorno vintage que rememora los rincones populares del mítico barrio bonaerense de San Telmo. Las empanadas criollas de carne de esta casa están deliciosas. Las mollejas a las brasas es otro de los platos que hay que pedir. Las milanesas están muy buenas -elige la napolitana-. Y por supuesto los asados y los cortes tradicionales de carne: disfruta del jugoso vacío, de las entrañas de ternera y del costillar de Nebraska al estilo argentino. Los más carnívoros de pueden decantar por la degustación de carnes selecciona las 3 carnes que más te seduzcan y te las preparamos de manera personalizada (te preparan las que tu elijas como prefieras y para dos personas). El local es muy agradable.

El Viejo Almacén de Buenos Aires (Madrid)

Un mítico de la capital, fundado hace más de cuarenta años, allá por 1977. Aspecto rústico, genuino, con multitud de carteles de tango… En cuanto traspasas sus puertas resulta imposible no trasladarte a Argentina con la imaginación. Uno de sus grandes atractivos es que todas las noches se puede disfrutar de tango en vivo y los fines de semana hasta de parejas de baile, pero la oferta gastronómica no desmerece: carnes que llegan desde la Pampa y se elaboran al estilo argentino, chinchulines a la parrilla (tripas de vacuno, una delicia que solo se encuentra en los buenos asadores), estupendas mollejas, un rico choripán picante para comenzar o unos alfajores de postre. Si quieres probar un poco de todo pide el menú degustación.

Parrilla Atahualpa (Sevilla)

Un clásico de la cocina argentina en Andalucía (inaugurado en 1980). Es una parrilla familiar atendida por argentinos, con decoración sencilla y tradicional, pero que ofrece muy buena cocina. En su carta, además de las carnes que llegan a las mesas en parrillas de carbón, destacan las provoletas, los chorizos y morcillas, su auténtico chimichurri o el panqueque de dulce de leche para el postre. Elaboran un delicioso pechito de cerdo bajo pedido. Raciones abundantes y un precio medio que no suele sobrepasar los 25 euros por comensal.

Tango (Marbella)

Con una trayectoria de más de 25 años, Tango es famoso en Puerto Banús por amenizar las cenas con tangos en directo. La mayoría de sus cortes son importados directamente desde Argentina, ofreciendo carnes de excelente calidad. Pero también sirve una gran variedad de buenas carnes nacionales, algunos platos internacionales elaborados con productos de temporada y una buena selección de vinos. Hace pocas semanas acaban de inaugurar su primer establecimiento en Madrid de idéntico nombre y ubicado en la calle General Díaz Porlier, 95. Prueba sus mollejas al limón, el chorizo criollo (delicioso), la picaña o el lomo alto. Las carnes se sirven con patatas fritas asadas o fritas (al gusto del comensal) y las raciones son abundantes.

El Caminito (Formentera)

Otro de los restaurantes de nuestro país dedicados a la gastronomía argentina con más historia: lleva abierto en la isla de Formentera (en Es Pujols, al norte) desde el año 1981. En El Caminito, además de buenos asados, unas mollejas a la brasa impresionantes, el ojo de bife de black angus o una estupenda provoleta, encuentras el valor añadido de las agradables puestas de sol isleñas. Mejor reservar de noche en la terraza, en una de las mesas junto a su piscina iluminada. Su propietario, Carlos Trigo, también cuenta con otra parilla, el Milo Grill, muy popular en Barcelona.

Che Pibita (Madrid)

En pleno barrio castizo de Chamberí hay un restaurante ideal para deleitarse con los auténticos sabores argentinos. En Che Pibita ofrecen cocina tradicional a la que aportan algunos toques de vanguardia o algunos platos alternativos para los no tan carnívoros (como unas buenas ensaladas o un rico tartar de salmón). Entre las carnes, además de los típicos como el vacío y la entraña, elaboran un cuadril en su punto (pieza sin hueso de la parte baja y trasera de la res) o una jugosa paletilla de cordero asada. No te pierdas su panacota con salsa de higos para terminar.

9 Reinas (Barcelona)

Aunque cuentan con varios restaurantes, recomendamos el 9 Reinas ubicado en el centro de Barcelona. Un establecimiento acogedor y elegante de estilo bistró que ofrece una cocina de mucha calidad. No hay que dejar de probar sus raviolis caseros de asado, el costillar de Nebraska -corte argentino- asado a fuego lento, la picaña, el bife de chorizo de más de cuatro años o el solomillo angus. Buena selección también de milanesas, tanto de ternera como de pollo, y muy ricas las papas caseras. Los cortes de las carnes son excelentes y se elaboran con brasa de carbón a la vista. Cuentan con una completa carta de vinos argentinos. También disponen de una tienda gourmet para llevarte sus carnes y productos a casa.

Gordon 10 (Valencia)

Para muchos este asador tradicional e íntimo es el mejor restaurante argentino de la ciudad. En Gordon 10 ofrecen un trato familiar y además de por su comida, es muy famoso por la extensa carta de cervezas internacionales que ofrecen. Además de las carnes a la parrilla (de novillos alimentados a pasto), las empanadas, las mollejas, los chorizos criollos, la entraña o los entrecots, elaboran en su punto buenos pescados a las brasas, como la lubina a la espalda. Amplia carta de ensaladas para acompañar.