La multifacética granada, que lleva unos años imparable pues numerosas investigaciones la ponen por las nubes, desembarcó a finales del año pasado en forma de vino. Cansada de servir únicamente para postre, ensaladas o zumo, dio el salto al vino con Pured 613. Un vino burbujeante que, por supuesto, ha sido concebido en la cuna de la granada: sí, en Elche (Alicante). Esta fruta también se cultiva en Crevillente, Albatera y San Isidro, todos ellos municipios de Alicante. De hecho, se estima que el 90% de la producción europea crece en estas tierras. Las vecinas Valencia y Murcia se esmeran, asimismo, en su siembra, pero es en Elche donde han decidido darle una vuelta de tuerca a esta fruta.

Lo cierto es que esta fruta es una de las más cotizadas del momento en virtud de los grandes beneficios antioxidantes y anticancerígenos que le han atribuido numerosos estudios y ya ostenta el rango de superalimento. No obstante, ahora ha decidido rellenar nuestras copas.

Pured 613
Pured 613

“Es un vino espumoso hecho al 100% de granadas, elaborado como un vino tradicional pero realizado íntegramente con granadas del campo de Elche. Para la realización de cada botella de vino empleamos 5 kilos de la mejor fruta”, explican en la web del producto.

En concreto, esos kilos de granada corresponden a la variedad Mollar de Elche que, por cierto, cuenta con Denominación de Origen Protegida. La fruta se traslada desde los campos donde se cosecha hasta una nave de un polígono industrial de Carrús. Allí se fermenta, pero con posterioridad, el líquido se transporta en una cisterna alimentaria hasta Ciudad Real, donde se embotella el producto.

613: los granos de una granada

¿Y por qué se llama 613? Pues, al parecer, porque este es el número de granos que podemos hallar en una granada. Aunque, por supuesto, es una cifra aproximada. ¿Y Pured? La explicación la encontramos en la pureza con la cual se produce este peculiar vino que pretende eclipsar a la uva que, a partir de ahora, no será la única materia prima a partir de la que se puede elaborar un buen vino. Pero en este caso presenta la peculiaridad de que no se han empleado barricas, sino que sus creadores se han decantado por silos de acero inoxidable pues consideran que así la auténtica protagonista de este vino será la fruta y no la madera.

Tras esta osada iniciativa encontramos a los hermanos Hurtado quienes tras tantear primero el mercado con un zumo de granada un tanto diferente a lo que ofrecía la competencia decidieron elevar la apuesta y probar fortuna con esta suerte de cava con sabor a granada que resulta perfecto para aperitivos o comidas y que, además, cuenta con un innovador tapón que permite que sus burbujas resistan en el interior varios días.

"Es un vino fácil de beber, perfecto para maridar con productos salinos y/o con ciertos toques de amargo como el marisco, pescados blancos o arroces. También ideal para aperitivos y celebraciones", destacan en la web.

Posiblemente a los enólogos les interese saber exactamente cómo es el vino de Pured 613. Al respecto, podemos dar cuenta de la nota de cata que le ha otorgado la tienda especializada en vinos Vinorea. Así, explican, “a la vista se muestra con un aspecto limpio y brillante, de color cobre con reflejos rojizos. En la nariz es fresco y expresivo, con notas de granada y ciertos toques lácteos. En boca vuelve a mostrar su frescura y se presenta eléctrico, con toques amargos característicos de la granada".

Para la elaboración del vino de granadas no se han empleado barricas, sino silos de acero inoxidable

Pero ¿qué tiene la granada para que una empresa ilicitana haya decidido crear un vino con ella? Pues en la web del producto nos hacen una relación de los portentos asociados al consumo de esta fruta. Así, nos hablan de propiedades antienvejecimiento, favorecedoras de la salud cardiovascular, además de ponernos al tanto de sus virtudes anticancerígenas y su poder para ayudarnos en la reducción del estrés, prevención de la anemia e incluso nos proporciona un empujón en los temas del amor pues es afrodisiaca.

Foto: iStock
Foto: iStock

Lo cierto es que la granada, a pesar de que está riquísima y es una fruta que es el colmo de lo saludable, nos cuesta mucho incorporarla a nuestra dieta. No en vano, comerla requiere un esfuerzo previo para pelarla y cortarla que no todos están dispuestos a hacer. Sin embargo, la tarea parece haberse simplificado sobremanera gracias a este espumoso tipo lambrusco que, como recordamos, necesita 5 kilos de granada Mollar para su elaboración.

La superfruta que se volvió vino

Razones para comer granada (o beberla) no nos faltan ya que nos aporta abundancia de vitaminas (principalmente vitamina C y B2), además de minerales (como el potasio, manganeso, hierro y calcio). También sus taninos son importantes porque nos ayudan a regular el tránsito intestinal y nos ayudan a frenar las diarreas. Su contenido de fitoestrógenos también la hace muy recomendable para las mujeres que se encuentren en plena menopausia.

"La granada está considerada dentro del grupo de las ‘superfrutas’ debido a sus numerosas propiedades saludables. Su poder antioxidante es tres veces superior al del té verde o del vino tinto", aseguran.