Los waffles y los gofres son muy similares tanto en sabor como en textura y aspecto, pero no son exactamente el mismo producto. Mientras que los primeros proceden de Estados Unidos, los gofres son uno de los productos típicos de la repostería de Bélgica.

La principal diferencia entre ambos se encuentra en uno de los ingredientes utilizados para su elaboración. ¿Cómo saber si estamos preparando un gofre o un waffle, si la lista de ingredientes es también casi idéntica? Tendremos que fijarnos en el tipo de levadura que añadimos a la mezcla. Si es levadura fresca se trata de un gofre belga, mientras que si usamos leudante químico (tipo Royal) estamos ante un waffle americano.

Características comunes del waffle y el gofre

Para hablar de estos dos postres típicos de la cocina internacional hemos querido hablar con una de las mejores pasteleras de nuestro país, Flor Raimundo, quien actualmente lidera Crumb Pastissos, en Girona, enfocados a la restauración profesional y dedicados al diseño y elaboración artesanal de productos de pastelería.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Flor Raimuno nos explica que un gofre o waffle es una elaboración a base de harina, huevo, leche y levadura / leudante químico”. Ambos cuentan con un aspecto muy similar, con forma de rejilla, una especie de dibujo de nido de abeja que se consigue gracias a la utilización de un molde especial que se suele denominar gofrera. “Es una elaboración crujiente por fuera y tierna por dentro, de sabor neutro, que puede servirse tanto con acompañantes dulces como salados, aunque los más clásicos se acompañan de siropes, chocolate caliente, nata montada…”.

Diferencias entre ambos productos

Como hemos comentado al inicio de este artículo, la principal diferencia entre waffle y gofre recala en su elaboración, con el uso de leudante químico en el primer caso y levadura fresca en el segundo. Esto favorece que los waffles sean un poco más esponjosos y los gofres tengan una textura final más crujiente gracias a que los huevos se suelen añadir en forma de clara montada.

El gofre suele tener orificios más profundos y está realizado con levadura fresca

Asimismo, según nos explica Flor, aunque ambos presentan la textura de rejilla, los americanos suelen ser redondeados, mientras que los belgas son cuadrados. Además, los gofres suelen tener orificios más profundos, por lo que, en general, absorben una mayor cantidad de toppings que los waffles.

¿Se pueden considerar 'real food'?

Estamos en un momento en el que las tendencias alimentarias buscan volver a lo natural, a los productos sanos, y entre la población cada vez más existe un creciente interés por la 'comida real' y la preocupación por el uso y abuso de ultraprocesados. Solo hace falta echar un vistazo a las redes sociales para ver cómo existe todo un movimiento que proclama el uso de la comida natural. Pero ¿por ser natural se puede abusar de ciertos alimentos?

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hemos querido hacerle esta pregunta a Flor Raimundo, quien, en el caso de los gofres o waffles, nos explica que “aunque es un producto que ha llegado a industrializarse y actualmente lo podemos encontrar envasado en diferentes supermercados, el wafle o gofre es una elaboración que se suele comer recién elaborado en puestos callejeros, cafeterías o incluso podemos prepararlo nosotros mismos en casa. La masa base es muy simple de hacer, solo necesitamos tener una waflera o gofrera, que las hay a muy buenos precios. Desde mi punto de vista, es un producto que no se justifica comprar envasado, ya que las características del mismo son completamente diferentes y se pierde la esencia… Siempre mejor degustarlo en sitios donde veamos que se elaboran al momento, o incluso si nos hacemos adeptos a ellos, aprender a prepararlos en casa”.

Respecto a sus cualidades nutricionales, indica que “ambos son muy similares, pero hay que tener en cuenta que no conviene abusar de ellos, no tanto por la elaboración base en sí, que no sería demasiado problema (huevo, leche, harina, levadura como ingredientes básicos), sino de sus acompañamientos. Los gofres belgas se sirven generalmente recién hechos, en puestos callejeros, y suelen acompañarse de chocolate caliente, nata montada, miel, siropes y a veces también como postre con frutas y azúcar. Los wafles americanos también suelen acompañarse tradicionalmente de diversos jarabes y mantequilla, aunque hace un tiempo también se han puesto de moda elaboraciones saladas como el chicken and waffle”.

Alternativas en la gastronomía española

La gastronomía española es muy rica. Merece la pena probar algunos de los postres típicos más representativos de las diferentes regiones, como la tarta de Santiago de Galicia, los sobaos de Cantabria, los fardelejos de La Rioja, la ensaimada de Mallorca, los fartons de Valencia, las yemas de Ávila o la crema catalana.

Para finalizar, Flor Raimundo nos comenta que, aunque no es una elaboración típica de nuestro país, “actualmente, en diferentes ciudades de España, podemos encontrar sitios que se dedican exclusivamente a elaborar wafles o gofres”. No nos podemos olvidar de “los crepes, que son una alternativa similar de origen francés, los cuales también se sirven acompañados de elaboraciones dulces o saladas. La masa de las crepes es similar a la de los gofres, pero se cocina en una plancha redonda de gran diámetro, añadiendo solo una pequeña cantidad de masa, para que esta quede muy delgada. Luego se sirve plegada en 4 y con el acompañamiento elegido por el cliente”.