La gastronomía española es muy rica y variada. Para los más golosos, esta selección de postres típicos de España ordenados por comunidades autónomas nos ayuda a hacer un dulce recorrido por nuestro país.

De forma general, se puede afirmar que los postres son bastante ricos en grasas, azúcares y calorías, por lo que no debemos abusar de ellos y siempre que podamos lo mejor es optar por elaborarlos en casa o comprarlos en una pastelería que trabajen solo con ingredientes naturales.

Andalucía

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En Andalucía, los postres reafirman el pasado árabe de esta tierra y muchos de ellos están elaborados a base de almendra. Un buen ejemplo es el de la torta real, típica en la Costa Tropical de Granada. En la provincia de Sevilla, los turrones, mantecados, polvorones y mazapanes encuentran su mayor fabricación. No podemos olvidarnos de los pestiños, un cilindro con base de hojaldre rebozado en azúcar y canela.

Aragón

Si visitamos Teruel, una de las comidas que no podemos dejar de probar son las tortas de alma, una empanadilla dulce que se puede rellenar con mermeladas y se reboza su exterior en azúcar, de un modo similar al de los pestiños andaluces.

Asturias

La gastronomía de Asturias es una de las más ricas y contundentes de España. El cachopo, como plato único y principal, se ha convertido en uno de los más populares, por no hablar de la sidra, su bebida por excelencia. Pero en materia de postres también tienen mucho que decir. Por ejemplo, pocas personas saben que el origen del arroz con leche se remonta precisamente a este territorio. Pocas presentaciones necesita este postre: arroz, leche, cáscara de limón y una ramita de canela. Es especialmente típico en Semana Santa, pero es una delicia por igual en cualquier otro momento del año. También debemos destacar los carbayones, unos pastelitos de hojaldre rellenos de crema de almendras, muy típicos en Oviedo.

El arroz con leche tiene sus orígenes en la gastronomía asturiana

Canarias

Canarias en mucho más que mojo picón. En postres destaca el gofio a la naranja, una especie de bizcocho elaborado con harina de gofio y con la que se puede hacer muchas y variadas recetas.

Cantabria

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los sobaos pasiegos es inevitable que se relacionen con la comunidad cántabra. Son unos pequeños bizcochitos, suaves y deliciosos. Los naturales y tradicionales de esta región nada tienen que ver con las presentaciones comerciales que se venden en supermercados. Merece la pena probar los auténticos.

Castilla-La Mancha

Los enaceitados no son muy populares fuera de Castilla-La Mancha, pero en Calzada de Calatrava, su pueblo de origen, son un clásico de las sobremesas. Se trata de un pequeño bizcochito de uno o dos dedos de altura, bien fritos y con una cantidad casi insalubre de azúcar. Más populares son los miguelitos de Albacete, un pequeño hojaldre cuadrado que suele coronarse con azúcar glas.

Castilla y León

De Castilla y León no podemos irnos sin probar el ponche segoviano, un bizcocho coronado por mazapán y relleno de crema pastelera. Bien contundente.

Cataluña

Hablar de Cataluña y no hacerlo de la crema catalana sería un crimen. Una base de crema cubierta por una capa de azúcar caramelizado. El toque de quemado varía según el gusto del comensal, pero en cualquier caso es un postre de cuchara delicioso.

Comunidad de Madrid

Las almendras garrapiñadas tienen su origen en Alcalá de Henares. Especialmente en invierno, es muy típico comprar este postre para consumir por la calle.

Comunidad Valenciana

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La combinación de fartons más horchata es un clásico de la Comunidad Valenciana. La horchata es una bebida a base de chufa que se toma bien fría para maximizar su sabor, mientras que los fartons son unos bastones procedentes del municipio de Alboraya. Dulces, blandos y absorbentes, son el complemento perfecto de la horchata.

Extremadura

En Extremadura el postre más típico son las perrunillas. Una especie de galleta de aspecto áspero y duro, pero con un interior que se deshace en la boca cuando lo masticamos.

Galicia

Hablar de postres de España y no hacerlo de la tarta de Santiago es un sacrilegio. Esta tarta, a base de bizcocho de almendras y coronada con azúcar glas, decorada con la cruz de Santiago, es uno de los postres más deliciosos de nuestro país. Tiene un sabor y una textura suave y es, sencillamente, deliciosa.

Islas Baleares

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si la tarta de Santiago es un clásico, también lo es la ensaimada. Al igual que ocurre con los sobaos pasiegos de Cantabria, hay muchas réplicas comerciales que tratan de imitarla. Pero no tienen nada que ver con la original elaborada en estas islas. Esponjosa, suave y deliciosa. Podemos encontrarla rellena, pero la mejor, sin duda, es la natural.

La Rioja

El mazapán de Soto es el postre más típico de La Rioja que, además de ser tierra de vinos, también es un excelente lugar para degustar, en cualquier momento del año, este postre navideño.

Navarra y País Vasco

De la Comunidad Foral de Navarra y País Vasco nos quedamos con el mismo postre, el goxua, bastante desconocido pero que merece mucho la pena. Se suele servir en un vasito con una base de nata, bizcocho, crema pastelera y, finalmente, coronado por caramelo.

Región de Murcia

Terminamos nuestro recorrido por los postres típicos de España ordenados por comunidades autónomas con los paparajotes. Consiste en hojas de limonero cubiertas con una masa de harina y huevo frita y espolvoreada con azúcar y canela.