El prestigioso concurso francés La Cuchara de Oro (La Cuillère d'Or), una de las organizaciones más importantes de la gastronomía del país vecino, aterriza en Madrid este otoño. Dicho certamen se lleva celebrando en el país galo desde hace una década, habiéndose convertido ya en una de las citas gastronómicas de mayor renombre internacional y cuya característica principal es que otorga todo el protagonismo a la figura de la chef femenina.

El concurso tendrá lugar el próximo 21 de octubre por la mañana en la sede de la Universidad Francisco de Vitoria en la prestigiosa escuela de hostelería Le Cordon Bleu en Madrid, que apoya y respalda esta iniciativa. Ese mismo día, por la tarde, tendrá lugar la entrega de premios.

"Además de a España, el concurso se va a trasladar a Perú, EEUU y China"

Juan Ángel Martin, CEO de La Cuillère d’Or España, reconoce a Alimente: "Es un concurso que se celebra en Francia desde el año 2010 en la prestigiosa escuela Ferrandi de Paris. Tras una década de éxitos y convertirse en uno de los 5 concursos más importantes de Francia, en 2017 decidimos constituir un comité de organización internacional para trasladar el concurso a aquellos países que lo solicitaran y que consideramos estandartes de un alto nivel gastronómico y diferenciado del francés como España, Perú, USA, China, con el fin de fomentar un intercambio enriquecedor". El Centro de la Diplomacia Gastronómica de Perú fue el primero es solicitar una colaboración y en acoger en junio de 2018 La Cuillère d’Or en Le Cordon Bleu de Lima.

Y como muchos proyectos de esta vida nacen alrededor de una buena comida, tras una cena en París en septiembre 2018 junto con Guillaume Gomez, chef del Palacio del Elysée de París (residencia del presidente de la República), franco-español "como yo y Marie Sauce-Bourreau, presidenta y fundadora del concurso, la conversación empezó a girar alrededor de la revolución que estaban aportando los chefs españoles al mundo gastronómico. De repente, nuestras miradas se cruzaron, y tras un par de segundos de silencio, todos concluimos que España, uno de los países líderes en gastronomía, no se podía quedar al margen de este evento. El próximo país para acoger La Cuillère d’Or tenía que ser España", recuerda.

La idea del concurso original surgió hace una década de la mano de Marie Sauce Bourreau, actualmente presidenta de Toques Francesas, que es la organización más importante de la gastronomía francesa. Partió de la observación de los organizadores de que, en la mayoría de los concursos gastronómicos, la presencia femenina era mínima a pesar del gran número de mujeres dedicadas a la profesión. Pensaron que, quizás, existía una especie de rechazo o cohibición a participar en dichos eventos y decidieron crear este concurso para poder ofrecer una mayor visibilidad a las mujeres en la cocina profesional.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El espíritu de La Cuchara de Oro

Hoy en día, la cocina ha dejado de ser una cuestión de supervivencia. Más allá de las vitales funciones alimenticias, la gastronomía se ha convertido en patrimonio cultural: un enorme salto en la historia. Un compromiso entre saber hacer y tradición.

Más que un tema de gusto, es un arte, y como toda forma de arte, es la expresión de sus autores, de su amor por la cocina y de sus deseos de compartir. Las especificidades femeninas dentro del entorno se expresan plenamente. Sin embargo, y aunque tradicionalmente la cocina era un dominio de las mujeres, no es menos cierto que el mundo sigue siendo de hombres.

Hubo que esperar a 1933 para que dos mujeres, Eugènie Brazier y Marie Bourgeois, fueran reconocidas y nombradas por la célebre Guía Roja (ambas con 3 estrellas Michelin, obtenidas entre 1933 y 1937). Como dice Alberto Soria en su libro 'Los sabores del gusto': "Casi hasta finales del siglo XX, en las crónicas ellas permanecen en segundo plano. Solo aparecen como propietarias de locales, o dando nombres a platos o postres creados en homenaje personal". No fue completamente visible hasta la década de los años 70’ cuando la revolución femenina en la gastronomía tuvo lugar. Sin embargo, la historia cuenta con importantes cocineras que contribuyeron a la evolución y desarrollo de este mundo. En la actualidad, las mujeres chef y sus cocinas se encuentran en importantes espacios en el variado y amplio mundo gastronómico.

"El objetivo primordial es honrar a las mujeres, promocionar e impulsar sus talentos, su creatividad, su motivación, su saber hacer y su sensibilidad propia. Este concurso les da la voz para expresar su talento en un ambiente de conviabilidad, excelencia, 'art de vivre' y motivación", recalca Juan Ángel Martín.

La Cuillère d’Or busca a liberarlas del rol de 'mano derecha de' y posicionarlas en primera línea de la escena de la gastronomía. Aún hoy en día, una mujer, a pesar de poder ser brillante y ambiciosa, se encontrará con muchas más reticencias que un hombre a la hora de hacerse un nombre dentro de la alta gastronomía.

"Queremos ser un verdadero trampolín para las mujeres, para incentivarlas a que osen expresarse y enfrentarse a los desafíos y posteriormente enfrentarse a otros concursos mixtos de la alta gastronomía".

Condiciones del concurso

Los presidentes del concurso son dos prestigiosos nombres del mundo gastronómico: Pepa Muñoz, chef y propietaria de El Qüenco de Pepa, y el chef Juan Pozuelo. De la parte de pastelería, el presidente es Roberto Martín, de la pastelería El Riojano, y el concurso cuenta también con el gran apoyo, entre otros, de la Asociación de Pasteleros de Madrid.