La vendimia ha terminado y las uvas ya están fermentando en los depósitos para crear el embrión del que, en unos meses o años, será (o no) un buen vino. Unos pocos habrán vivido la vendimia in situ, en primera persona y con esfuerzo, dejando para el gran público los ecos de la vendimia que son la cara más lúdica de todo el proceso de creación del vino. “El vino forma parte de nuestra cultura y el enoturismo vive un boom”, apunta el empresario Raúl Gómez-Carmona, socio del Grupo Mercado de la Reina.

Los datos confirman que España es una potencia mundial en este campo: después de Italia y Francia, cuenta con la mayor superficie de viñedos del mundo, y cuenta con 30 rutas enoturísticas repartidas por todo el país (a las que se asocia una gran oferta gastronómica y de alojamientos rurales). En total, el enoturismo en España mueve cerca de tres millones de personas al año, y el grado de satisfacción con la experiencia es muy alto y obtiene una puntuación de 8 sobre 10, según datos del portal de estadísticas Statista.

"La I Edición de las Fiestas del Vino de Madrid llega de la mano de Arzuaga y Tagonius"

Sin embargo, son muchas las personas que no pueden desplazarse decenas de kilómetros para visitar bodegas, aunque sí les gusta la cultura del vino. “La solución es si el cliente no puede ir a la bodega, pues se trae la bodega al cliente”, propone Gómez-Carmona. Dicho y hecho: de su inquieta mente ha salido la I Edición de las Fiestas del Vino de Madrid, una iniciativa en la que “dos locales del centro de la ciudad toman el relevo al campo para celebrar las fiestas del vino de la mano de las bodegas Arzuaga (instaladas en Quintanilla de Onésimo (Valladolid) y Tagonius (Tielmes (Madrid), que producen unos vinos “muy top, pero hay que intentar hacerlos aptos para todo el público”.

Ciclo de catas

Con esta filosofía, el empresario, en colaboración con esas bodegas, ha organizado un ciclo de catas y comidas con enólogos de Arzuaga y Tagonius en la Taberna de la Reina y en Diurno, dos establecimientos que se encuentran a unos 500 metros de la Plaza de la Cibeles). Las catas en Taberna de la Reina serán todos los sábados de noviembre (9, 16, 23 y 30), de 11.30 a 13 y el 26 de octubre habrá una comida con enólogos. Diurno tendrá dos comidas con enólogos los sábados 19 y 26 de octubre.

Canelones de carrillada
Canelones de carrillada

La parte económica no supone ningún freno ya que las catas son gratis (con tapa incluida) y la comida -entrantes, dos platos y postre-, son 30 euros. El obstáculo que hay que vencer es ser una de las 30-40 personas que podrán participar en la cata o uno de los 10 afortunados comensales que disfrutarán de los platos maridados por el chef Luis Miguel Moreno con grandes vinos de Arzuaga (la estrella Gran Reserva 2011, con un precio de 81,95 euros) mientras conocen de boca de los enólogos las historias que hay detrás de cada vino y de cada plato.

Gómez-Carmona destaca el gran esfuerzo que implica elegir los vinos y los platos que componen cada comida, para lo que ha contado con la ayuda de su jefe de cocina, que “me ha dado todas las referencias, muchos platos para probar, seleccionar y luego dar a cada plato su vino”. Cada vino tiene su materia prima e insiste en que “puede ser perfectamente un tinto con un bacalao, que un blanco con unas carrilladas ibéricas. Hay que desterrar el tinto carne, blanco pescado”.

La hora de las tapas

Raúl Gómez-Carmona reconoce “la excelente disposición de las bodegas para abrirse al gran público” y verbaliza una reflexión crítica que tiene que ver con la gastronomía: “Nos debemos a los clientes y cuando acude a nuestros establecimientos, no le hacemos un favor es él el que nos lo hace el a nosotros. Tenemos que cuidar más al cliente, porque ahora se sirve pero no se atiende, y son cosas diferentes”.

Cecina con pan tumaca
Cecina con pan tumaca

Esta premisa es otro de los fundamentos que explican que en las catas, los omnipresentes picos de pan y queso desaparezcan para dar paso a tapas elaboradas por chefs, “y que potencian el sabor del vino y son capaces de extraer el cien por cien de sus matices”.

Quien desee participar de una de estas experiencias deberá hacer su petición a través de las redes sociales (página web, Instagram o facebok) de Taberna de la Reina y Diurno. Muchas felicidades a los afortunados, y para los que no hayan tenido suerte una buena noticia: “A esta primera vez seguirán otras, con otras bodegas en los próximos meses”, anuncia el padre de la idea. “Como dijo el gran Rick (Humphrey Bogart) a Renault (Claude Rains) en el aeropuerto en la escena final de Casablanca: Este es el comienzo de una gran amistad”, apuesta.