Mucho más que curry. La gastronomía india es diversa, variada, influenciada por las sucesivas colonizaciones del pasado y repleta de sabores, aromas, especias y matices. Allí veneran el tandoor, un particular horno de barro donde se cocinan todo tipo de alimentos previamente macerados, dándoles un sabor muy característico y una consistencia jugosa y aromática. En España hay buenos restaurantes que reflejan fielmente la cocina india. Seleccionamos diez a lo largo de nuestra geografía.

Benares (Madrid)

Se ha consolidado como uno de los más representativos de la capital desde su apertura 2015. Su fama se acrecentó por ser el hermano pequeño de su homónimo en Londres, uno de los mejores del continente. Recientemente ha renovado su decoración (uno de sus puntos fuertes) y ahora aporta propuestas más asequibles con su lunch diario a 19 euros o el menú Thali a 23 euros. Entre los platos estrella de la carta de Benares figuran el clásico curry chicken tikka masala; el pescado tikka, marinado en cilantro y jengibre, hoja de curry y cilantro; la chuleta de cordero asada al tandoor y servida con trigo tierno, mostaza y cilantro o las vieiras gallegas con salsa de pepino y cilantro con crujiente de quinoa. Muy buenas las verduras al tandoor, marinadas en mango y tamarindo, y la leche de coco que acompaña algunos platos de pescado. Resulta obligatorio probar sus lentejas negras o amarillas al estilo tradicional (una de las especialidades de la casa). Interesante la zona del bar, más desenfadada, que ofrece una completa carta que incluye cócteles y lassi -la popular bebida elaborada con yogur-, así como bocados y tapas con estilo indio.

Subyizan del restaurante Benares.
Subyizan del restaurante Benares.

El jardín interior es un auténtico oasis en pleno corazón de la ciudad.

Ganges (Madrid)

Todo un referente, uno de los pioneros en introducir la cocina india en España: Ganges abrió hace más de treinta años y sigue siendo uno de los estandartes de este tipo de gastronomía en nuestro país. La decoración, colorida y típica, está repleta de dioses hindúes y su terraza jaima es imperdible. La carta es muy completa destacando los pollos y el cordero asados en el horno tandoor, los langostinos elaborados con el mismo método, los panes indios -especialmente el naan de pistacho, buenísimo-, el biryani de verduras o de gambas, las salsas y, por supuesto, los curris: siempre elaborados con la receta tradicional india que mezcla más de quince especies.

Restaurante Ganges.
Restaurante Ganges.

Los que busquen emociones fuertes para el paladar tienen que probar el curry vindaloo.

Swad (Barcelona)

Situado en el barcelonés barrio del Poblenou, el restaurante Swad es un establecimiento especializado en cocina hindú casera. ¿Lo mejor? Su relación calidad-precio (los platos oscilan entre los 5-8 euros) y la entrega permanente de Punit Gupta, chef y propietario. Muy buenas las aloo tikki -tortas crujientes de patata con especias recién molidas, jengibre y cilantro, bañados en salsa de tamarindo y menta-, los muslos de pollo al tandoor marinados en yogur y especias frescas, las rodajas de berenjena rebozadas en harina de garbanzo o las albóndigas de lentejas blancas bañadas en yogur con sabor a comino tostado y miel. Como postre hay que decantarse por el pudding de arroz con un toque de azafrán y cardamomo.

Cuentan con un menú degustación por 19 euros y con menús vegetarianos por 17 euros.

Tandor Masala (Valencia)

Los que quieran adentrarse en los sabores de la cocina hindú en la ciudad del Turia tienen que visitar Tandor Masala. Además de ofrecer un interesante menú degustación (así como menús del día y otros ideados para los fines de semana), cuentan con una carta amplia y variada que recoge la diversidad gastronómica india cuyos platos conservan el sabor tradicional. Recomendable pedir las berenjenas y patatas rebozadas con harina de garbanzos, la ensalada de pollo con salsa de rosas, los curris especiales o las albóndigas de verduras.

Los amantes de las lentejas no se pueden perder las que elaboran al ajillo.

Tandori Station (Madrid)

Para muchos paladares expertos se está consolidando en los últimos tiempos como el mejor restaurante indio de la capital. Ubicado en plena Milla de Oro, está decorado como una estación de tren, simbolizando ese viaje que emprenden junto al comensal para trasladarlo a la época de los mogoles y sus nawabs a través de la gastronomía. Su cocina está elaborada con los mejores productos e ingredientes como las carnes asadas, los pulaos y biryanis, las hierbas aromáticas y los frutos secos. A Tandori Station hay que ir a deleitarse con los curris (la variedad es extensísima): los bordan, desde los suaves hasta los más picantes. Atención a los de verduras, como el de espinacas, coliflor y berenjenas.

Restaurante Tandoori Station.
Restaurante Tandoori Station.

Los curris de pescados y langostinos son inolvidables, especialmente los khara massala (medianamente picantes) y los langostinos en salsa cremosa, con anacardos y un toque aromático de fenogreco.

Sindur (Barcelona)

Quince años de recorrido en la Ciudad Condal, en la zona del Eixample, lo avalan. En Sindur ofrecen una extensa carta que permite conocer la variedad de sabores de los típicos platos de la cocina hindú. Muy rica la tapa exótica (lechuga con langostino picado, mango, pimientos y cilantro cubiertos por una salsa especial), los buñuelos de verduras, el pollo tandoori braseado y la especialidad de la región del Punjab, garbanzos cocinados en salsa de tomate y cebolla condimentadas con un conjunto de especies.

Sus menús diarios y el menú degustación son dos buenas opciones para los que buscan acercarse a esta cocina a un muy precio económico.

Annapurna (Madrid)

Otro de los clásicos que nunca defrauda. Annapurna es una opción acertada para degustar la auténtica y tradicional gastronomía de la India a precios ajustados y en un entorno muy agradable. Además, los cocineros del restaurante son nativos. Muy ricas las samosas, el biryani de pollo, el machli goa (brocheta de emperador con papaya marinada y asada) y los langostinos salteados con semillas de mostaza y salsa de tamarindo. Recomendable también el combinado de carnes al tandoor para dos personas.

Especias indias
Especias indias

Amplia y muy rica selección de naan (pan plano indio cocinado en sartén) especialmente los de frutos secos y el naan elaborado con queso.

Swagat (Madrid)

Otro de los restaurantes de referencia de esta gastronomía, creación de la india Shibani Saigal, quien llegó a España desde Nueva Delhi hace tres décadas. No ha dejado de formarse desde entonces y de seguir visitando los mejores restaurantes de su país natal. Swagat, que significa bienvenido, es un establecimiento colorido, decorado con referencias populares y servido por camareros de aquel país. Buenísimos los tacos artesanos de pollo, los champiñones al horno con queso y salsa de curry, el pescado preparado al estilo del norte del país, los langostinos en salsa de coco y especias, y cualquiera de las especialidades que preparan al tandoor (especialmente rico el pollo adobado con jengibre, yogur y limón). También hay que probar sus daal chawal arancini, unas bolitas crujientes elaboradas con arroz, lentejas y especias.

En su carta tienen especial protagonismo los platos de la cocina del norte de la India.

Taj Mahal (Sevilla)

Con casi tres lustros de actividad a sus espaldas, es un clásico para degustar la gastronomía india en la ciudad andaluza. Taj Mahal está ubicado muy cerca de la estación de Santa Justa y cuenta con una decoración típica. Adaptan casi todos los platos con un toque más suave a las recetas originales (aunque el comensal puede pedir el nivel de picante al gusto). Los precios son de lo más económicos y entre sus especialidades destacan las gambas con salsa de curry y un toque de espinacas, el kadai de cordero, las samosas y el pollo tikka que elaboran con salsa de tomate, coco, nata y almendras.

Uno de los platos que sorprenden son los garbanzos con curry, hierbas y especias.

Bangalore (Madrid)

Tras el éxito de su hermano pequeño, Purnima, un indio de barrio más modesto, los propietarios se aventuraron a abrir este restaurante, más elegante y refinado, en el barrio de Salamanca. Han cuidado todos los detalles: el vestuario de los camareros, decoración, iluminación, colores, vegetación… Los platos con curry predominan, especialmente los de pollo y el cordero, sin dejar de lado a los pescados, así como las especialidades tandoori, biriyanis y arroces. Muy bueno el pollo korma, el tikka masala, el cordero madrás, el salmón balti o el gosht biriyani. Recomendable su menú degustación, ideal para los que quieran probar de todo y no perderse un solo matiz de la cocina india.

Restaurante Bangalore.
Restaurante Bangalore.

En la carta predominan los platos tradicionales, pero también ofrecen algunos toques creativos, escogidos para acercar lo mejor de la gastronomía hindú.