Mientras reposan en el botellero las primeras botellas que en pocos meses empezarán a llegar al mercado, los jóvenes de 2019, es el momento en que otros, más ‘mayores’, aprovechan para asumir el protagonismo. Las bodegas, en estos meses, dan a conocer sus nuevas elaboraciones y algunos vinos que salen, por primera vez, como ediciones de limitada producción, elemento que aporta valor a las etiquetas. De los más variados rincones del país, estos nueve se cuentan entre ellos.

"Las bodegas, en estos meses, dan a conocer sus nuevas elaboraciones"

El primero es una edición especial llegada de Ribera del Duero para conmemorar las bodas de plata de Finca Villacreces. Finca Villacreces 25 años 2104 (45 €), tempranillo con un 3% de cabernet sauvignon, de parcelas seleccionadas en la localidad vallisoletana de Quintanilla de Onésimo. Ha tenido una crianza de 14 meses en roble nuevo francés y solo han salido 3.666 botellas para este especial cumpleaños. Destaca su carácter mineral en nariz junto a aromas de fruta en confitura. Luego, en boca, tiene estructura, es sabroso, muy aromático en el paso y de gran longitud. También para la ocasión una botella especial, con la V característica de la finca incrustada en el cristal.

Clunia Pinot Noir, Montesquius, Finca Villacreces.
Clunia Pinot Noir, Montesquius, Finca Villacreces.

De las históricas Bodegas Chivite, su primer vino de parcela bajo Indicación Geográfica Protegida Vino de la Tierra Tres Riberas. Se trata de un monovarietal de garnacha, La Zorrera 2015 (35 €), del que salen menos de 5.300 botellas. La parcela de la que recibe el nombre forma parte de la Finca Legardeta, en el municipio navarro de Villatuerta. Las viñas, plantadas hace 19 años, se ubican sobre suelos pobres, arcillo-calcáreos, a una media de unos 550 metros de altura. Tras haber permanecido un mes en roble francés, se muestra complejo, balsámico, especiado (especias dulces), fresco (hierbas aromáticas) con aromas de fruta roja en sazón y cacao. Sabroso en boca, con acidez, vivo, aromático, fino y paso fluido. Postgusto amargo y largo.

Las baleares Terra de Falanis presentan su nuevo proyecto en territorio catalán, al amparo de la tarraconense DO Montsant, Llenca Planca 2017 (14 €). Se trata de un mezcla de 70% de cariñena y 30% de garnacha, con seis meses en roble francés y americano. 'Piedra plana', lo que significa su nombre, refiere el terreno sobre el que están las viñas. Rico, profundo, complejo en nariz, con aromas de fruta negra, tostados y nobles maderas perfectamente integradas. Con cuerpo y volumen en boca, fresco, equilibrado y con un final largo.

Viñedos emblemáticos

Otro cumpleaños están celebrando en la riojana Viña Salceda, en su caso, medio siglo de historia en Elciego, en la Rioja Alavesa. Para fecha tan especial lanzan al mercado Viña Salceda 50 Aniversario 2017 (29 €), un tempranillo con 18 meses en barrica (80% americana) limitado a 4.900 botellas. Desde la casa aseguran que procede de una selección de sus viñedos más emblemáticos. Expresivo, con buen carácter frutal, en el que destaca los frutos negros, florales, notas de tabaco junto a finos aromas de su paso por barrica. Maduro, con acertada acidez, nobles taninos y agradable calidez.

Viña Salceda 50 y La Zorrera.
Viña Salceda 50 y La Zorrera.

Cara Nord Garrut 2018 (15 €) forma parte del proyecto de recuperación de variedades ancestrales que está llevando a cabo Cara Nord Celler, en la denominación Conca de Barberá. Las viñas de Garrut (= monastrell), uva tarraconense, se encuentran hasta 800 metros de altitud, en la cara norte de la Sierra de Prades, rodeadas de bosques de robles y encinas en entorno del Parque Nacional de las Montañas de Prades y el Parque Natural de Poblet. Balsámico, con notas de fruta roja, hinojo, acidez, frescura y recuerdos minerales.

De viñas de tempranillo de entre 70 y 90 años situadas en La Horra (Burgos) procede Silvanus Edición Limitada 2015 (22 €), de Bodegas Ceres, en la Ribera del Duero. Un estreno con 16 meses en roble francés y aromas frutales maduros, balsámicos, de especias y notas tostadas de su paso por barrica. Con estructura, acidez, tanino integrado y recorrido. En pocos meses aparecerá la siguiente añada.

Otra novedad es Clunia Pinot Noir 2018 (24 €), de Bodegas Clunia, en tierras burgalesas. De una parcela a 975 metros de altitud, con un paso de siete meses por roble francés, este pinot noir es fresco, con aromas de frutas rojas y del bosque, notas especiadas y recuerdos de esa leve crianza. Buena acidez y persistencia. Sale como Vino de la Tierra de Castilla y León y son solo unas mil botellas.

Lo siguiente, burbujas. En esta ocasión, una novedad en el seno de la denominación Cava, Montesquius 1918 Brut Nature Gran Reserva 2008 (22 €), de la firma Montesquius y del que han elaborado 3.489 botellas. Una combinación de 61% de xarel.lo, 29% de macabeo, 5% parellada y 5% chardonnay, de suelos calcáreos, con una crianza mínima de 75 meses. Un vino apetecible, elegante, equilibrado, cremoso, con aromas de fruta blanca, orejones, mantequillas, y recuerdos a levaduras y brioche entre los destacados. Buena persistencia.

Y para terminar, rompiendo estereotipos –por eso de estar en ‘casi’ invierno–, un rosado de color ‘apagado’… que también se puede beber ahora e incluso llegar a sorprender por cómo evoluciona en la botella. Alegra de Beronia 2018 (20 €), de las riojanas Bodegas Beronia, es una mezcla de garnacha y tempranillo de cepas de entre 25 y 35 años, que estuvo durante tres meses conviviendo con sus lías y que ahora, sin duda, está más ‘apetecible’ que en su puesta de largo, junio de este año, por esa evolución referida. Untoso, goloso, intenso en aromas, frutal, con notas de caramelo de fresa, fondo cítrico, y buena acidez. Lo dicho, ¡probad!...