¿Te toca cocinar esta Navidad? No lo hagas, la 5ª gama te lo pone fácil
  1. Gastronomía y cocina
Calentar y ya está

¿Te toca cocinar esta Navidad? No lo hagas, la 5ª gama te lo pone fácil

Convocar a una decena de personas, niños correteando por la casa, la cocina se convierte en el centro de reunión (aunque nadie ayuda) y tú tienes que dar la talla. Ya es hora de dejar de ser chef y empezar a disfrutar

Foto: Cochinillo quinta gama de Tabladillo.
Cochinillo quinta gama de Tabladillo.

Estamos a principios de diciembre y ya estamos pensando en qué vamos a cenar en Nochebuena, comer el día de Navidad y preparar para Nochevieja. Puede que no todos estemos en esta situación, pero aquellos a los que les haya tocado (o esos insensatos que se presentaron voluntarios) tienen un marrón encima de proporciones cósmicas.

Hay que cocinar para muchos y, además, se supone que tiene que ser especial. Si lo típico fuera comerse una ensalada con atún enlatado, un par de filetes y una tortilla a la francesa no habría el menor problema. Pero por impresionar a los demás o, al menos, cumplir las expectativas de nuestros invitados, emprendemos odiseas culinarias que solo intentamos una vez al año. Claro está, en contadas ocasiones salen como deberían. Este hecho es extraordinariamente relevante, dado que podemos seguir una receta al pie de la letra, pero no nos saldrá bien hasta que lo hayamos intentado un montón de veces. No hay otra.

Lo que esto provoca es sacar platos cuya preparación no dominamos, sobre los que no tenemos contexto, extraordinariamente complicados y muy trabajosos. ¿Y si pudiéramos quedar igual de bien, o incluso mejor, sin hacer prácticamente nada? Eso es lo que nos ofrecen los nuevos productos de quinta gama.

¿Qué es la 5ª gama?

Se trata de productos que ya están cocinados (o casi) y que solo hace falta calentar antes de servir. Este tipo de comidas no han gozado de una gran reputación desde hace decenas de años. El concepto es exactamente el mismo que se utiliza en las raciones de los soldados y ese tipo de comida jamás se ha considerado gourmet.

Ahora bien, la industria se ha puesto las pilas y, a día de hoy, podemos encontrar algunas joyas que solo requerirán un pequeño cocinado o ni eso, y con las que quedaremos de maravilla.

Opción avícola

Si las aves son nuestra elección, la mejor opción (y probablemente la más cara) es comprarnos un buen capón asado. SI nos convence esta opción, podremos recurrir al que ofrece Cascajares, que está relleno de foie, orejones de albaricoque y piñones. Por supuesto, no es una ración individual, sino que la pieza pesa 3,38 kg. Eso sí, preparémonos para un desembolso considerable: 99,99€.

Capón al horno de Cascajares.
Capón al horno de Cascajares.

Si este precio nos parece excesivo, podremos recurrir a La Carloteña y su pavo relleno con nueces, ciruelas y jamón serrano. ¿Cuánto cuesta? 69€ la pieza de 3,3 kg.

Por otro lado, si no nos gustan estas aves y preferimos una mucho más grasa o, en cambio, es que vamos a ser muchos menos durante la cena y nos resulta excesiva la cantidad de carne, podremos recurrir a los dos kilos de pato preparado que ofrece Cascajares por 60€.

Aunque esta cifra puede variar dependiendo del tamaño y tipo de la pieza, el tiempo de preparación ronda los 30 minutos a 180ºC (si se trocea la pieza antes de calentar como en el caso del capón). El pato, por ejemplo, solo serán 20 minutos en el horno.

Odisea horneadora hecha fácil

Excluyendo a veganos y vegetarianos, a prácticamente el resto de nosotros nos encanta el cochinillo. Esa carne tierna, infiltrada con grasa que se funde en nuestra boca, esa piel crujientísima y salada... Una maravilla en toda regla.

Cochinillo quinta gama de Tabladillo.
Cochinillo quinta gama de Tabladillo.

Desde Segovia, uno de los mayores productores de cochinillo del país, Tabladillo, ha creado su propia (e inmensa) oferta de quinta gama con La Quinta de Tabladillo. La idea es muy simple: compras un producto, te llega a casa, pones a calentar el horno, sacas el producto del envase, lo pones en una bandeja con un poco de agua dentro del horno y esperas entre 45 y 50 minutos. Así de fácil. Podemos comprar desde unos jamoncitos o un cuarto hasta el cochinillo entero rondando los precios entre los 45€ y los 100€. De todos modos, si queremos hacerlo todo 'más fácil imposible', nuestra mejor opción será recurrir al roti de cochinillo asado. Esta pieza, que da ampliamente para 4 personas, no tiene hueso y, una vez sacada del horno, queda tremendamente tierna por dentro y crujientísima por fuera, como todo cochinillo debería ser.

Pura y dura carne

Si las opciones anteriores no terminan de convencernos, siempre podremos recurrir al ternasco de Aragón. ¿Cuándo nos ha defraudado? Jamás. Todo gracias a la empresa El Cachirulo, que nos ofrece, por ejemplo, una pierna de este producto, rellena de pasas y orejones por 50€ el kilo y medio.

Sea como sea, los platos típicos de Navidad, de esos cuya simple idea hace la boca agua a nuestros comensales, están al alcance de nuestra mano y, si tenemos en cuenta el precio de preparar estas recetas nosotros mismos, el gasto no es descabellado. Además, y como si eso fuera poco, ensuciaremos muchísimo menos y tendremos todo el tiempo del mundo para estar con nuestros seres queridos

Tendencias de consumo Gastronomía española
El redactor recomienda