Un viaje por los postres navideños del mundo
  1. Gastronomía y cocina
típicos de cada país

Un viaje por los postres navideños del mundo

Turrón, roscón, mazapán... Pero hay muchos más. En cada rincón del planeta las fiestas se endulzan en forma de galletas, apple pie, panettone o plum pudding. Alimente te descubre los mejores últimos platos

Foto: Galletas de jengibre.
Galletas de jengibre.

Prepárate para ir haciendo la lista de dulces de Navidad que quieres probar este año más allá de turrones, mazapanes, polvorones o del delicioso roscón de Reyes. Te ayudamos con este recorrido de postres tradicionales navideños alrededor del mundo.

Los que puedes probar en nuestro país. Comenzamos el repaso con algunas de las recetas internacionales más representativas y que además puedes encontrar en España.

Galletas springerle (Alemania)

Galletas alemanas.
Galletas alemanas.

Parecen más una obra de arte que un dulce por sus cuidados relieves. Su delicado aspecto se consigue mediante moldes especiales de madera tallada -los originales de hace siglos forman parte de colecciones privadas y museos- y dejándolas secar durante un día entero. Algunos dicen que son las galletas más bonitas del planeta. Se elaboran con huevos, azúcar glas, mantequilla, harina y se aromatizan tradicionalmente con anís (aunque algunas versiones más modernas lo hacen con limón, coco, etc.). Se pueden comprar en establecimientos especializados y tiendas on line. Si te atreves a hacerlas en casa, puedes encontrar los moldes en María Lunarillos.

Tronco de Navidad (bûche de Noël, Francia)

Es un postre típicamente francés muy demandado en Nochebuena. Su nombre es debido a que parece un tronco de los que se echan en la chimenea, aunque a nosotros nos recuerda más a un brazo de gitano. En los últimos años se ha puesto de moda en España, por lo que resulta fácil encontrarlo en pastelerías cuando se acercan las fechas navideñas. Es un bizcocho esponjoso recubierto con una exquisita cobertura de chocolate. Existe una versión muy rica elaborada con mazapán. En la pastelería francesa Le Bec Fin los hacen estupendos.

Galletas de jengibre (Europa del Norte)

Comenzaron siendo una costumbre navideña estadounidense y del norte de Europa, aunque ahora la tradición se ha universalizado. Las galletas tienen diversas formas (de casitas, de personas, de corazón…) y se caracterizan por el toque picante final del jengibre que muchos potencian con otras especies como canela y nuez moscada. Su versión más sofisticada son las maravillosas casitas de pan de jengibre. Se afirma que tienen origen real puesto que fue la reina Isabel I de Inglaterra la creadora de las galletas con forma de hombrecillo (las denominadas 'gingerbread people') con las cuales agasajaba a sus invitados. Una buena opción son las de Taste of America.

Apple pie (Estados Unidos)

Apple pie.
Apple pie.

Más que un postre ya es un símbolo nacional de los Estados Unidos y aunque se consume a menudo, siempre está presente en las mesas de Navidad de este país. Dicen que fueron los colonos ingleses quienes introdujeron la receta a América antes del siglo XV. Existen cientos de versiones, pero la receta genuina utiliza manzanas granny smith peladas y troceadas, harina de maíz, zumo de limón, vainilla, canela, azúcar moreno y masa quebrada dulce (a la que algunos incorporan un poquito de vinagre).

Panettone (Italia)

Este delicioso dulce no falta en las mesas navideñas italianas ni en la de otros muchos países. Es un bollo tipo brioche, tierno, relleno de frutas confitadas y con forma de cúpula. En Milán no hay que dejar de probar el que elaboran en una pastelería artesanal llamada Massimo. En España se encuentra en casi todas partes cuando llega la Navidad, pero dos especialidades deliciosas son la de chocolate del gran repostero levantino Paco Torreblanca o la del restaurante Don Giovanni, que utiliza trufa. En las mesas navideñas argentinas su pan dulce inevitablemente recuerda al panettone italiano, una tradición que fue exportada hasta allá por los inmigrantes europeos.

Otros dulces navideños curiosos alrededor del mundo. A los más viajeros y a los curiosos también les interesa conocer cuáles son los mejores postres tradicionales en otros países.

Plum pudding (Irlanda)

Se trata de un dulce cuya receta se transmite de generación en generación y cuyo secreto radica en el tiempo de elaboración: lo dejan colgado en un gancho durante semanas para potenciar su sabor. Se elabora con frutas, naranja, limón, frutos secos y normalmente se añade brandy a la receta. Incluso algunos lo aliñan con cerveza negra.

Joulutorttu (Finlandia)

Típico de Finlandia.
Típico de Finlandia.

Desde la tierra de Papá Noel nos llega uno de sus dulces típicamente navideños: se trata de unos hojaldres rellenos de mermelada de manzana o de frutas del bosque recubiertos de azúcar glas. Se llaman joulutorttu y suelen tener la forma de las aspas de los molinos de viento.

Melomakarono (Grecia)

Son galletitas dulces elaboradas con harina y aceite y rociadas con almíbar de miel. También suele llevar sémola, zumo de naranja, brandy, canela y otras hierbas. Son imprescindibles en los hogares griegos durante estas fechas.

Kahk (Egipto)

La mayoría de los ciudadanos de este país no son cristianos, pero la comunidad copta celebra la Navidad y elabora dulces tradicionales para celebrar estas fiestas. Las más populares son unas galletitas de harina, azúcar, mantequilla y extracto de almendra (algunos utilizan esencia de cereza).

Bollitos de Santa Lucía (Suecia)

Para ir empezando con la degustación de dulces navideños, nada mejor que probar estos bollos de azafrán y de color amarillo brillante. Tienen forma de S y se preparan en Suecia el día de Santa Lucía (13 de diciembre). Llevan pasas en el centro de las espirales y se acompañan de glögg, un aromático y especiado vino caliente.

Ris a la mande (Dinamarca)

Es un postre típico en el cual se esconde una almendra entera (similar a nuestro premio español del roscón). Es una especie de arroz con leche muy cremoso mezclado con nata montada, vainilla y almendra picada. Se suele servir frío acompañado de una salsa caliente de cereza o de frambuesa.

Kurisumasu Keiki (Japón)

Pastel japonés.
Pastel japonés.

La celebración religiosa no existe durante estas fechas en Japón, aunque sus ciudadanos han ido adoptando algunas tradiciones occidentales como iluminar las calles durante los últimos días de diciembre o elaborar un dulce típico. El Kurisumasu Keiki o pastel de Navidad es una tarta rellena de crema y adornada con fresas naturales y nata. Fue elaborada por primera vez por la confitería Fujiya y en la actualidad la mayoría de los japoneses la consumen en estas fechas.

Bolo Rei (Portugal)

A los amantes del roscón les encantará este postre clásico de la Navidad portuguesa vendido por primera vez a mediados del siglo XIX en la confitería Nacional de Lisboa. Tanto su forma como su elaboración recuerda a nuestro dulce de Reyes, pero en la masa del bolo rei se añaden frutos secos (como nueces y piñones) y uvas pasas. Además, lo suelen aromatizar con vino de Oporto, que le aporta un toque final característico y delicioso.

Tarta
El redactor recomienda