Trucos para lograr en casa un buen carpaccio de ternera
  1. Gastronomía y cocina
estilo italiano

Trucos para lograr en casa un buen carpaccio de ternera

Este plato sencillo de elaborar puede ser un entrante muy resultón con el que sorprender a los comensales; tanto en su receta clásica, hecha con carne de vaca, como con otros ingredientes más originales

Foto: Un carpaccio de ternera en todo su esplendor.
Un carpaccio de ternera en todo su esplendor.

Una preparación muy original en cocina por lo estética que luce y lo sabrosa que resulta en el paladar es el carpaccio. Esta es una receta típica de Italia, que encuentra su origen hacia el año 1950 en Venecia y que históricamente se prepara con unas finas lonchas de ternera y otras carnes rojas. Como si de una pequeña película cárnica se tratara, se cubre con ciertos añadidos para saborizar más aún la misma.

Una elaboración que a priori es sencilla, pero en la que son imprescindibles ciertos elementos para conseguir que el resultado sea sorprendente. Además, esta receta permite jugar para crear versiones más creativas con diversos ingredientes. Para dominar el carpaccio más clásico, el de ternera, en Alimente os explicamos los pasos fundamentales para elaborarlo, así como otras variantes igual de suculentas.

Elaboración

Esta receta requiere el uso de una carne de vaca, aunque también acepta venado u otras rojas, así como diferentes ingredientes que veremos posteriormente. Para las piezas de ternera, es importante seguir las siguientes pautas:

  • La carne tiene que estar bien limpia de grasa y nervios. Después, se envuelve en papel film transparente y se mete al congelador al menos 30 minutos para que se enfríe y se vuelva algo más dura, pero sin excederse.
  • Tras esto, solo hay que sacarla, quitar el papel film y comenzar a cortarla en filetes muy finos, que también se pueden majar levemente para que queden más aplastados y aplanados. Cada loncha se coloca entre láminas de film y se vierte sobre un plato o bandeja sin que se solape con el resto. A continuación, se colocan en el frigorífico hasta que llegue la hora de servirlos.
  • Solo quedaría preparar la salsa para que realcen su sabor y tengan un gusto más único. Para ello, hay que mezclar cuatro cucharadas de zumo de limón y tres de aceite de oliva, por ejemplo; además de sal y pimienta.
  • A la hora de servir el carpaccio de ternera, se pueden añadir por encima lascas o virutas de parmesano, hojas de rúcula o alcaparras. Se culmina vertiendo el aderezo preparado por todo el plato y pimienta negra al gusto.

Más allá del típico carpaccio de ternera, buey u otras carnes rojas como el ciervo o el venado, esta receta se puede hacer con otros ingredientes para crear así versiones diferentes con las que sorprender y evitar esa manida repetición.

De pescado

El carpaccio también admite pescados como pueden ser el bacalao, el salmón o el atún, por ejemplo. Basta con seguir los mismos pasos que para la elaboración cárnica: limpiar, congelar, cortar finamente, servir con una vinagreta y acompañar con los ingredientes que se elijan. El resultado son unas láminas de pescado muy finas que recordarán a platos japoneses como el sashimi, pero con una textura más delgada que dará más protagonismo al aderezo utilizado. Las alcaparras se pueden utilizar también para coronarlo, mientras que el parmesano se luce menos que con las recetas de carne.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una manera muy original de consumir tomates y darles una presentación y un gusto diferentes es preparándolos siguiendo la receta del carpaccio. Un entrante muy fresco que cautivará por su aspecto y sabor. La elaboración es muy sencilla, solo hay que lavar estos frutos y cortarlos finamente. Para ello conviene utilizar un cuchillo muy afilado, para que se puedan laminar fácilmente. De esta manera, no se aplastarán ni saldrán trozos gruesos. Una opción muy práctica es recurrir a una mandolina.

A la hora del emplatado, se puede regar con aceite de oliva y vinagre balsámico, o bien hacer un aderezo de aceite y limón como en las elaboraciones de carne. También se puede finalizar añadiendo unas lascas de parmesano, rúcula y alcaparras si se desea como toque final.

De frutas

Si los tomates se pueden cortar finamente para hacer láminas con las que preparar un carpaccio, hay otras frutas que también lo admiten. Prueba de ello son las fresas, la piña o la naranja. Una manera muy original de hacer esta receta con sabor dulce, que contrasta muy bien con un aderezo de aceite, limón y vinagre y el punto fuerte del queso parmesano. También se le pueden añadir otros ingredientes dulces.

Carpaccio de piña. (iStock)
Carpaccio de piña. (iStock)

La elaboración sigue el mismo proceso: láminas cortadas de manera muy fina -que parezcan lonchas de fruta-, para posteriormente extenderlas en un plato que se enfriará y sobre el que se vertirá la salsa y los otros ingredientes. Una opción interesante es esta receta que utiliza piña, manzanas y miel.

Carne Recetas
El redactor recomienda