Ramón Freixa enseña a comer en Oriente Medio
  1. Gastronomía y cocina
fogones en alta mar

Ramón Freixa enseña a comer en Oriente Medio

En aguas del golfo Pérsico, a bordo de un crucero, el chef se encarga de dar a conocer nuestra gastronomía a más de 5.000 personas. Siempre criticamos el marketing de 'lo español', menos mal que este embajador se encarga de arreglarlo

Foto: Ramón, explicando qué es qué. (Foto: MSC)
Ramón, explicando qué es qué. (Foto: MSC)

En un recorrido por la zona de la tierra que es, en gran medida, el auténtico origen de la civilización, el de nuestras mitologías y religiones, la gastronomía española tiene su mayor pancarta de exposición al público internacional. Muchas veces nos quejamos de que las cosas que hacemos en este país las vendemos fatal, y por eso, otros que las hacen peor, consiguen 'adueñarse' de la 'originalidad' de dicho producto.

Esto es lo que han aprovechado el chef español Ramón Freixa (dos estrellas Michelin en su restaurante de Madrid) y la compañía de cruceros MSC Cruceros, al abrir su nueva creación ¡Hola! Tapas Bar en varios cruceros de la compañía como en el MSC Bellissima, encargado en estos primeros meses del año de cubrir la ruta del golfo Pérsico haciendo paradas en Dubái, Abu Dabi, Mascate. Alimente se ha subido con Ramón Freixa a surcar los mares del estrecho de Ormuz, hablar de gastronomía y de vinos, explicar por qué los extranjeros no saben hacer una tortilla de patatas y vislumbrar el futuro de nuestra cocina mientras enseña a comer a más de 5.000 rusos, franceses, ingleses e italianos.

5.000 comensales de más de 20 nacionalidades. Es el escenario perfecto para un auténtico embajador de la cocina española

En el sexto puente (de un total de 18), Ramón Freixa tiene el honor y la oportunidad de haber abierto un nuevo (el tercero) ¡Hola! Tapas Bar. Es un restaurante con los pies en el suelo basado en un 'greatest hits' de la gastronomía española: tortilla de patatas, jamón, gazpacho, croquetas, pulpo a la gallega... Los básicos fundamentales de nuestra cocina se unen en un restaurante honesto, para el que el propio Ramón ha aportado el diseño que quería, con mesas altas, taburetes, barra y neveras que muestran los alimentos que vamos a consumir... Vamos, como en cualquier bar de tapas que se precie. Pero no todo es de su agrado. Como él mismo nos explica: "La tortilla de patatas ha sido una pesadilla. La hacen demasiado. Nunca la dejan líquida por dentro". Esto, explica, se debe a las políticas de funcionamiento del propio barco, dado que la compañía no está por la labor de enfrentarse a una intoxicación masiva por un huevo que salió mal. Dicho de otro modo, todo se cocina a conciencia. Al menos sí le han dejado subir jamón.

El segundo día, en aguas abudabíes, Ramón dio toda una 'masterclass' sobre el pasado, el presente y el futuro de la gastronomía española. Hizo especial hincapié en nuestro cocinero más importante, Ferran Adrià, al que le reconoció ser el 'liberador' del cocinero español, el que dijo no a la adicción a la mantequilla de la cocina francesa y que dio alas al chef para que hiciera lo que él quisiera, dado que cocinar bien se puede de muchas formas diferentes. Nos contó su historia personal, cómo quiso ser músico y que, en realidad, la cocina solo era un plan B (todos quisiéramos tener ese tremendo éxito en nuestro plan A, como para que sea el de repuesto).

El crucero MSC Bellissima.
El crucero MSC Bellissima.

Pero teniéndolo todo en perspectiva no fue una casualidad que su carrera estuviera destinada a los fogones. Con una ascendencia panadera y unos padres cocineros (con estrella en El Racó d'en Freixa, que la obtuvo en 1988, dos años después de su inauguración y rebautizado desde entonces como Freixa Tradició, que cerró en 2018), la gastronomía era su mayor pasión. Por ejemplo, en vez de al parque de atracciones, sus padres se lo llevaban "a comer en los mejores restaurantes". ¿Cómo no amar la gastronomía?

La mano del chef se nota en cada detalle y, sobre todo, en la bodega, sobre la que tiene el control total y no está limitado por políticas empresariales. En ella podemos encontrar referencias de las principales zonas vinícolas del país: Vermú Izaguirre, Rueda (de la mano de José Pariente), Valdeorras gracias a Louro, Lindes de Remeiuri representando a la Rioja Alta, o VI de Vila Cims de Porrera, en representación del Priorat. A eso, hay que añadirle lo que Ramón Freixa ha bautizado como 'sus burbujas', su propio cava (embotellado por él) basado en el excedente de una bodega mantenida en el anonimato. Es muy especial, no solo porque Ramón no le pone su nombre a cualquier producto, sino porque solo se distribuye en sus locales.

MSC Bellissima, Hola! Tapas Bar by Ramon Freixa.
MSC Bellissima, Hola! Tapas Bar by Ramon Freixa.

Y eso está al alcance de quien quiera, pues una vez al año, la compañía de cruceros organiza con el propio Ramón un 'crucero gastronómico' en el que el chef enseña a cocinar y, como decíamos al principio, también a comer. Esferificaciones y distintos 'caviares' serán pan comido una vez desembarcados; nuestros conocimientos de vino se dispararán hasta rozar el nivel de 'connoisseur', disfrutaremos de los espectáculos que ofrece a bordo el mismísimo Cirque du Soleil y, para finiquitar la experiencia, compartiremos una cena árabe en el desierto. Con respecto a esta actividad, el chef bromea: "No ha podido ser, pero me habría gustado hacer una paella para vosotros aquí y, después, enviarle una foto a otros chefs a ver qué opinan".

Por supuesto, no es solo el MSC Bellisima el encargado de ser embajador en alta mar de la gastronomía española, dado que otras 'sucursales' del restaurante del chef están surcando los mares ofreciendo a cruceristas de todo el mundo la oportunidad de comprender qué es lo que hacemos en España, a pesar de que la tortilla esté cuajada.

Gastronomía española Cocineros con estrella Vinos Restaurantes
El redactor recomienda