En estos locales te acordarás (y mucho) de las hamburguesas de Nueva York
  1. Gastronomía y cocina
EN MADRID Y BARCELONA

En estos locales te acordarás (y mucho) de las hamburguesas de Nueva York

Pancakes, sándwiches, alitas de pollo, huevos... La gastronomía de la Gran Manzana cruza el Atlántico para deleite de todos los paladares. Estos son algunos de los mejores restaurantes para comer como en Nueva York

Foto: Foto: Dingo Recoletos.
Foto: Dingo Recoletos.

Avenidas míticas, neones, el paraíso para los amantes de las compras, rascacielos icónicos y uno de los skylines más populares del mundo. Hoy te invitamos a disfrutar de los sabores de Nueva York sin salir de Barcelona y de Madrid. ¡Y probarás muchas más opciones que los típicos perritos y hamburguesas!

Skyline Diner (Madrid)

Simplemente por su decoración ya te trasladas a la Gran Manzana. Además, puedes elegir entre dos ambientes: el que simula la ciudad de día justo en la entrada del local o el nocturno al fondo. Los sofás recrean los diners, con sus baldosas blancas y negras, los toldos de rayas y las lámparas de estilo industrial que completan un entorno cinematográfico. En Skyline Diner cuentan con buen producto (casi todo kilómetro cero) y la carta de hamburguesas caseras es extensa. Trabajadas de forma artesanal, destacan por su calidad. Todas se sirven con patatas fritas y con la lechuga, el tomate y la cebolla morada aparte para que sea el comensal quien decida añadirlos o no. También se puede elegir el punto de la carne, así como entre ternera D.O. Ávila, black angus americana certificada, filete de pechuga de pollo campero del Mercado de Antón Martín (a la plancha o empanado). Muy ricas también las patatas, las tiras de pollo y los crujates -tiras crujientes de aguacate, cremosas que se sirven con salsa Fresno, agridulce y ligeramente picante-. Un establecimiento que merece mucho la pena.

Folks (Barcelona)

Foto: Folks.
Foto: Folks.

En este local de estética industrial con paredes blancas y mobiliario rojo, pequeño pero muy cool, se disfrutan de algunas de las hamburguesas mejor elaboradas de la Ciudad Condal, jugosas y con una mezcla de ingredientes (de calidad) muy interesante. Aunque casi todas se elaboran al estilo americano y de manera artesanal, no hay que perderse Sa Mallorquina -hecha con sobrasada, está muy buena-. Como entrantes destacan las alitas de pollo marinadas en salsa ligeramente picante. Otros dos imprescindibles en Folks Burguer: las patatas fritas caseras y los nachos. De postre es obligatorio probar la cheesecake con queso mascarpone. Hay opciones de hamburguesas para vegetarianos y además son pet-friendly.

Taxi a Manhattan (Madrid)

En este restaurante les gusta investigar e importar los sabores más originales de los barrios neoyorquinos que marcan tendencia: Brooklyn, Soho, Nolita, Chinatown y Little Italy. Con una decoración divertida y colorida, en la carta de Taxi a Manhattan se pueden encontrar unas buenas alitas de pollo glaseadas con salsa barbacoa japo, costillas de cerdo a la barbacoa, el famoso sándwich cubano de cerdo ahumado o unas ricas hamburguesas, especialmente la de carne de cebón al carbón con pan artesano de cerveza negra, cheddar, tomate, lechuga, cebolla en tempura, mayonesa de chiplote, beicon y huevo frito. Una delicia. También destacable (ideal para dos) el lomo de vaca madurado 45 días, hecho a la parrilla y acompañado de patatas.

Brunch Market (Barcelona)

Foto: Pancakes.
Foto: Pancakes.

Decoración estilosa, platos absolutamente instagrameables y una gran variedad de los platos que se esperan en un establecimiento neoyorquino. Buenas opciones para los amantes del brunch que, además, se sirve a cualquier hora del día, y en el que hay que probar los ricos huevos benedictinos. En Brunch Market ofrecen una cuidada selección de sándwiches (imperdible el New York, New York de pan rústico relleno de 180 jugosos gramos de picaña, queso cheddar y una salsa a base de aguacate); perritos calientes, hamburguesas, ensalada de col, esponjosos pancakes y amplia variedad de milkshakes, los famosos batidos estadounidenses. También es recomendable pedir las patatas barbacoa Chicken Ranch Fries (una base de patatas fritas recubiertas con tenders de pollo crujiente y bañadas en salsa de barbacoa) y el brownie como postre.

Dingo (Madrid)

Después del éxito conseguido en su ubicación de la calle Velázquez, este restaurante también ha llegado al paseo de Recoletos. Lo hace en la misma línea, tanto en su estética cool y neoyorquina como en el tipo de cocina. La carta está inspirada en platos populares al otro lado del Atlántico. Una de sus especialidades más demandadas son los huevos que se presentan en cinco variedades: benedictinos, florentinos, nórdicos, rotos con paletilla ibérica o pochados con lascas de foie.

Entre sus entrantes destacan sus mejillones, la ensaladilla de patata asada con bonito del norte y alioli de ajo negro o la croqueta en vaso de king crab. Aunque las estrellas de la carta son sus hamburguesas acompañadas de patatas fritas caseras. Todas se elaboran con vaca rubia gallega y emplean carbón de encina, por lo que consiguen un aroma y un toque especial. Entre ellas destaca la Dingo, preparada con ternera, beicon, queso cheddar, cebolla morada, tomate y lechuga. También están ricas las carnes al carbón como el pollo de grano, las costillas de cerdo con salsa barbacoa o el tomahawk. Para maridar los platos ofrecen cervezas artesanas, algunas importadas desde Estados Unidos. La relación calidad-precio es correcta y las raciones, por lo general, son abundantes.

Nolita Brunch (Barcelona)

También trabajan el concepto brunch, aunque ofrecen muchos más bocados ricos y típicamente americanos, todos ellos a unos precios imbatibles. Muy original el sándwich de calabaza y el brunch vegano (también disponen de hamburguesas veggie). La tostada de aguacate y salmón, el bowl de granola, los pancakes -dulces y salados-, la típica tarta de manzana americana y los huevos benedictinos de pulled pork son algunos de sus platos estrella. Buenos cafés y gran presentación de los platos. Nolita Brunch es un sitio ideal para pasar una divertida velada con amigos o para ir con niños.

Jimbo Smokehouse (Madrid)

Foto: Jimbo.
Foto: Jimbo.

Estética industrial y la más pura tradición del smokehouse americano (cocina ahumada a baja temperatura y con leña, muy de Texas) en plena zona de Ríos Rosas. En Jimbo eligen buenas piezas de carne y las ahúman durante horas cocinándolas lentamente en su jugo sin intervención del fuego. Según los cánones de los pitmasters (los maestros parrilleros más expertos), en el smokehouse preparan las carnes y las van sirviendo según salen hasta que se acaban. Imperdibles las costillas de cerdo sazonadas con chili en polvo y especias ahumadas durante seis horas y rematadas con su salsa barbacoa casera; el sándwich mítico americano con cerdo ahumado durante doce horas y deshilachado a mano, servido en un tierno pan de hamburguesa de mantequilla y acompañado de la tradicional ensalada de col; pero, sobre todo, el brisket, una pieza icónica que proviene de la parte delantera de la vaca black angus y que se ahúma entera durante diez horas. No puede faltar el perrito caliente elaborado con salchichas caseras ahumadas, cheddar, jalapeños y mayonesa de mostaza.

Craft 19 (Madrid)

Aunque no es un neoyorquino al uso lo incluimos porque sirve, posiblemente, los mejores sándwiches de pastrami de toda la capital. Situado en el Mercado de Vallehermoso, son muchos los que acuden hasta Craft 19 para deleitarse con esos bocadillos de pastrami curados en casa al estilo americano con queso, mostaza, chucrut y salsa rusa, a la plancha y en pan rústico de multicereales. ¿Lo mejor? Su precio, 9,50 euros. Aunque los más hambrientos se pueden decantar por el Super Pastrami artesano de 500 gramos (25 euros). Se acompaña de las cervezas artesanales que salen de sus doce grifos.

Restaurantes Carne
El redactor recomienda