Aprovecha los guisantes: además de dar color, son todo proteínas
  1. Gastronomía y cocina
Protagonismo gastronómico

Aprovecha los guisantes: además de dar color, son todo proteínas

Además de ser muy llamativos, los guisantes tienen propiedades nutricionales muy interesantes y pueden adoptar el papel protagonista en muchas recetas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una fuente de proteína vegetal que es mucho más que un añadido para aportar color a los platos. Los guisantes son un alimento muy interesante a nivel nutricional y tienen un aporte para el organismo que los convierte en una gran opción para hacer recetas en las que sean los auténticos protagonistas. Así no quedan relegados como esas pequeñas bolas verdes que se vierten en el arroz para darle un toque de color adicional.

En Alimente queremos explicar todo lo que estos pueden ofrecer y cómo emplearlos en la cocina para aprovechar su sabor y sus propiedades, pues son una fantástica alternativa para todas esas personas que quieren aumentar la ingesta de proteínas de fuentes vegetales.

Unas legumbres muy nutritivas

Lo primero que hay que señalar es que los guisantes pertenecen al grupo de las legumbres y que además poseen una alta cantidad de carbohidratos complejos en forma de almidón. Es por ello que se les considera un vegetal almidonado como el maíz y las patatas.

Si hay un punto en el que destacan es en sus propiedades nutricionales. Son un alimento con baja densidad calórica, es decir, cada gramo de producto aporta poca energía, pues 100 gramos apenas comprenden 80 calorías. Estas provienen en su mayoría -más del 70%- de los hidratos de carbono que contienen, el resto es proteína de origen vegetal con un aminograma casi completo, al que solo le falta metionina -que se puede incorporar consumiendo cereales- para ser de la misma calidad que la carne.

Vainas. (iStock)
Vainas. (iStock)


Así, 100 gramos de guisantes verdes aportan:

  • 81 calorías
  • 14 gramos de hidratos de carbono
  • 5 gramos de proteína
  • 0,4 gramos de grasa
  • 5 gramos de fibra

De esta manera, un plato de 250 gramos de guisantes es una opción muy nutritiva. Aporta muchas proteínas, lo que le ayuda a ser saciante, algo que se ve reforzado por la fibra que también incluye en su composición. Esta regula los niveles de glucosa en sangre, controla el apetito -ideal para las dietas de adelgazamiento- y contribuye a regular el colesterol. Todo ello sin disparar las calorías ingeridas. Además, los guisantes cuentan con antioxidantes polifenoles, unas sustancias que protegen las células.

¿Qué cocinar con guisantes?

Una vez conocidas sus propiedades nutricionales, llega el momento de sacar partido a los guisantes en la cocina. Estos pueden adoptar el papel protagonista y dejar de ser ese complemento que solo aporta color. Los guisantes tienen un sabor muy suave, por lo que se pueden combinar con otros alimentos para crear elaboraciones diversas, sabrosas y saludables como las que seleccionamos a continuación.

Guisantes con jamón

Un clásico de la gastronomía española son los guisantes con jamón. Un plato sencillo, muy nutritivo y que solo requiere sofreír la cebolla y el ajo, añadir jamón troceado, incorporar los guisantes y regarlo todo con agua para que cueza. Así se combina el gusto de las verduras con el de la carne. Sabroso, fácil y económico. Ideal como entrante o para tapear.

Humus de guisantes

Esta crema de garbanzos tan popular en Oriente Medio y España admite muchas variantes. Una de ellas es sustituir la legumbre original por los guisantes, que aportan diversidad en la elaboración, un sabor diferente y un color más llamativo y sorprendente a la hora del emplatado. Basta con cocer los guisantes cinco minutos para triturarlos después con los mismos ingredientes que se usan en la receta tradicional.

Crema de guisantes

Con los guisantes se puede preparar una crema que sirve como primer plato de cuchara caliente, una manera de incluirlos en la dieta si no gustan demasiado. Ideal para que los más pequeños de la casa aprovechen todos sus beneficios. Es tan simple como rehogar un poco de cebolla, añadir guisantes, patatas y agua o caldo, y cocerlo todo hasta que esté blando. Tras esto, basta con batir la mezcla para lograr una consistencia cremosa.

Hamburguesas de guisantes

Por sus propiedades proteicas y su contenido en almidón, los guisantes se pueden utilizar para hacer unas hamburguesas nutritivas y bien apelmazadas, una alternativa a las elaboradas a base de carne. Este tipo de recetas están abiertas a la creatividad, pues solo hay que mezclar los guisantes con otras verduras, sofreír y cocer ligeramente, y después incluirlos en una base con patata o triturarlas y formar una masa a la que añadir harina para que se integre. Basta con hacerla a la plancha o empanarla y freírla si se quiere un toque crujiente.

Hamburguesa de espinacas y guisantes. (iStock)
Hamburguesa de espinacas y guisantes. (iStock)

Batidos de guisantes

El polvo de guisantes se utiliza para hacer batidos de proteínas por su aporte en dicho macronutriente. No obstante, estos también se pueden utilizar en su estado natural para hacer la misma elaboración. Una vez cocidos, se introducen en una licuadora o batidora y se combinan con otras frutas y vegetales como, por ejemplo, el plátano o el aguacate.

Guisantes con huevos escalfados

Otra receta clásica con guisantes es la que va acompañada de huevos escalfados. Una elaboración sencilla y con mucho sabor, donde se combina el gusto de sofreír los guisantes con cebolla en aceite de oliva y el de los huevos que se colocan encima tras haber sido escalfados.

Alimentos Legumbres
El redactor recomienda