Patio de Leones: la moderna taberna castiza en la que todo funciona
  1. Gastronomía y cocina
Buena terraza

Patio de Leones: la moderna taberna castiza en la que todo funciona

Carta española, sencilla y rica. Ambientazo como en pocas. Ubicación ideal, asomada a la plaza de la Independencia. 'Decontracté' pero sofisticada. También canalla. ¿Estamos ante la terraza más redonda de Madrid?

Foto: Patio de Leones.
Patio de Leones.

No le vamos a hablar del almuerzo o la cena de su vida. Sí, con toda probabilidad, de la terraza más divertida de la que puede disfrutar ahora mismo en la capital. No solo divertida. Divertida, cuidada, bien atendida. Sabrosa, que lo es, y mucho. Bonita, que también lo es un rato. Y, sin desmerecer a sus diferentes vecinas, bastante más asequible. Ya era hora de tener un concepto castizo bien actualizado, localizado, conseguido y con semejantes exteriores. La Puerta de Alcalá ya no es solo un 'photo spot': vuelve a congregar a madrileños.

Lo ha logrado Patio de Leones con Jorge Llovet (propietario del contiguo, icónico y conceptualmente opuesto Ramsés) al frente. Un homenaje a lo castizo, en el marco de la que fue plaza de toros de la ciudad, fue su premisa. Y la ha llevado a buen término. “El bar de la plaza de la Independencia”, define él. Y lo es con todo lo que esa denominación conlleva porque no hay nada que nos guste más que un bar.

Su lista de cócteles adaptada con gracia y guiños patrios como el Margarita de Nino Bravo, peligroso

Abrió sus puertas el pasado año, pero si se la perdió, ya está disponible este, con aforo reducido, ligeramente ampliada y con muchas buenas ideas por venir conforme avance la desescalada. Eso sí, no deje de asomarse, mientras abre del todo, al llamativo interior “neocañí” ideado por el premiado artista Sergio Mora. Sus lienzos y murales de azulejo son un repaso al genio español alrededor de una magnífica barra con bodega volada.

Patio de Leones.
Patio de Leones.

Fuera, donde antes cabían 100, caben 50. La carta, extensa en sus inicios, se despliega a través de código QR de forma más reducida. Javier Menéndez, su recién estrenado director, casi la prefiere así. Una serie de entrantes ibéricos y queseros preceden a buen laterío previo a entrarle de lleno, cuchara y pan en mano, a un suave y cremoso salmorejo cordobés (12 €) que a alguno le pedirá más potencia pero que se agradece así para no acordarse más de lo necesario de él. Se recuerda también para bien la ensaladilla rusa (13 €) con ligeras regañás y las croquetas del chef Juanfran Robles (13 €), del mejor jamón ibérico, antes también de cecina, son tan de aúpa como la tortilla al momento (12 €). A los buñuelos de bacalao (14 €), los míticos soldaditos de Pavía, les vendría mejor un rebozado más ligero pero tanto el relleno como la salsa de piquillos, con el justo picante, cumplen con creces. Está en su punto el pequeño picantón (16 €) con puré de patata, ideal si se comparten varias cosas al centro entre dos y servido, como todo, en la preciosa vajilla de La Cartuja. Fuera de carta hoy hay almejas de Carril en salsa verde que prometen.

De la bodega llaman la atención los champanes y gustaría ver alguno más por copas, algo que sí ocurre con el resto de vinos, incluidos jereces. La selección de vermús lleva sello comercial y se echa de menos alguno más arraigado. Sus cubos de botellines de cerveza (tampoco hay variedad en este ámbito) se agradecen contra el calor y, muy especialmente, su lista de cócteles adaptada con gracia y guiños patrios como comprobamos con el Margarita de Nino Bravo (12 €), peligroso.

Salmorejo de Patio de Leones.
Salmorejo de Patio de Leones.

De postre, aunque no sea hora, los churros (5 €) están tan bien fritos y tan crujientes y jugosos a la vez que hay que pedirlos, sobre todo por el excelente chocolate, denso, intenso y amargo. Encandilará a quien le guste. Reseñable propuesta, asimismo, para los cafeteros.

Patio de Leones pretende abrir más terraza en la calle Serrano y así completar un esquinazo que ya es 'place to be'. Sus tardeos con música en directo, copas y picoteo, de jueves a domingo, se retomarán en breve. En terraza, los ritmos flamencos se han cambiado por notas chill out y no los habríamos sustituido. El ambiente, eso sí, no ha decaído. Ni parece que vaya a hacerlo. Mediodía, tarde o noche. Es difícil, pero intente conseguir mesa. Hágalo con ahínco, que bien vale el esfuerzo.

Patio de Leones

Dirección: Serrano, 1. Madrid.

Teléfono: 651 555 000 

Precio medio: 30 € 

Dispone de servicio de take away.

Horario: de lunes a domingo de 12 a cierre (2 máximo)

Restaurantes Tendencias de consumo
El redactor recomienda