MO de Movimiento, el imponente concepto gastro y de ocio sostenible que Madrid necesitaba
  1. Gastronomía y cocina
Conciencia social

MO de Movimiento, el imponente concepto gastro y de ocio sostenible que Madrid necesitaba

El restaurante al que todos quieren ir. Sí, es el último grito, pero, ojo, es mucho más que eso. Un multiespacio con la sostenibilidad real por bandera. Lejos de lo que parece, huye de modas. Y va a dejar una necesaria huella en la capital

Foto: MO de Movimiento.
MO de Movimiento.

Mo de Movimiento. Este nombre agita las redes sociales y los círculos 'foodies' y de tendencia desde hace apenas unas semanas. Que no le lleve a equívoco, no es otro del montón con acertada decoración, propuesta pretenciosa, precios inflados y reserva imposible. Desde luego no es nada fácil hacerse con un hueco pero los motivos son diferentes.

"MO de Movimiento es la primera iniciativa de Proyectos Conscientes, la empresa de Javier Antequera (ex-Lateral) y Felipe Turell (ex Derby Hotels) que nació para transformar el mundo"


Es, ahora mismo, el espacio con el interiorismo más espectacular de Madrid. Sí. Es un restaurante, sí, aunque sería acertado entrecomillarlo. Es, también, un proyecto que habríamos podido atisbar en Dinamarca, en Londres y hasta en Barcelona, lugares todos de los que recoge una pincelada de inspiración. Pero así, y en Madrid, nunca.

Los hornos de Mo en Movimiento.
Los hornos de Mo en Movimiento.

MO de Movimiento no utiliza la sostenibilidad como simple estrategia de marketing. Es, prácticamente al cien por cien, un puro ecosistema autosuficiente, que absorbe y devuelve a su entorno toda la energía, real y figurada, de la que se vale para su funcionamiento.

La clave del talento

MO de Movimiento es la primera iniciativa de Proyectos Conscientes, la empresa de Javier Antequera (ex-Lateral) y Felipe Turell (ex Derby Hotels) que nació con el objetivo de transformar el mundo. Y créanos, desde su parcela en el antiguo teatro Espronceda, lo están consiguiendo de la mano de un talentoso equipo creativo, de gestión, cocina y servicio que rema a una y que cree que el ocio, la gastronomía, la cultura y la forma de relacionarnos con todo ello puede y debe ser diferente.

Y lo es. Aquí lo es. En torno a la idea que lo vertebra, la de un restaurante, MO de Movimiento da valor en casi la totalidad de su carta y oferta a los productos artesanales, ecológicos y de la mayor cercanía posible, homenajeando a aquellos que los cultivan, trabajan y que nutren su cocina y despensa.

MO de Movimiento ofrece, asimismo, una oportunidad laboral a colectivos y personas con dificultades, a través de la encomiable colaboración con las fundaciones Raíces, Tomillo y la asociación Norte Joven. Cuenta con ellos en sala, entre fogones y los hace partícipes, como a todos, en la globalidad del concepto, porque de eso se trata.

Sostenibilidad

Nos cuenta Felipe Turell que todos tienen voz, que todo el mundo puede aportar algo dentro de una gran familia liderada por reputados expertos en diseño, arte, impacto medioambiental, restauración. Todo desde el prisma de esa sostenibilidad integral. El resultado: una realidad viva, una historia que habla de, por y para todos sus integrantes, un 'movimiento' imparable. Una alternativa de consumo responsable de tal envergadura que no tiene precedentes y que pretenden que cale, ya lo hace, en la sociedad. “Por encima de la rentabilidad inmediata, buscamos un impacto positivo en las personas y el planeta”, asegura Felipe.

“Por encima de la rentabilidad inmediata, buscamos un impacto positivo en las personas y el planeta”.

Impactar, impacta. En todos los ámbitos. La sencilla fachada no anticipa lo que esconde la que fuera también sede de la agencia EFE. Las dimensiones apabullan. Los materiales, casi todos reutilizados y devueltos a la vida bajo la batuta de Lucas Muñoz, relatan la trayectoria del propio emplazamiento. Todo es rescatado, elaborado a partir de escombros, como en el caso de los asientos, de los uniformes de segunda mano de toda la plantilla, de los antiguos elementos, de aquel patio de butacas, de aquella escalera, aquellos fluorescentes de aparcamiento. No hay nada superfluo ni creado sin necesidad y sin conversación con el pasado y el oficio. Todo se ha llevado a cabo reduciendo al máximo la huella ecológica. El sistema de climatización también responde a estos criterios a partir de refrigeración por evaporación de agua a través de originales y estéticas tinajas o calefacción que parte de sus dos grandes hornos artesanales.

El mejor secreto

Estos se encuentran nada más entrar, de ellos brota el apartado fundamental de la carta, las pizzas de masa madre natural preparada allí mismo. Junto a ellos, un rincón gourmet en el que venden sus panes de campaña de obrador propio (también lo tienen allí mismo) y harina integral de Sigüenza y Zamora. También otros de los productos que pueden degustarse, como verduras, aceites y vinos eco, refrescos naturales…En el futuro, hasta su propia kombucha, nos adelantan. Esta amplia zona cubierta, en la que se encuentra la cocina vista, barra y varias mesas, da paso al espectacular patio interior, en gran parte descubierto y en distintas alturas, y que es la estrella del lugar.

Pizza de masa madre.
Pizza de masa madre.

La velada no puede ser más agradable aquí. Puede comenzar con un salmorejo emulsionado con aguacate de Motril (7 €) que promete textura de ensueño. Unos (ligeros) buñuelos de calabacín de La Vera (8 €) con sabrosa salsa de tomate seco y yogur, la imprescindible burrata de Valladolid (15 €), proveniente de ganadería extensiva, con unos tomates cherry ecológicos en rama que dan ganas de llevarse (prometen que terminarán cultivándolos) y sobre un precioso bol de mármol de cantera andaluza. El pollo asado (15 €), también de La Vera, precede a la selección de pizzas como la de mozzarella, jamón ibérico y yema de huevo (18 €). La masa, al estilo napolitano pero con un extra de crujiente, es deliciosa. La tarta de chocolate (6,5 €), con 70% de cacao 'fair trade', pide algo más de jugosidad pero la de queso azul de Cantagrullas y galmesano (parmesano gallego) es obligatoria (6,5 €). En la selección de vinos prima lo bio, en botella y en copas, y también en la de refrescos, todos naturales lejos de lo comercial.

Tanto el menú como el ambiente es idóneo para compartirse. “Buscamos que todo el mundo pueda venir, tenemos un ticket medio de 25-30 euros, queremos informalizar, emocionar y romper barreras”. Lo logran y seguro lo seguirán haciendo. De momento en comidas y cenas. En breve, con el 'corner' de tienda, con desayunos y con una detallada programación de encuentros y actividades multidisciplinares alrededor de un mismo reto: el consumo consciente.

MO de Movimiento

Espronceda, 34. Madrid

Teléfono 602 86 69 17

Precio medio: 30 euros

Horario: de 13 a 16 h y de 20 a 24 h. Cierra los lunes

Restaurantes Los 50 mejores restaurantes del mundo
El redactor recomienda