Media Ración: el gusto de compartir una buena mesa en el hotel Urso
  1. Gastronomía y cocina
en la calle de Mejía Lequerica

Media Ración: el gusto de compartir una buena mesa en el hotel Urso

Un exquisito colmado arraigado a su casa madre, el icónico Cuenllas, en el marco del hotel de diseño más sofisticado de Madrid. Desprenden buen gusto en ambiente y cocina. Reabren para afrontar un verano complicado

Foto: El champagne bar del lobby del hotel Urso
El champagne bar del lobby del hotel Urso

Aviso a lectores: esto no es un restaurante de hotel. No de la forma tradicional, al menos. Desde su apertura, Media Ración consiguió la entidad y el peso suficiente para marcar su propio camino y no cerrarse a esos esquemas manidos dentro de la hotelería de lujo. Claro que, para ser justos, tampoco el hotel Urso, en el que se encuentra, es un hotel de lujo al uso.

Ambos responden a esa meta de Marugal, la compañía gestora, de crear establecimientos boutique que respiren la esencia del lugar en el que están de forma distintiva, sofisticada y con el detalle y la exquisitez por bandera. Buen gusto, ya lo decíamos, es lo que se destila desde que se cruzan sus puertas, ahora con más distancia y precauciones, pero de una manera tan cercana, calmada y acogedora como siempre.

“Soy de esos cocineros clásicos que intenta hacer lo máximo posible él mismo”, se describe Antonio

Calidez, historia y carácter madrileño se sienten en el señorial edificio, en Alonso Martínez, que acoge este personalísimo hotel, el primer boutique de 5 estrellas que reabre post Covid. Se ven en ese centenario ascensor que sube por esa preciosa escalera hacia singulares habitaciones que brillan con pinceladas de diseño actual, vistas y amenidades castizas. Se perciben también en ese lobby que es como el salón del hogar que uno querría tener para pasar tardes enteras oyendo el piano y tomando un chocolate con churros o una copa del champagne bar contiguo. Merienda post o aperitivo pre, es impepinable pasar por aquí, aunque el restaurante tiene un acierto de entrada independiente para aquellos que aún son reacios a cruzar las dependencias de un cinco estrellas. Pero hay que visitarlo, hay que hacerlo antes o después de encaminarse a los fogones, los de Media Ración, capitaneados por el chef Antonio del Álamo. Y hay que hacerlo ahora, más que nunca, y con todas las medidas de seguridad e higiene, para abstraerse por unos momentos de la realidad y casi pensar que todo está como antes. La excelencia es lo que tiene.

Zalacaín, El Bodegón o Cuenllas, ultramarinos y bar gourmet de casi un siglo de historia en Madrid del que surge el concepto que hoy nos ocupa, están en la trayectoria de un cocinero formado y curtido en esa escuela clásica de altura que ya no es tan común. Temporada, producto, fondo, raíz. Las cosas claras y, sobre ellas, la visión de un experimentado profesional como Antonio, que aporta sus dosis personales sin superponerse jamás al discurso de lo que presenta en los platos. Media Ración ya es un imprescindible a pesar de sus pocos años de vida.

Lo que podemos esperar del restaurante Media Ración.
Lo que podemos esperar del restaurante Media Ración.

Nos gusta visitarlo en otoño, la temporada favorita de Antonio “por la caza, las setas, los guisos”. Nos gusta en verano, por sus platos más frescos. Nos gusta siempre, porque siempre, imperdibles aparte, que ya los hay, tiene cambios y sugerentes novedades. Nos gusta acodarnos en su barra a modo de colmado entre latas, embutidos y quesos, o en sus mesas elegantemente vestidas en un alrededor de casa de comidas de lujo.

Nos gusta deleitarnos con esa duda que siempre nos plantean sus 'fuera de carta'. En esta última visita, un salmorejo alabado por su cremosidad y ligereza, o una merluza a la bilbaína con berberechos. En el menú sigue la eterna y fantástica ensaladilla rusa (12 euros), las doradas, crujientes y melosas croquetas de jamón y boletus (11 euros), los callos de Cuenllas (12/19 euros), picantitos, con huevo frito y patatas que llevan conquistando a madrileños y foráneos desde los 80. Todo desprende apetencia, 'caserismo' y es fácil de compartir, de ordenar en medias raciones (de ahí el nombre) para probar mucho y variado entre amigos.

El restaurante Media Ración en el hotel Urso.
El restaurante Media Ración en el hotel Urso.

Este verano hay una refrescante y sencilla, con todo lo positivo del apelativo, ensalada de patata, tomate, aguacate y brotes (13 euros) a la que se puede añadir la sublime ventresca de bonito de Frinsa (por 13 euros más). La albahaca thai y las hojas de mostaza, un plus de sabor. El arroz cremoso con trufa negra y setas (12/20 euros), otro de los inamovibles, se muestra algo pastoso y puede que esté demasiado al dente, lo que se subsana con otra novedad, un ternísimo cochinillo desgrasado (24 euros), cocinado a baja temperatura y prensado sobre su piel tostada. Lo acompañan con peras y miel de romero, y ya buscamos agenda para repetirlo. Quedan para esa siguiente vez las verdinas con bogavante y rape (26 euros) y un steak tartar de solomillo de vaca con brioche artesano. “Soy de esos cocineros clásicos que intenta hacer lo máximo posible él mismo”, se describe Antonio antes de contarnos que estos platos y algunos otros se pueden pedir ya para llevar a casa, otra buena noticia.

¿Cuál es tu postre favorito? Le preguntamos. No duda él y no dudamos nosotros: el finísimo milhojas de crema y nata (8 euros), aunque hay que correr mucho para probar igual la tarta de limón, con elegante hojaldre, crema y merengue (8 euros).

Foto: Sala del restaurante Saddle.

La comida o cena se acompaña con una imponente carta de vinos con protagonismo de España, Francia, acentos del mundo y un buen capítulo de generosos. Es obra y seña de Fernando Cuenllas, “de su gusto personal -cuenta Antonio- y a mí me encanta”. Es de las más destacadas propuestas de Madrid y ahora, poscovid, pretenden darle más rotación con programaciones de vinos semanales, organizadas por regiones.

Media Ración abrirá este año en agosto, igual que el hotel. Si aún no ha tenido ocasión de visitarlo, hágalo. Y por qué no, si el verano se presenta urbano, dese el lujo de ampliar la jornada con una sobremesa de copa junto al piano, o de zambullida en el spa de diseño. Regálese una estancia en este, uno de los hoteles más especiales de la ciudad. Si ya lo ha hecho, repita.

Media Ración

Dirección: Calle Beneficencia, 15.
Precio medio: 50€.
Teléfono: 914 475 111.
Horario: De lunes a domingo de 13.00 a 16.00 y de 20.00 a 23.00 (viernes y sábado hasta las 23.30).

 

Restaurantes Crítica gastronómica
El redactor recomienda