Miraflores de la Sierra: tres terrazas de parada obligatoria
  1. Gastronomía y cocina
Los imprescindibles

Miraflores de la Sierra: tres terrazas de parada obligatoria

Esta localidad de la sierra madrileña, nacida Porquerizas en el siglo XIII y renombrada en el XVII como Miraflores, es destino preferente de miles de veraneantes. Sus terrazas son perfectas para descansar y reponer fuerzas

Foto: Mesón Maito.
Mesón Maito.

Cuenta la leyenda que al pasar por la localidad de la sierra madrileña, la reina Isabel de Borbón quedó impresionada por la cantidad de flores y exclamó: "¡Mira flores!". Naturaleza y patrimonio artístico son sus principales atractivos turísticos.

Tal y como documenta Turismomadrid, “Miraflores de la Sierra fue fundada en época de la Reconquista por pastores procedentes de Segovia. El nombre original del municipio fue Porquerizas".

La población se dedicaba básicamente "a la agricultura –hortalizas, uvas, cereales, olivos, frutas- y a la ganadería –vacas, ovejas, cabras, cerdos y también caballos-. En el siglo XIX se explotaban yacimientos de plata, cobre y otros materiales. Desde el siglo XX, el sector servicios adquirió gran relevancia debido al desarrollo turístico que se produjo en Miraflores y para atender a los muchos visitantes que buscaban las bondades naturales y culturales de la localidad y que, incluso, establecían su segunda residencia allí", refiere la institución.

Y se ha convertido en destino de ciclistas y, cómo no, de todos los amantes de la sierra de la Comunidad de Madrid. Alimente te sitúa en tres locales imprescindibles para parar a comer.

Terraza de Maito.
Terraza de Maito.

Mesón Maito

Es más que un asador. Su chef cuenta: "Me crié entre fogones y continué formándome con el maestro Pedro Subijana (restaurante Akelarre). En mi cocina aporto un toque moderno y personal a platos de la cocina tradicional. Tras una cuidada selección de ingredientes de la mejor calidad, los fusiono buscando un perfecto equilibrio de texturas y sabores capaces de satisfacer paladares exigentes".

Y detalla: "Carnes rojas, como el chuletón de buey gallego a la parrilla de carbón, asados en horno de leña de encina o pescados de primera calidad son solo algunas de las especialidades que se pueden degustar en mi establecimiento". La pequeña bodega atesora vinos selectos, tales como riojas, riberas y vinos de la Comunidad de Madrid.

Incluido en la Guía Michelin, fue fundado en 1941. Imposible resistirse a sus postres caseros, como su tarta de queso.

Solycampo

A 40 kilómetros de Madrid, en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, la finca de 6.000 m2, además de restaurante, cuenta con un salón climatizado, varios comedores privados, terrazas, jardines y hasta dos canchas de pádel. También cuenta con una escuela de este deporte.

Sigue el recetario de cocina tradicional, especializado en carnes de la Sierra de Guadarrama y asados en horno de leña. En sus fogones, como ellos mismos dicen, “se elaboran platillos generosos”, y entre ellos destacan: rabo de toro estofado, arroz con bogavante o las brochetas de gambón con panceta. Y por supuesto, tarta de chocolate blanco.

En sus amplios salones privados de estilo rústico se celebran bodas y banquetes. Incluso bodas civiles.

Restaurante Bar España

En pleno centro de la plaza, nos comentan que es uno de los más antiguos del pueblo. Las especialidades son el cocido en puchero de barro. "Somos participantes de la ruta del cocido madrileño", proclaman orgullosos. Otra de sus especialidades son las setas silvestres cuando es época y la oferta de platos durante todo el año según la temporada. Importante, los platos de caza.

Nada despreciables son sus caracoles, sus patatas revolconas, las croquetas, los callos o el rabo de buey estofado. También se preparan arroces: de marisco, mixto o negro, pulpo a la parrilla o los clásicos calamares a la andaluza. Y de postre: su helado de turrón.

Restaurantes Carne Pescado blanco
El redactor recomienda