La más que singular tarta de tomates del revés de Rosa Tovar
  1. Gastronomía y cocina
Muy nutritiva

La más que singular tarta de tomates del revés de Rosa Tovar

Nada puede ser más irresistible que este plato que no solo va a gustar a todos, sino que sorprende por lo sencillo y la exquisitez de su sabor. Y lleva muy poco tiempo

Foto: Foto: David de Luis.
Foto: David de Luis.

Como cuenta la escritora Rosa Tovar en Guía Repsol, si eres de los que piensan que el tomate es bien llamado el jamón del huerto, toma nota de esta receta que te proponemos para que los aproveches. Solo te llevará una hora de preparación y cocción.

Ingredientes

  • 100 g de queso manchego
  • 1,5 k de tomates carnosos bien maduros
  • 200 g de harina común floja más algo para amasar
  • 300 ml de agua
  • 75 ml de aceite de oliva virgen extra o, si se prefiere, manteca de cerdo
  • Comino
  • Guindilla molida
  • Pimienta
  • Sal
  • Tomillo

Elaboración

Encender el horno a 200ºC. En un cazo echar el agua, ½ cucharada de sal y el aceite. Acercar a fuego vivo hasta que hierva. Bajar el fuego, añadir la harina de golpe y remover con energía con la espátula hasta que la masa se haga una bola enrollada a la espátula. Dejar sobre una tabla y, cuando se haya templado, amasar con un poco más de harina hasta conseguir una masa suave y lisa. Reservar a un lado para que repose mientras se preparan los tomates.

Limpiar los tomates, pelarlos y cortarlos en mitades, por el ecuador si son redondeados, o en gajos o cuartos si son más grandes, pero retirar las partes más acuosas, si las tuvieran. Cubrir el fondo bien untado de aceite de un molde de bizcocho no desmontable de unos 20 cm de diámetro con los tomates o los trozos o gajos, con la parte en la que estaba la piel hacia abajo –que será lo que se vea al poner la tarta del revés–, apretándolos bien unos a otros para que no queden huecos, porque en la cocción reducirán su volumen, y repartir por encima los demás por igual.

Foto: David de Luis.
Foto: David de Luis.

Salpimentar, espolvorear con comino y tomillo, regar con 2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Introducir el molde en el horno ya bien caliente durante unos 20 minutos o hasta que los tomates estén blandos y no tengan caldo entre ellos. En caso de que lo tuvieran, eso depende del tipo de tomate, retirarlo con una cuchara inclinando el molde o consumiendo el jugo sobre el fuego vivo. Bajar el horno a 185ºC. Cubrir los tomates con el queso elegido.

Mientras el molde con los tomates espera, estirar la masa escaldada a ½ cm de grosor y recortar la forma adecuada para que cubra con holgura la boca de la fuente o molde. Colocar encima de los tomates remetiendo los bordes para que los abracen y formen el fondo de tarta.

Volver a introducir la tarta en el horno durante 25 minutos o hasta que la masa esté dorada y el fondo de tomates seco.

Truco final

La masa escaldada se puede sustituir por hojaldre o masa quebrada con buenos resultados.

[Pinche aquí para ver las recetas Repsol anteriores]

Recetas rápidas Recetas Repsol Recetas de primeros platos Verduras
El redactor recomienda