No hace falta ser un barman: los 3 cócteles de ron que debes dominar
  1. Gastronomía y cocina
directo desde el caribe

No hace falta ser un barman: los 3 cócteles de ron que debes dominar

Sacado de la caña de azúcar, hay referencias a esta bebida ya en el siglo VII. Su particular sabor ofrece mucho juego, pero siempre que dominemos las recetas. Estas son las claves

Foto: Foto: Unsplash/@amanecer_art.
Foto: Unsplash/@amanecer_art.

Podríamos decir que el ron es el licor definitivo. La idea es que todas las bebidas de este tipo se obtienen a partir de la fermentación por parte de levaduras de diferentes tipos de hidratos de carbono. Algunas, como el vodka, provienen de la patata y otros como el whisky lo hacen de cereales más comunes como el trigo. Pero esto supone que... ¿no será el mejor licor el que se obtiene de los hidratos de carbono más puros (más parecidos a la glucosa)?

Es este el punto fuerte del ron: se obtiene de la caña de azúcar (es por esto que su origen se sitúa en el siglo XVI en plantaciones de este cultivo en el Caribe, aunque se han descrito versiones más primitivas de este licor en el siglo VII). El azúcar de la caña es sacarosa, la unión de una molécula de glucosa y otra de fructosa. Esto permite que las levaduras del proceso de fermentación actúen rápidamente y de forma muy potente.

Pero, claro, no es lo mismo destilar esta bebida hoy en día que hace 400 años. Con las nuevas tendencias y las preocupaciones del público con respecto a cómo han sido elaborados los productos que ingiere, la búsqueda por su parte de alimentos y bebidas que cumplan unos estándares de sostenibilidad adecuados y que sean respetuosos con el medioambiente se ha popularizado. Este es el caso de uno de los rones más antiguos del mundo, el Flor de Caña (cuyos orígenes se remontan a 1890), que tiene el certificado de carbono neutral y 'fair trade'. Esto lo consiguen utilizando energía 100% renovable y añajándolo sin azúcar. Esto, hace tan solo 20 años, era completamente impensable.

placeholder Flor de Caña.
Flor de Caña.

Pero el ron solo consigue la excelencia dependiendo de cómo lo utilizamos. Es por esto que, si no queremos hacer un curso profesional de coctelería, podemos centrarnos en dominar 3 recetas que harán las delicias de nuestros invitados. Para ello, nada mejor que echar mano del 'Michael Jackson's Pocket Bar Book' (no ese Michael Jackson, sino el maestro coctelero):

El mojito

Curiosamente, lo que para nosotros es, junto al margarita, el cóctel más famoso del mundo, el maestro coctelero británico lo define como "un collins de ron con una ramita de menta". Es por esto que nos vemos obligados a buscar la definición de ese mencionado 'collins'. Como el propio autor lo define, este cóctel es "un verso de los años 1890 cuyo nombre hace referencia a un barman londinense llamado John Collins".

placeholder Foto: Unsplash/@alexblock.
Foto: Unsplash/@alexblock.

Originalmente diseñado para la ginebra, el collins (esta vez con ron y añadiéndole menta) se realiza con 84g de licor, el zumo de un limón grande, una cucharada de almíbar o menos y soda. Se colocan los ingredientes en el "vaso más alto que se pueda encontrar" junto con 5 cubitos de hielo grandes y se termina de rellenar con soda. Después es esencial "batirlo mucho".

El Diabolo

Es una receta (cómo no, dada la procedencia del autor) inglesa. Se realiza con 56 gramos de ron, 14 de triple seco, 14 gramos de vermut seco, unas gotas de angostura y corteza de una naranja.

Para realizarlo, deberemos agitar con hielo triturado los ingredientes para después servirlos con algo del hielo restante en un vaso de cóctel, adornado con la corteza de naranja cortada en forma de rizo.

El Monte Fuji

De nombre japonés, Michael Jackson considera esa receta un "cóctel explosivo y clásico versionado por el hotel Beverly Hilton, en la ciudad de Los Ángeles. Para hacerlo, necesitaremos 42 gramos de ron, 42 gramos de applejack (en esta ocasión, necesitaremos una tienda especializada, aunque se puede conseguir este licor sin demasiada dificultad en nuestro país), 28 g de Southern Comfort, 28 gramos de azúcar, el zumo de media lima, hielo triturado y, para el flameado final (sí, con fuego y todo), una gran cucharada de ron y la piel entera de la media lima.

Para hacerlo, necesitaremos mezclar los ingredientes en una batidora hasta producir una crema espesa y helada como el sorbete. Después, la serviremos en un vaso de combinados haciendo 'una montaña'. A continuación, deberemos colocar encima la cáscara de la lima vacía, con el hueco en la parte de arriba, como si fuera el cráter de un volcán y la deberemos llenar con la cucharada sopera de ron calentado. Después, le prenderemos fuego y, como explica Michael Jackson, "deberemos admirar la escena volcánica". Por último, a la hora de tomarlo, deberemos hacerlo según el calor del cráter "vaya derritiendo la moontaña helada gracias a una pajita".

Coctelería Recetas Recetas rápidas
El redactor recomienda