No es un casino, no es un teatro, no es un restaurante… Es Odiseo
  1. Gastronomía y cocina
en Murcia

No es un casino, no es un teatro, no es un restaurante… Es Odiseo

Es un alucinante edificio que, aparte de tener la piscina volada más grande de Europa, aloja en su interior una sala de espectáculos, un casino, una discoteca, dos bares... Es probablemente el centro de ocio más increíble de España

Foto: Odiseo. (Foto: Clavel Arquitectos)
Odiseo. (Foto: Clavel Arquitectos)

Odiseo en griego o Ulises en latín dan nombre al legendario personaje que protagoniza la Odisea, la inmortal obra de Homero. Odisea es sinónimo de empresa difícil, llena de épicas y epopéyicas dificultades. Cuando el grupo Orenes -una de las mayores empresas del sector del ocio en nuestro país- abordó el macroproyecto de Odiseo no imaginaba que la denominación elegida para bautizar al centro fuese tan apropiada, pues define a la perfección el largo y proceloso proceso por el que ha tenido que pasar su realización y puesta en marcha. Para empezar, la complejidad del singular proyecto arquitectónico de Manuel Clavel –conocido profesional autor de grandes obras internacionales– se gestó a lo largo de 4 largos años y su inauguración se realizó únicamente 2 semanas antes del inicio del estado de alarma pandémico. Lo dicho, un proyecto contra viento y marea; una verdadera odisea.

Con el desconfinamiento llegó la reapertura de Odiseo y con ella la posibilidad de conocer este sorprendente centro de ocio y gastronomía que uno podría llegar a imaginar en alguna gran y moderna metrópoli del mundo: Shanghái, Singapur, Dubái…, pero nunca a las afueras de Murcia.

Esta pequeña Las Vegas murciana costó 30 millones de euros y, pese a la pandemia, sus perspectivas siguen siendo positivas

Odiseo es como un espejismo hecho realidad. Para empezar, el desconcertante diseño del edificio recuerda externamente a una cascada congelada; a un inmenso torrente metálico suspendido en el tiempo y en el espacio. Internamente, cuando estás en alguna de sus ajardinadas y fantasiosamente iluminadas terrazas exteriores, es como si te encontrases dentro de un órgano gigantesco o en el interior de un bosque de bambús dorados.

Pero hagamos un pequeño recorrido por el interior de este sorprendente lugar. Para empezar, el casino que alberga Odiseo es un luminoso y brillante espacio en el que, por ejemplo, los tapetes de todas las mesas de juego –blackjack, ruleta…– son digitales; algo infrecuente en este tipo de establecimientos, pero natural en este caso si tenemos en cuenta que el grupo Orenes está a la vanguardia de las equipaciones de última generación relacionadas con el mundo del juego, no en vano es uno de los proveedores más cualificados de máquinas e instalaciones de los casinos de Las Vegas.

Odiseo, en Murcia.
Odiseo, en Murcia.

La sala de espectáculos, que por el momento no puede funcionar por razones coronavíricas, programará shows diseñados por el equipo del ibicenco Lio.

Con tener casi de todo, la oferta gastronómica de Odiseo es quizás el eje central de este “ecosistema de ocio global”, como lo denomina Arturo Trujillo, director de restauración del centro y quien consiguió animar a Nazario Cano –conocido chef con estrella Michelin en El Rodat de Jávea– para responsabilizarse del diseño de toda la oferta culinaria de este gran proyecto de ocio.

De abajo a arriba, esta es la oferta gastro de Odiseo: en su planta inferior, un sport bar -con la pantalla curva mayor de Europa- y un restaurante nikkei; en la primera planta se sirven cenas acompañando los shows que tienen lugar los fines de semana; en su segundo nivel se puede disfrutar de un bar y dos terrazas, en una de las cuales se puede cenar. En esta primera planta hay dos restaurantes; uno de ellos más grande y con una amplísima carta y otro –más gastronómico y únicamente para 35 personas– en el que se sirven dos menús degustación. Finalmente, la terraza superior –en la que se encuentra la piscina volada– está reservada únicamente para eventos privados con cocina in situ.

Uno de los bares de Odiseo.
Uno de los bares de Odiseo.

Como muestra del alto nivel de la oferta gastronómica de Nazario Cano, aquí va el menú degustación que pudimos disfrutar nosotros:
profiteroles de parmesano; tiradito de pez limón, muselina de cangrejo y suquet; wagyu macerado y ahumado, emulsión de miso y caviar; lomo de vaca madurada, ostra y mayonesa japonesa; arroz a banda en mano con gambita y calamar; lubina frita y salsa bearnesa; taco de cabrito, pesto, huevas en salazón, parmesano y crema de shiso; cierva con cacao y café; cremosos de chocolate blanco, al ron tostado, mousse de vainilla, nuez de pecan y helado de haba tonka.

En la noche, la construcción adquiere una especial relevancia al iluminarse enteramente y dejar ver, tanto en su enorme friso superior como en su gigantesco zócalo inferior, el nombre de Odiseo repetido -en descomunales letras- a lo largo y ancho de todas las fachadas del edificio, haciéndolo visible desde varios kilómetros de distancia. Como inmensas estalactitas y estalagmitas las formas cilíndricas de las cuatro caras del colosal tubo descienden y se elevan, unas al encuentro de las otras, haciendo que el efecto resulte espectacularmente llamativo

Aunque esta pequeña Las Vegas murciana costó 30 millones de euros y, pese a que la pandemia sobrevino pocas semanas después de su inauguración, sus perspectivas siguen siendo positivas para el grupo Orenes, que confía en poder consolidar Odiseo y convertirlo en un auténtico referente en el panorama mundial del gran ocio adulto.

Restaurantes
El redactor recomienda