El abajao y otros platos andaluces poco conocidos
  1. Gastronomía y cocina
Con sabor árabe

El abajao y otros platos andaluces poco conocidos

Esta cocina sureña es mucho más que salmorejo o gazpacho. Entre sus preparaciones más típicas (y desconocidas) están también la torta real, la alboronía o la tosta triguereña

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Andalucía posee una gastronomía muy variada, con una gran influencia del aceite de oliva, pero también de las hortalizas, el pescado y la repostería a base de almendras, herencia directa de su pasado árabe.

Entre los platos más conocidos, el salmorejo, el pescaíto frito o la tortilla de camarones traspasan fronteras. Pero hay muchos otros que, a pesar de estar deliciosos, no son tan conocidos.

Abajao

El abajao es un plato típico de Arcos de la Frontera (Cádiz). Se trata de una especie de sopa elaborada con pan y espárragos trigueros. Existen algunas variantes, pero la receta original lleva estos ingredientes, además de cebolla, tomate, pimiento, ajo, huevos, agua, aceite y sal. En algunos pueblos de la provincia de Cádiz podemos ver un tipo de abajao que incluye patatas, creando así una especie de tortilla en lugar de sopa.

Se dice que este es un plato de aprovechamiento ya que, además de los ingredientes mencionados, podemos añadir otros que tengamos en la nevera y a los que le queramos dar salida, como pimiento rojo, judías verdes o incluso, los más atrevidos, algo de queso.

Torta parda

También en la provincia de Cádiz, concretamente en Medina Sidonia, encontramos la torta parda. Se trata de un dulce tradicional de Navidad que puede tener forma de magdalena o de empanada pequeña y está compuesto por una masa de harina y almendra rellena de cabello de ángel.

Al contrario del abajao, que debe consumirse caliente, para la torta parda hay que esperar a que enfríe antes de tomarla. Aunque es un dulce que se prepara en los hogares gaditanos sobre todo en Navidad, podemos darnos el gustazo en cualquier época del año. Existen pastelerías en la provincia que lo tienen todo el año.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Remojón

El remojón granadino es una receta heredada de la etapa árabe de la provincia. De hecho, las dos recetas que vamos a ver de Granada son herencia de este pasado. En este caso, el remojón es una ensalada de naranja, muy fácil de preparar y especialmente práctica para consumir en verano por ser fría y sencilla de transportar a nuestras escapadas en la playa, el campo, etc. La receta base del remojón lleva naranja, bacalao y cebolleta, pero, al igual que vimos con el abajao, podemos convertirlo en un plato de aprovechamiento y añadirle otros ingredientes que tengamos en la nevera para hacerla aún más nutritiva, como huevo cocido, aceitunas, pepino, tomate…

También existe una variante de la Axarquía malagueña a la que se le suele añadir patata cocida. La clave está en crear una ensalada donde la protagonista sea la naranja.

Torta real

En la costa de Granada y más concretamente en la ciudad de Motril, la torta real es un postre árabe a base de almendra y merengue, muy típico de la región. En la pastelería Videras, donde, dicen los nativos, se prepara la mejor torta real de Motril, se venden en torno a 400 kilos semanales de este postre.

Se puede preparar en una sola unidad grande o en formato individual. La torta real tiene dos partes bien diferenciadas. La parte exterior lleva una especie de merengue con una capa bien cuajada que tendremos que romper con la cuchara para poder acceder al interior. Allí, degustaremos una masa de almendra, azúcar y huevo, deliciosa (y calórica) como ella sola. Esta masa viene envuelta en una fina capa de hojaldre, que le aporta armazón para sostener el contenido.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Borrachillos

En la repostería granadina también son muy conocidos los borrachillos, aunque esta vez tenemos que irnos hasta las Alpujarras, la zona de la sierra, y más concretamente a Pampaneira para encontrar la cuna original de este postre.

Se suelen servir en forma de bastones y sin ninguna sorpresa vemos que también tiene influencia árabe. Un buen ejemplo lo encontramos en el Hostal Rural Pampaneira Casa Alfonso, que lleva más de 40 años preparando esta receta. Lleva harina, vino blanco, aceite de oliva y anís. La masa resultante de combinar estos ingredientes se reboza en azúcar.

Además de hortalizas y aceite de oliva, se trabaja con la almendra, especialmente en repostería

Tosta triguereña

La tosta triguereña es un entrante típico del pueblo de Trigueros, en Huelva. Se puede consumir también en el desayuno o en la merienda y consiste en un pan alto y grueso, con buena miga, tostado y empapado de aceite de oliva. En la parte superior se acompaña habitualmente de jamón, aunque se pueden utilizar otros ingredientes, al gusto del consumidor.

Se consume principalmente en invierno, pero la facilidad de la receta y la base de los ingredientes hace que sea una preparación óptima para cualquier época del año.

Alboronía

Por último, en Sevilla degustan un plato de cuchara muy nutritivo, a base de hortalizas y verduras. Los ingredientes más destacados son las berenjenas y calabazas. Se acompañan también por calabacines, cebolla, tomates, ajo, pimentón, aceite, pimienta y sal. Se hace un sofrito con las verduras y después se rehoga todo en una cazuela, donde se deja cocer durante unos minutos. Se puede coronar con un huevo duro picado en cada plato.

Gazpachuelo

El gazpacho es uno de los platos más conocidos de la gastronomía andaluza. Aunque el nombre es similar al gazpachuelo malagueño, no tienen nada en común. Este es una sopa fría o caliente a base de pan, clara de huevo y agua, que se mezcla bien con una mahonesa casera y unas gotas de zumo de limón.

Repostería Aperitivo Hortalizas Ruta gastronómica
El redactor recomienda