Un nuevo 'traje' moderno y elegante para el Gran Duque de Alba
  1. Gastronomía y cocina
Brandy emblemático

Un nuevo 'traje' moderno y elegante para el Gran Duque de Alba

Unos sutiles, pero estratégicos, retoques ofrecen una imagen renovada del icónico Gran Reserva de la jerezana bodega Williams & Humbert

placeholder Foto: Botella brandy Gran Duque de Alba.
Botella brandy Gran Duque de Alba.

Bodegas Williams & Humbert actualiza la imagen de su emblemático brandy Solera Gran Reserva con un diseño moderno y elegante. La nueva presentación es más contemporánea, aunque al mismo tiempo se mantiene fiel a los orígenes de un diseño cuya creatividad es parte del legado de la compañía jerezana.

El cambio de presentación consiste en la renovación iconográfica de la botella, elaborada con cristal de altísima calidad y en la que destacan unas aristas en la base que le dotan de gran personalidad. El cierre con tapón de corcho mantiene su color rojo, aunque cobra más protagonismo con su tamaño, forma y el grabado del escudo de la Casa de Alba.

El nuevo formato aporta una distinción especial, posicionándolo en una línea más moderna con el objetivo de cautivar nuevos públicos

La etiqueta es ahora transparente con el nombre de la marca en su rotulación casi original junto a la firma del propio gran duque de Alba y, aunque desaparece el lacre, la botella mantiene su característica cinta roja.

Una marca con más de 75 años

Con este ‘rejuvenecimiento’, Bodegas Williams & Humbert da un paso adelante en una de sus marcas más reconocidas y prestigiosas, reafirmando su apuesta por el mercado del brandy de Jerez, tanto a nivel nacional como internacional. Según Jesús Medina, director de la compañía, “el nuevo formato le aporta una distinción especial, posicionándolo en una línea más moderna con el objetivo de cautivar a otros públicos y adaptarse a las actuales tendencias de consumo en el sector de los espirituosos”.

placeholder Nueva imagen del icónico brandy.
Nueva imagen del icónico brandy.

Esta imagen renovada y más sofisticada no pierde los valores y la personalidad de una marca con más de 75 años en el mercado. Un diseño que sigue reflejando su calidad y cuidada elaboración artesanal, fruto de los años de experiencia de una bodega centenaria. En su interior, la misma excelencia de un brandy premiado internacionalmente.

La marca se lanzó en 1945 e inicialmente debía llevar el nombre del séptimo duque de Alba, Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, quien, justo antes de su lanzamiento, quedó tan impresionado al degustar el noble producto que sugirió que sería mucho más apropiado utilizar el nombre de su antepasado, Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, el gran duque de Alba.

El entonces conservador de la colección de arte del palacio de Liria realizó el boceto para la primera etiqueta inspirándose en el autorretrato pintado por Tiziano. En la década de los setenta, Antoni Cumella, uno de los grandes ceramistas del siglo XX, hizo el diseño de una nueva botella.

Todas estas señas de identidad siguen presentes en el aspecto renovado.

Vinos Bebidas Tendencias de consumo
El redactor recomienda