No solo para el guacamole: el aguacate en repostería
  1. Gastronomía y cocina
Múltiples usos

No solo para el guacamole: el aguacate en repostería

Esta fruta también da juego a la hora de hacer recetas dulces y muy llamativas por su color, como, por ejemplo, trufas, smoothies o una mousse cremosa. Te sorprenderás

placeholder Foto: Helado de aguacate. (iStock)
Helado de aguacate. (iStock)

El aguacate está de moda, eso es un hecho. Se come en tostas acompañado de todo tipo de ingredientes, en ensaladas, en salsas como el guacamole… Pero, aunque es común encontrarlo en elaboraciones saladas, esta fruta también tiene potencial para participar en recetas dulces y postres, dando más juego en la cocina gracias a lo cremoso y sabroso que resulta. Además, se trata de otra alternativa para aprovechar sus múltiples beneficios, entre los que destacan ser una fuente natural de energía, cuidar la salud cardiovascular, relajar el sistema nervioso o proteger nuestra visión. Por ello, en Alimente vamos a explicar cómo podemos aprovechar este llamativo ingrediente para elaborar postres y sorprender a nuestro paladar.

Helados

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La carne del aguacate se puede utilizar para hacer un helado de sabor suave. Para ello, hay que usar ejemplares que se encuentren en un estado óptimo de maduración, con la pulpa cremosa y tierna para que se pueda mezclar con otros ingredientes. Solo hay que añadirlos a la batidora e incorporar azúcar o miel si queremos dar un punto dulce, aunque aumentará sus calorías. También podemos echar otros toppings como pepitas de chocolate, cacao, plátano o menta para modificar sus matices. Vertemos leche y un poco de limón, mezclamos todo con la batidora y lo introducimos en el congelador. También se puede usar una heladera en el caso de que la tengáis. De esta forma, creamos un helado con un color muy llamativo.

En galletas

Esta fruta también se puede usar para hacer unas galletas o pastas que resultan sorprendentes por la melosidad y el color que ofrecen después a este dulce bocado. Combinando la pulpa del aguacate con harina o cereales, como la avena, creamos la masa para hacer galletas, a la que también es posible añadir azúcar o fruta, para que ganen un sabor dulce, y levadura, para que crezcan en volumen.

Smoothies

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los smoothies son una de las maneras más sencillas de tomar frutas y verduras, ideales para que los más pequeños de la casa las introduzcan en su dieta. Solo hay que añadir y batir las variedades seleccionadas con un elemento congelado, como hielo, helado o yogur, para que esté fresco y tenga una textura más espesa. El aguacate es perfecto para hacer unos smoothies verdes con kiwis, espinacas o kale, entre otros alimentos; pero también admite chocolate o plátano para lograr diferentes sabores. ¿El resultado? Una forma rápida y práctica de aprovechar todos sus nutrientes.

Trufas

Estas típicas bolitas de chocolate pueden ganar un sabor y una textura inusitados si se utiliza aguacate como parte de la masa. Solo hay que machacar la pulpa, incorporar chocolate para postres fundido y mezclar ambos ingredientes para crear una pasta, que es con la que se harán las trufas. Después, las cubrimos con cacao en polvo y las guardamos en la nevera para que se solidifiquen y ganen consistencia. Además, pueden aguantar hasta un par de días en perfecto estado.

Mousse

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La cremosidad del aguacate lo hace ideal para elaborar una original mousse. Esta se puede hacer para incluirla en otras recetas saladas o para mezclarla con ingredientes dulces y crear un postre cremoso. En esta línea, el prestigioso chef Gordon Ramsey propone una receta en la que el aguacate se mezcla con cacao en polvo, vainilla y miel, al gusto, hasta alcanzar la textura deseada.

Bizcochos y brownies

Las recetas tradicionales de bizcochos y brownies se pueden elaborar también con aguacates para garantizar una textura sabrosa y húmeda, un gusto diferente y unas propiedades más saludables. Solo hay que coger la pulpa madura de esta fruta, mezclarla con chocolate fundido, harina, huevos y azúcar -en función del acabado que se quiera obtener- e introducir la masa en un molde para hornear. También admite otros ingredientes como aceite de oliva, miel, trozos de fruta, frutos secos… Una manera diferente de variar este tipo de bizcochos y lograr que adopten un color verdoso y un sabor menos habitual.

Verduras Fruta Postres
El redactor recomienda