Bruno Paillard y Real Caviar se unen para celebrar una primavera muy especial
  1. Gastronomía y cocina
gourmet, foodie, disfrutón...

Bruno Paillard y Real Caviar se unen para celebrar una primavera muy especial

La marca más joven de champán y la enseña de referencia en España en la selección e importación de los mejores caviares se han unido para mostrar, en una deliciosa cata, lo bien que se llevan en nuestro paladar

placeholder Foto: Caviar y champán.
Caviar y champán.

Para celebrar esta esperanzadora y muy especial primavera poscovid, en la que aspiramos a podernos librar de buena parte de las restricciones que han limitado tanto nuestra vida durante el último año, nada mejor que hacerlo, por todo lo alto, degustando dos de los productos más icónicos y deseados de la alta gastronomía mundial: el champán y el caviar.

Y eso es precisamente lo que se les ha ocurrido a Bruno Paillard y Real Caviar, unir sus productos para mostrar la perfecta pareja organoléptica que forman el más noble de los vinos –con permiso del jerez– y el más distinguido de los manjares. La ceremonia de maridaje gustativo ha tenido lugar en un tradicional establecimiento madrileño del buen comer y del buen beber: el Asador Real.

Foto: Eduard Xatruch, Mateu Casañas y Oriol Castro. ( @Joan Valera)

Hay que decir que el gusto tanto por el caviar como por el champán es mucho y viene de lejos. El caviar ya lo tomaban los persas y, además de gustarles mucho, le atribuían sorprendentes propiedades vitalizantes; Cervantes, por su parte, lo menciona en el 'Quijote', hablando de él como “un manjar negro que dicen que se llama caviar y está hecho de huevas de pescado”. En cuanto al champán, baste decir de él que ya deslumbró a su propio descubridor –Dom Pérignon–, que al probarlo por primera vez exclamó jubiloso y exultante: “Venid, hermanos, estoy bebiendo estrellas”.

El champán

Pero volvamos con nuestros 'contrayentes'. Los protagonistas de este exquisito enlace gastronómico, estuvieron acompañados en todo momento por una amplia representación de su familia de productos. Por parte del champagne Bruno Paillard estuvieron presentes:

  • Bruno Paillard Cuvée 72. Champán vivo, brillante y profundo en boca. Coupage obtenido a partir de una treintena de añadas procedentes de cepas cultivadas de forma ecológica, y de parte de cosecha nueva, de meunier, chardonnay y pinot noir. El 72 de la denominación hace referencia a los 36 meses de crianza + los 36 meses de maduración posdegüelle.
  • Bruno Paillard Dosage: Zero. Champán de burbuja muy fina y persistente y delicioso y equilibrado paladar. Coupage de vinos de reserva y cosecha nueva de pinot meunier, chardonnay y pinot noir.
  • El Dosage: Zero de la denominación, significa que es el tipo de champán más seco, con un mínimo de azúcar añadido.
  • Bruno Paillard Blanc de Blancs Gran Cru, fino y brillante champán multi-vintage, elaborado con uva chardonnay procedente de las mejores zonas (Grand Cru) de la famosa Côte des Blancs. Crianza de 4 años, más 10 meses posdegüelle.
placeholder

Aunque los tres espumosos anteriores fueron los únicos que participaron en la cata, la gama completa de la Maison Bruno Paillard incluye, entre otros:

  • Brut Millésimé 2004 Blanc de Blancs, champán de añada (millésimé), elegante y equilibrado. Elaborado exclusivamente con uvas chardonnay de las mejores añadas. Crianza de 9 años y 12 meses posdegüelle
  • NPU 1999 Ultimate Nec Plus Ultra. Un champán único, elaborado exclusivamente a partir de añadas excepcionales. De color dorado profundo y complejos aromas. Es la creación cumbre de la marca.
  • Rosé Première Cuvée, un delicado champán rosado, multi-vintage, de precioso tono dorado cobrizo, obtenido a partir del primer prensado de la uva pinot noir y que en parte de su elaboración incorpora 25 vinos de diferentes grandes añadas desde 1985. Crianza de 3 años, más 5 meses después del degüelle.

Todos los vinos de esta pequeña bodega francesa están elaborados siguiendo los obsesivos niveles de excelencia que persigue e impone en todos los procesos de viticultura y vinificación el propio fundador y propietario de la marca, Bruno Paillard.

El caviar

La familia de productos que, por su parte, presentó Royal Caviar para emparejarlos con los champanes elegidos fueron:

  • Real Caviar Osetra (Moldavia). Un caviar de hueva muy suelta, textura muy firme y de color gris claro con toques esmeralda; enteramente natural, sin conservantes, que llama la atención por su suave y terroso paladar.
  • Real Caviar Amur Beluga. Un caviar híbrido procedente del río Amur (frontera ruso–china); agradablemente salino y muy equilibrado.
  • Real Caviar Beluga iraní. El caviar top, sofisticado, intenso, cremoso y lleno de matices. El sabor más universal del gran caviar
  • La oferta de Real Caviar se completa con tres variedades más: el Albino, el Imperial y el Beluga 000.
placeholder Real Caviar.
Real Caviar.

Desde que en 2008 se prohibió la pesca del esturión salvaje, la producción de caviar es de 'cultivo'; lo cual ha dado lugar a un mercado muy dinámico que ha conseguido que este producto sea mucho más accesible para todos. Hoy el caviar es un producto que, en palabras de Pablo Suárez –director de Vinumium, empresa distribuidora tanto del champán como del caviar de nuestra cata–, ha pasado del elitismo al hedonismo.

La cata

Después de los nueve sorbos y nueve cucharaditas de caviar de la cata, la conclusión principal es que la armonía en boca de los tres champanes y los tres caviares fue más que satisfactoria en todos los casos. A destacar especialmente es el descubrimiento del Osetra procedente de Moldavia, por su sabor natural sin aditivos, y, sobre todo, el Amur Beluga, un caviar enormemente versátil que se lleva bien con todo y que, además, es el caviar más barato.

La fiesta de las delicadas burbujas doradas y de las pequeñas y exquisitas perlas negras, resultó todo un éxito; y no podemos por menos que recomendar vivamente a todo gran amante de la mesa: gourmet, gourmand, gastrónomo, foodie, disfrutón…, que no deje de frecuentar a esta deliciosa pareja, porque le hará pasar unos inolvidables momentos que le dejaraán un inmejorable sabor de boca.

Para tomar un magnífico champán o deleitarse con un excelente caviar, nunca es mal momento, y menos si se toman juntos y son Bruno Paillard y Real Caviar. Como decía Winston Churchill del líquido espumoso, lo que sería igualmente aplicable al caviar: “Te lo mereces cuando ganas y lo necesitas cuando pierdes”.

Champán
El redactor recomienda