Así es la nueva factoría cervecera de 1.300m2 en la que se formarán los futuros hosteleros
  1. Gastronomía y cocina
se prevén 15.000 visitantes al año

Así es la nueva factoría cervecera de 1.300m2 en la que se formarán los futuros hosteleros

En el edificio donde nació Cruzcampo, los visitantes podrán disfrutar de la cultura cervecera y degustar hasta 30 recetas artesanas diferentes al año

Foto: Foto: Cortesía.
Foto: Cortesía.

A principios de siglo XX, dos hermanos, Tomás y Roberto Osborne, tuvieron un sueño: crear la cerveza idónea para el cálido clima del sur. Para ello, construyeron una fábrica en el barrio de Nervión, en unos terrenos al lado del Templete de la Cruz del Campo. Así nació en 1904 la fábrica de la primera Cruzcampo, resultado de una cepa de levadura única, que dota a la cerveza de un suave amargor y un aroma frutal.

Casi 120 años después, este espacio reabre las puertas del antiguo complejo de más de 1.300 metros cuadrados en la ciudad de Sevilla. Las recién inauguradas instalaciones de Factoría Cruzcampo mantienen el estilo original del edificio, con las paredes de ladrillo desnudas y techos de más de 15 metros de alto. Este nuevo templo de la cerveza pretende no solo compartir la cultura en torno a dicho producto, sino también impulsar el talento de las nuevas generaciones y fomentar su empleo a través de los proyectos de la marca y su fundación.

placeholder Los maestros cerveceros comparten espacio, experiencia y conocimiento con los jóvenes de Talento Cruzcampo. (Cortesía)
Los maestros cerveceros comparten espacio, experiencia y conocimiento con los jóvenes de Talento Cruzcampo. (Cortesía)

En este centro de creación, los dos maestros cerveceros Juan Jiménez e Irene Pascual comparten espacio, experiencias y conocimientos con los jóvenes de la plataforma social Talento Cruzcampo que inspira a estudiantes de hostelería a construirse una carrera. Son alumnos de ocho nacionalidades diferentes, becados por la Fundación Cruzcampo y para los que este nuevo espacio supone un lugar de prácticas con público real para completar su formación, así como prepararse ante los retos presentes y futuros del sector. Tras haberse completado la primera edición del programa, ya está abierto el plazo de inscripción para una nueva convocatoria.

"Sin duda, una de las mejores cosas que nos ofrece este espacio es el contacto con el público. Para un trabajo creativo como el nuestro, es una gran inspiración poder contar con la respuesta real del visitante cuando prueba alguna de nuestras elaboraciones. Ver su cara, su reacción. Eso nos ayuda a evolucionar y seguir haciendo cosas mejores, distintas", explica Irene Pascual.

Asimismo, serán los visitantes los que contribuyan en la formación de estas nuevas generaciones, ya que con cada euro aportado en 2021 la empresa cervecera destinará 10 euros a los programas de formación impulsados por su fundación. En estos 1.300 metros cuadrados, cuyo corazón son los tanques de su microcervecería urbana, los amantes de la cerveza podrán aprender y seguir en directo el proceso de elaboración de esta bebida, además de degustarla allí mismo. Cruzcampo prevé acoger a unos 15.000 visitantes al año.

Cultura cervecera

Factoría Cruzcampo está llamada a convertirse en un nuevo reclamo para la capital hispalense. Los maestros cerveceros Jiménez y Pascual aspiran a elaborar hasta 30 recetas artesanas diferentes al año, lo que se traduce en unas 400.000 cañas de hasta siete variedades diferentes al mismo tiempo. Hoy el visitante puede catar cervezas ‘con mucho acento’, como Mijita, con notas aromáticas y una pequeña cantidad de alcohol; Coraje, una 'dubbel' belga; Duende, una American IPA con sabor y aroma tropical, y La Descará, con un tono anaranjado y sabor dulzón gracias a la miel de azahar de Lora del Río, así como los toques cítricos y refrescantes que le aportan las naranjas.

placeholder Mijita, Coraje, Duende o La Descará son algunas de las variedades de cerveza. (Cortesía)
Mijita, Coraje, Duende o La Descará son algunas de las variedades de cerveza. (Cortesía)

En la antigua fábrica, y vía reserva previa a través de la web, los visitantes podrán vivir una experiencia cervecera donde conocer el proceso y las curiosidades en la elaboración de esta bebida a partir de distintas actividades, entre las que destacan: Cata con mucho duende, una cata a ciegas de cuatro cervezas artesanas; la Cata aliñá con gastronomía de la buena, cuatro cervezas armonizadas con cuatro tapas, o el Menú armonizado y el Tapeíto cervecero, catas de cervezas artesanas y los platos con los que los participantes del programa de formación deleitarán a los visitantes. Además del elixir rubio, los futuros hosteleros usarán ingredientes de temporada, locales y de proximidad. Todas las actividades tienen una duración aproximada de entre una hora y media y dos horas, y se realizan en grupos de un máximo de 12 personas.

En palabras de Guillaume Duverdier, presidente de Heineken España y de su Fundación Cruzcampo, el propósito de este proyecto es "impulsar el talento de las nuevas generaciones y apoyar la transformación de la hostelería". Una idea que refuerza Carmen Ponce, vicepresidenta de la fundación y directora de Relaciones Corporativas de la compañía, que pone de relieve "nuestro compromiso con la sociedad y con Andalucía, donde contamos con el 40% de nuestra plantilla y generamos 25.000 empleos indirectos e inducidos, dos fábricas en Sevilla y Jaén y ya contábamos con un centro de innovación cervecera, la Fábrica de Cruzcampo de Málaga".

ECBrands BrandsAlimentación Cerveza Hostelería