Etxeko y Bless Hotel Ibiza, hedonismo que sabe a estrella Michelin
  1. Gastronomía y cocina
Sello Berasategui

Etxeko y Bless Hotel Ibiza, hedonismo que sabe a estrella Michelin

El hotel, un mirador sobre Cala Nova, cuenta con cinco espacios gastronómicos entre los que destaca el del chef más estrellado de España, un viaje al País Vasco con guiños baleares

placeholder Foto: Bless Hotel Ibiza.
Bless Hotel Ibiza.

Es, con todas sus letras, una bendición en Ibiza, un concepto que huye del 'meollo' isleño para convertirse en estancia obligatoria hacia el norte. El desembarco de Palladium Hotel Group con su marca más selecta supera incluso al de Madrid en una imponente atalaya sobre el prístino Mediterráneo, del que se goza en sus piscinas de azul infinito.

Con grandes dosis de estilo en todas sus estancias, en las que predomina esa combinación tan Chanel de blanco impoluto y negro, la experiencia aquí va desde el confort de sus luminosas habitaciones, con comodidades de lujo, a un bellísimo spa de nivel. Y de nivel es, asimismo, la cocina que brilla en especial en el Etxeko de Martín Berasategui, a caballo entre lo vasco y lo balear, entre los platos icónicos del chef y las brillantes aportaciones de un equipo liderado por el cordobés Paco Budia.

"Propongo viajar a través de mis orígenes en la parte vieja de San Sebastián y seducir con mis creaciones, según el antojo del mar, el campo y las estaciones"

“Etxeko significa ‘casa’ y nos gustaría precisamente eso, que los comensales se sientan en casa”. Así nos da la bienvenida Héctor Suárez, flamante metre. Para ello, lo mejor es disponerse a disfrutar de uno de los dos menús: El viaje de Martín (nueve pases, 120 euros) y El tilín del paladar (siete pases, 80 euros). Aparte, hay una concreta carta con varios platos de estas degustaciones.

“En Etxeko Ibiza propongo viajar a través de mis orígenes en la parte vieja de San Sebastián y seducir con mis creaciones, según el antojo del mar, el campo y las estaciones”, rezan las cartas con palabras del propio Berasategui. En todo “queremos usar la materia prima de cada sitio, hacer un guiño al lugar en el que estamos cocinando. Tomate, sobrasada, hierbas, queso de cabra autóctona… Siempre teniendo presentes los orígenes del norte”, nos confirmará en la mesa Budia.

Explosión de los sentidos

Comenzamos con los aperitivos, introducidos por un esmerado servicio. El primer bocado es un refrescante melón osmotizado en caipiriña que prepara el paladar en los inicios. Un crujiente de calamar con su propia tinta, cremas de sobrasada ibicenca y gelatinas de miel y una croqueta semilíquida de queso de cabra ibicenca con espinacas completan el trío. Las cuatro mantequillas, de citronela y hojas de limón y kéfir, tomate ibicenco, tomillo y limón y hongos, sobre pan de algarroba y de semillas, siguen anticipando grandes sensaciones.

placeholder Aperitivos Etxeko.
Aperitivos Etxeko.

El primer plato del menú es una espuma de jalapeño con pimientos italianos, un helado de ajo negro que le da un toque dulce, mayonesa de pepino y, en el fondo, un sashimi de caballa. Una de las enseñas de Martín Berasategui, el milhojas caramelizado de foie, anguila ahumada y manzana verde aparece a continuación y es siempre sobresaliente desde hace 25 años.

Vuelve el producto insular en los tomates ibicencos con una base de encurtidos líquidos, nieve de queso y un fresquísimo tartar de tomate. Otro gran paso, el siguiente, lo protagoniza el tataki de vaca vieja con romero, tomillo y naranja. El helado de mostaza y limón a las finas hierbas, la cebolla encurtida con frambuesa, los toques de puré de setas y la salsa teriyaki cítrica que cubre la carne son sublimes.

La merluza al grill con curry massamam nos lleva a otro paraíso, a Tailandia. Moluscos y mariscos en texturas, como el polvo de gamba o la esferificación de mejillón, complementan junto a unas pinceladas cremosas de bloody mary.

El solomillo Luismi, proveedor de confianza del cocinero vasco, aparece sobre clorofila de acelgas y espinacas y pequeños trocitos de jamón Cinco Jotas. Los gnocchi de mozzarella aligeran los aires ibéricos del conjunto.

Un gran final

El final dulce tira de cítricos con unos bombones de yogur natural, unos crujientes de merengue, un helado de yogur griego a la pimienta rosa y una tierra cítrica. Mermeladas de mango y fruta de la pasión y licor de genciana, a imagen de las hierbas ibicencas, redondean los chispeantes matices. La crema de café y chocolate con bizcochos de chocolate, crujientes de almendra y caramelo, gelatinas de café, tierra de chocolate y helado de tiramisú es idónea para los más golosos. Los petit fours, un financier de limón y almendra, una nube de cacao, una sopa fría de té rooibos con galletas, un delicioso Ferrero Rocher casero y una golosina de fresa ácida demuestran técnica, delicadeza y saber hacer hasta el final.

placeholder Milhojas.
Milhojas.

En cuanto a la propuesta líquida, Alejandro Vivas, sumiller, la comanda con presencia de grandes etiquetas nacionales y con amplia representación de muchas denominaciones, más grandes y más pequeñas. Cada apartado se inicia, ¡bravo!, con vinos baleares y hay espacio también para nombres propios internacionales, sobre todo champanes. Para estar donde estamos, gusta comprobar que los precios son medianamente contenidos.

Y del entorno, qué decir. Mirando al mar desde una fantástica terraza o desde una sofisticada sala que nos lleva hacia el interior y que apetece fotografiar, sobria y con elegantísimos elementos de diseño en el mobiliario, se entiende bien esa fusión entre costa e interior, entre isla y península en uno de los mejores restaurantes de alta cocina de Ibiza.

ETXEKO IBIZA

Av. Cala Nova s/n

Precio: Menús 80 y 120 euros

Horarios: de 19.30 a 01.00 h. Cierra los martes

www.blesscollectionhotels.com

Cocineros con estrella Mariscos Restaurantes
El redactor recomienda