Puigcerdá: un recorrido por la milla gastronómica de Madrid
  1. Gastronomía y cocina
El callejón de moda

Puigcerdá: un recorrido por la milla gastronómica de Madrid

¿Qué se cuece en uno de los callejones más emblemáticos de la capital? Buena restauración, ambiente divertido y una afluencia selecta son los ingredientes de este gran éxito. ¡Una apuesta segura para un apetecible plan veraniego!

placeholder Foto: Foto: El Confidencial.
Foto: El Confidencial.

Los Gallos, La Giralda, La Máquina… La reapertura de numerosos restaurantes con terraza tras la pandemia en la milla gastronómica de Madrid ha revitalizado la oferta de este enclave en el emblemático barrio de Salamanca, convirtiéndolo de nuevo en uno de los lugares de moda de este verano. ¿Por qué?

El Confidencial ha hablado con dos de los propietarios de los locales del callejón: Carlos Arias, de la Taberna Los Gallos -un restaurante creado por Pepe Caldas que ofrece cocina española de alta calidad en un ambiente elegante y relajado que “busca hacer feliz a la gente para que deje los problemas de lado y disfrute”-, y Germán Espinosa, de La Giralda, con una carta de marcado acento andaluz que dispone en su parte trasera de una coqueta terraza que da al callejón Puigcerdá, aunque el restaurante tiene su entrada principal por la calle Claudio Coello.

Arias y Espinosa se conocen hace años y, cuando llego al lugar, me los encuentro charlando amigablemente sobre las novedades en torno a la obra de El Babero, un local de copas al fondo del callejón. Como buen periodista, una vez sentado a mi mesa, agudizo el oído para enterarme de lo que se cuece y es entonces cuando reparan en mi presencia y me piden disculpas por darme la espalda. Así arranca una larga conversación que da pie a esta pieza informativa en la que nos describen los protagonistas el porqué de la fama de este privilegiado pasaje y cómo han trabajado para conseguirlo.

Puigcerdá (en catalán Puigcerdà) es un pueblo español de la comarca catalana de la Baja Cerdaña, situado en la provincia de Gerona cerca de la frontera con Francia


Lo primero que mencionan cuando se habla del éxito del callejón es sin duda la ubicación del mismo, en el corazón del glamuroso barrio de Salamanca. El entorno es inmejorable: una arteria peatonal estrecha que evoca imágenes de otras ciudades europeas, con sus edificios de dos alturas, fachadas singulares y vegetación natural, que hacen del lugar un espacio con estilo y encanto. Lo que más contribuye a crear el ambiente tan especial que se respira en el pasaje es la tranquilidad, ya que no hay tráfico ni ruidos circundantes.

'Afterwork' y mucho más

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Me cuentan que el ‘afterwork’ es doctrina en el callejón de moda y llego al lugar a pie -después de haberme inyectado la vacuna del covid-19- con idea de comprobarlo, pero tengan en cuenta los lectores que hay dos aparcamientos muy cercanos y la oferta de transporte público es amplia, además de los servicios privados, claro está, que no cesan de apear a personas en la calle Jorge Juan. No hay que olvidar que la calle homenaje al científico español, con la que linda este pasaje, es una de las principales vías comerciales del barrio, en la que se suceden una larga lista de firmas de moda, y que frecuentan destacados empresarios, artistas, amantes (como yo) del ‘afterwork’ y de los pequeños placeres de la vida, como son las ‘papas arrugás’ de Los Gallos o la tapa de pulpo braseado de La Giralda para comer o cenar.

En la placa pone que es calle de Puigcerdá, pero todo el mundo la conoce como el callejón de Puigcerdá. Puigcerdá (en catalán Puigcerdà) es un pueblo español de la comarca catalana de la Baja Cerdaña, situado en la provincia de Gerona cerca de la frontera con Francia. Pero también el Puigcerdá fue el único monitor, un tipo de barco de guerra blindado de pequeño tamaño, con que contó la Armada Española en su historia para la defensa de la ría de Bilbao y la Costa Cantábrica durante la tercera guerra carlista. La orden de construcción fue con fecha 29 de junio de 1874 y se realizó el encargo a los astilleros de la Societé Nouvelle des Forges et Chantiers de la Mediterranée, en La Seyne, Tolón, por un importe de 850.000 francos oro.​ Por Real Orden de 30 de octubre de 1874 se dispuso que se le diera el nombre de Puigcerdá.

Llego exhausto tras un paseo por los alrededores, por el corazón del comercio de lujo de Madrid: la alta concentración de grandes firmas de ropa, de hoteles de lujo y de buenos restaurantes hace que circulen diariamente por sus calles las personas que buscan distinción, que es lo que encuentran en este callejón.

Alta oferta gastronómica

placeholder Papas con mojo de Taberna Los Gallos.
Papas con mojo de Taberna Los Gallos.

Pero no solo de distinción vive el hombre en el caso que nos ocupa y, así, otra de las claves del éxito de esta arteria madrileña, en la que coinciden ambos propietarios, es en la alta oferta gastronómica: “Se trata de presentar una cocina de calidad, muy variada, en un entorno inmejorable, una oferta gastronómica de gran calidad en el barrio de Salamanca”, nos dicen Carlos y Germán.

Actualmente hay seis locales que ofrecen cocina española, italiana y andaluza. Todos conviven en armonía y no hay peleas ni disputas por los sitios. Cada restaurante tiene su zona acotada y diferenciada, tanto por el mobiliario como por la vegetación. Carlos nos relata que “la idea es ofrecer esta variedad y calidad gastronómica en un ambiente desenfadado y divertido”. Germán va más allá y asegura que “hay una inmejorable relación y colaboración total entre los propietarios”.

Los clientes solo tienen que elegir la cocina que más les gusta que, según ambos, es lo único que marca la diferencia entre unos locales y otros: “No hay ninguna guerra comercial”, sentencia Carlos. Ahora mismo los seis locales están abiertos y con las terrazas operativas, dando trabajo a muchas personas en un sector que ha sido muy castigado por el covid-19.

placeholder Pulpo braseado de La Giralda.
Pulpo braseado de La Giralda.

No en vano, según la Asociación Hostelería de Madrid, el sector madrileño ha sufrido mucho durante la pandemia. La Comunidad de Madrid registra este junio un total de 195.790 trabajadores en hostelería, de los cuales 168.235 son asalariados y 27.555 autónomos. Esta cifra supone un total de 7.815 trabajadores más (un 4,1% más) que el mes de junio del año pasado, en plena pandemia. Sin embargo, supone un descenso del 11,2% respecto al mes de junio de 2019 (prepandemia) con un balance de 24.757 trabajadores menos. Concretamente, a día de hoy en Los Gallos trabajan 45 personas y en La Giralda 25.

Un sondeo realizado por Hostelería Madrid revela que la recuperación está siendo dispar para los locales de hostelería en función de si disponen o no de terraza de veladores, quedando patente la importancia estratégica de estas en la recuperación de la facturación de los locales de hostelería cuando se supere la pandemia por completo.

Actualmente, todas las terrazas del callejón Puigcerdá están abiertas, lo que supone un impulso para sus propietarios y para la zona que se ha convertido en un lugar de encuentro para oficinistas, turistas y gastrónomos aficionados. A pesar de que en el pasado los vecinos se quejaron de los ruidos, olores y la difícil convivencia con las terrazas del callejón, “los restaurantes han logrado adecuarse a la normativa municipal y todos los problemas se solucionaron”, como nos afirman ambos propietarios.

Reservas con mucha antelación

placeholder Germán, posando junto a parte del equipo de La Giralda.
Germán, posando junto a parte del equipo de La Giralda.

La fama y la popularidad de este pequeño callejón hace que reservar en sus terrazas o en sus locales no sea una misión fácil. Para poder cenar un fin de semana, hay que coger mesa con muchos días de antelación. En concreto, para cenar un viernes o un sábado, en Los Gallos hay que reservar quince días antes y en la Giralda unos siete.

Pero para conseguir ser popular hay que trabajar y atraer clientela de todos los sitios. Los hosteleros del callejón tienen acuerdos con los hoteles del barrio de Salamanca y con turoperadores para que les envíen a sus huéspedes extranjeros. “Aunque con la pandemia han disminuido mucho las reservas de turistas, siempre hay reservas de los hoteles del barrio”, nos asegura Germán.

También los restaurantes están asociados a Distrito41, que agrupa a hosteleros, comerciantes y cadenas de hoteles para revitalizar el barrio y que está “convirtiendo la zona en un referente en la que las mejores tiendas y establecimientos abren sus puertas a un público ávido de experiencias únicas, formatos originales y espacios singulares”, según detallan en su web.

Uno a uno

placeholder Carlos y Pepe, junto a parte del equipo de Los Gallos.
Carlos y Pepe, junto a parte del equipo de Los Gallos.

Germán lleva en el negocio desde 1995 cuando abrió sus puertas en el callejón Puigcerdá y, además de su oferta gastronómica, La Giralda ofrece las Noches de Flamenco para todos sus clientes, una actividad muy popular que ahora está “de vacaciones” y que volverá después del verano.

Carlos, por su parte, inauguró, junto a Pepe Caldas (Grupo Babelia), Los Gallos, una preciosa casa reconvertida en restaurante en el callejón en 2012 y continúa ofreciendo sus servicios desde entonces con gran éxito de público y crítica.

Además, en este pequeño gran callejón hay otros restaurantes y bares de copas: El Babero (2010), La Máquina (2016) y Sotto Sopra (2019). Completa esta oferta gastronómica Cinco Jotas con sus productos de gran calidad de las Dehesas del Suroeste peninsular.

La fama de este callejón es internacional. Scott Schuman, autor de la ‘biblia’ del street style 'The Sartorialist', lo ha elegido como escenario en numerosas ocasiones. Se ofrece como lugar de grabaciones para cine y televisión, y está en todas las publicaciones turísticas de Madrid.

La psicología social nos habla de lo importante que son las relaciones sociales en la conducta y de la influencia de las mayorías en nuestras decisiones. Por eso si algo se pone de moda, todos queremos participar de ello y contarlo. No nos engañemos, tomarse algo en este bucólico callejón de Madrid es el broche de oro perfecto para acabar una jornada: un enclave privilegiado en el que el buen gusto y el estilo se dan la mano.

Restaurantes Pandemia
El redactor recomienda