Josean Alija te enseña a hacer los mejores mejillones de tu vida
  1. Gastronomía y cocina
En salsa

Josean Alija te enseña a hacer los mejores mejillones de tu vida

De la mano del chef del restaurante Nerua, en el Museo Guggenheim de Bilbao, podemos gozar de este suculento plato que además está cargado de nutrientes. Alta cocina en casa

Foto: Josean Alija, en su cocina.
Josean Alija, en su cocina.

Para Josean Alija, del restaurante Nerua (3 soles Guía Repsol), en el Museo Guggenheim de Bilbao, el mejillón es uno de los mejores productos que existen. "Es humilde, sencillo, sabroso y versátil", explica el cocinero, que propone para estos días elaborar una buena ración de mejillones bañados en salsa de tomate, una receta vasca muy tradicional de los txokos y con la que no podrás parar de mojar pan.

Ingredientes

  • 10 g de pimienta negra (para el caldo)
  • 1 cebolleta (para el caldo y el sofrito)
  • 1 guindilla (para el sofrito)
  • 1 kg mejillones (para el caldo)
  • 1 tacita de Martini blanco (para el caldo)
  • 2 vasos de salsa de tomate
  • 3-4 ajos (para el sofrito)
  • Agua que cubra el caldo
  • Ramillete de apio verde
  • Ramillete de perejil
  • Un puñado de tomillo seco
  • Verde de 1 o 2 puerros (para el caldo)

Elaboración

Comenzamos haciendo el caldo corto que dará un sabor intenso a los mejillones. Mezclamos todos los ingredientes: apio verde, perejil, pimienta negra, tomillo, lo verde del puerro, cebolleta... y lo ponemos a cocer en agua -con el chorro de Martini- para que extraiga todo el sabor de las verduras.

Por otra parte, hacemos un sofrito clásico con cebolleta y ajo. Lo pochamos en una sartén con aceite de oliva virgen extra y le añadimos el tomate frito y la guindilla (la cantidad, según te guste más o menos picante). Cuando el sofrito esté listo, se mezcla con el caldo, aproximadamente 50% de caldo y otro 50% de la salsa de tomate que hemos obtenido.

Truco final

Se tritura todo, se pasa por un colador fino y se añaden los mejillones, previamente limpios y cocidos lo justo para que se abran. Tradicionalmente se dejan con la concha, pero en este caso lo hemos hecho dejando solo el propio molusco. Todo va por gustos.

[Pinche aquí para ver las recetas Repsol anteriores]

Mariscos Recetas rápidas Recetas baratas Recetas Repsol
El redactor recomienda