Un viaje a Japón e Indochina sin salir de Madrid
  1. Gastronomía y cocina
Madame Butterfly

Un viaje a Japón e Indochina sin salir de Madrid

Un restaurante en el que combinan magistralmente la cocina nipona con delicias como los nigiri, los dim sum o los noodles y platos que fusionan lo asiático con lo europeo

Foto: Foto: Madame Butterfly.
Foto: Madame Butterfly.

En el número 13 de la calle Luchana se encuentra Madame Butterfly, un restaurante en el que combinan magistralmente la cocina japonesa con delicias como los nigiri, los dim sum o los noodles, y a la vez platos que fusionan lo asiático con lo europeo, lo mediterráneo con lo japonés.

El nombre del local me lleva a pensar en la famosa ópera de Puccini y en las similitudes que puedo hallar en su decoración, atmósfera o platos, y lo que encuentro es la perfección en la presentación de estos, la belleza en el 'atrezo', el color de la materia prima y el maravilloso y delicado trato del servicio.

Foto: Foto: iStock.

Como en toda ópera, al frente debe haber un buen director, y en este caso la persona que dirige esta perfecta sinfonía es Javier Villa. Javier ha estado ligado al mundo de la gastronomía toda su vida con diferentes proyectos, como el del exitoso restaurante Boho en el barrio de Chueca. Ahora, al frente de Madame Butterfly desde hace ya un año y medio abierto (con pandemia de por medio), el resultado va encaminado hacia otro éxito seguro.

Un viaje que comienza con la decoración del local

El interiorismo es obra del estudio de arquitectura de Marta Banús junto con el estudio de diseño gráfico Espinosa Studio, que han creado un espacio precioso con decoración de aires franceses y toques coloniales con una personalidad y un ambiente entre la elegancia y la desnudez de paredes de ladrillo visto.

El restaurante cuenta con varios espacios, pensados para sacar partido a todos los momentos del día. El primero de ellos es un Indochine Parlour, una especie de salón de té abierto a la calle, con mucha luz natural, decorado con papel pintado y repleto de telas estampadas y lámparas que le dan un aire exótico mientras que las mesas de mármol nos muestran las influencias francesas. Es el lugar más ideal para comer, picar algo, merendar o tomar un cóctel afterwork.

placeholder Foto: Madame Butterfly.
Foto: Madame Butterfly.

El segundo de los espacios es el Salón Mestizo, donde vas a encontrar la barra por si te animas a pasarte por ella a tomar un aperitivo rápido o disfrutar de estupendos y refrescantes cócteles. También cuenta con una chimenea de mármol que va a llamarte la atención y te prepara para que te sientas como en casa. La pena es que no esté encendida.

El tercero de los espacios es quizás el más divertido. Se encuentra al fondo del restaurante y es una especie de Club Clandestino, el lugar donde vas a encontrar un ambiente muy canalla donde abrirte y dejarte llevar para sacar tu lado más divertido. Decorado en tonos rojos, negros, con flecos, ladrillo visto y luces de neón, es el lugar que se transforma en la noche para disfrutar del mejor sushi y los mejores tragos bajo la atenta mirada de Madame Butterfly, que vigila todo lo que ocurre desde un llamativo mural. Para nosotros es el espacio con más personalidad y el más bonito del restaurante, la seña de identidad que retrata lo que es y lo que quiere ser.

placeholder Foto: Madame Butterfly.
Foto: Madame Butterfly.

Si visitas Madame Butterfly, harás un viaje al Japón e Indochina de la década de 1940, donde te puedes encontrar a personajes como Sara Carbonero 'viajando' a tu lado. Un local donde comienzan a aparecer 'celebrities' atraídas por la cocina y la decoración.

Una gastronomía a la altura de la cocina japonesa

El éxito de un local está en sus platos, y podemos confirmar que estamos ante una excelente gastronomía nipona tradicional, pero que da un paso más hacia las tendencias del momento fusionando lo asiático con lo europeo, lo mediterráneo con lo japonés, tanto en el ambiente como en la cocina.

La puesta en escena de Madame Butterfly no va a dejarte indiferente, pero su carta, repleta de platos fusión, te encantará. “Es una carta única”, como nos comenta Javier Villa. Para comenzar, puedes disfrutar de una selección de entrantes como los rollitos de verduras sweet chili, los bao de soft shell crab y el de chipirones o la tortilla de patatas en tempura con atún rojo bluefin y trufa.

placeholder Foto: Madame Butterfly.
Foto: Madame Butterfly.

Y luego para los amantes de lo japo, llega la selección de platos en los que cobran protagonismo la materia prima y el buen hacer en la cocina: dim sum, de los que te recomendamos los dumplings de pato Pekín con salsa hoisin; nigiris, no dejéis de pedir los de vieira dos texturas, alioli de miso y trufa, y los uramaki de gambones en tempura, mayo sweet chili, espárrago verde, aguacate y pepino. Así como los makis Rainbow, tartar de atún rojo con aguacate, mango, salmón, relleno O-toro spicy, cebolla crunch, tobiko rojo, perlas de yuzu y teriyaki.

No podéis levantaros de la mesa sin probar el plato estrella, el langostino tempura con queso crema, aguacate, sésamo mix, spicy mayo y cebolla crunch, y otras delicias como el nigiri de sardina ahumada con salmorejo cordobés; el tataki de lomo rubia gallega, verduras tempura, sal del Himalaya, o los chipirones con salsa de mandarina, yuzu, tallarines de mango, calabacín.

placeholder Foto: Madame Butterfly.
Foto: Madame Butterfly.

Y llega el momento más dulce, el de los postres, aunque en Madame Butterfly hay varias opciones que hacen un recorrido de Japón a Europa, nos dejamos guiar por Javier, que nos recomienda su versión de la tarta de queso con crumble de frutos rojos y helado de violetas, además de su helado de Oreo en tempura (¡¡¡atención, crea adicción!!!) con un regusto muy similar al del churro. ¿El resultado? Sobresaliente en postres.

Madame Buttefly cuenta además con una carta de cócteles, entre los que se encuentran los asiáticos y los clásicos de siempre. Y una cosa más, para los que tenemos mascotas, es un local ideal para llevarles, ya que es 'dogfriendly'.

En resumen, Japón está más cerca de lo que pensábamos, en el número 13 de la calle Luchana.

Datos de interés
Dirección: C/ Luchana 13. Madrid
Web: www.madamebutterflymadrid.com
Número de teléfono de reservas: 91 447 66 47

El redactor recomienda