Berria, una experiencia enológica por el mundo a través de 2.200 vinos
  1. Gastronomía y cocina
70 referencias por copa en carta

Berria, una experiencia enológica por el mundo a través de 2.200 vinos

Lo llaman 'wine bar' y este local se caracteriza por una carta de vinos nunca antes vista en la capital. Lo conocemos de la mano de su propietaria, Gabriela Alcorta

Foto: Gabriela Alcorta y su equipo de Berria Wine Bar.
Gabriela Alcorta y su equipo de Berria Wine Bar.

Henchido de orgullo tras la caminata por el paseo del Prado y el Retiro al haber sido nombrados este 2021 Patrimonio Mundial de la Unesco, me hallo en la majestuosa y emblemática Puerta de Alcalá y me planto en el número 6 de la plaza, en Berria Wine Bar. Ha abierto recientemente, en concreto la pasada Semana Santa. Su fundadora e interiorista, Gabriela Alcorta, nos explica que “este 'wine bar' es la nueva casa madrileña para los amantes del buen vino”.

"El proyecto toma su nombre de la playa de Santoña, un enclave de gran carga emocional para el equipo -parte de este es oriundo del norte de España-", destaca. Y relata que, tras haber trabajado 16 años como escaparatista de Loewe y siempre aficionada al mundo del vino, coincidió con Tomás Ucha, “una cabeza privilegiada con unos conocimientos espectaculares”.

En carta siempre encontramos más de 800 referencias de vino, del total de las 2.200 con las que cuenta Berria

“Soy una persona observadora y me fijo -ríe recordando su faceta de escaparatista- en los locales. Durante la pandemia comprobé que este lugar no abría sus puertas. Y me decía: ‘Esto tiene que ser un referente del vino’. Tomás es el jefe de los sumilleres y director de Berria, quien desarrolla toda la parte técnica y operativa del wine bar”, relata. Formado en el Instituto Gallego del Vino (INGAVI) y en la Court of Master Sommeliers de Londres, cuenta con una extensa trayectoria en el sector de la restauración, desde sus comienzos en el restaurante La Finca de Elche hasta su paso por Les 110 de Taillevent de Londres y por el restaurante Mugaritz como 'head sommelier', dirige ahora el equipo de los siete sumilleres de Berria.

¡Impresionante! En carta siempre encontramos más de 800 referencias de vino, del total de las 2.200 con las que cuenta Berria, repartidas entre las bodegas de la barra y otras dos en la primera planta, que se muestran majestuosas a la sala. ¡Imposible decidir qué elegir! Espumosos, champagnes, dulces, tintos, blancos y rosados… de los cinco continentes, incluido el sake. “Abrimos botellas exclusivas que se beben en muy pocos lugares”, nos cuenta Gabriela.

Propuesta gastronómica

placeholder Berria Wine Bar.
Berria Wine Bar.

Berria completa su oferta en forma de vinos con una propuesta gastronómica basada en la alta calidad de sus productos: gildas, anchoas de Santoña, bloc de foie gras, espárragos de Navarra, etc, a los que siguen carnes y pescados con un producto de muy alta calidad, coronados por tarta de queso, de manzana o coulant de chocolate.

- "¿Con qué marida la gilda de su carta?", pregunto esbozando una amplia sonrisa.

¡Ha llegado el momento de nuestro sumiller! Tomás está de viaje y nos sorprende la juventud de Mario Ayllón. Queremos dejarnos llevar y, como él es el experto, lo ponemos todo en sus manos.

  1. Nos presenta un 'vino de pasto', un salino blanco, para maridar la gilda: Nos presenta un "vino de pasto", un salino blanco, para maridar la gilda: UBE Paganilla 2019, de bodegas Cota 45. (28 euros la botella/6 euros por copa en Berria).

    - "Se trata de un vino de Palomino, de fermentación alcohólica y crianza de 8 meses en botas de Jerez, con dos meses finales bajo velo de flor", nos enseña Ayllón.

    ¡Un descubrimiento de mi querida Sanlúcar de Barrameda!, un vino muy elegante, fácil de beber, largo y con muchas notas de las salinas gaditanas.

    Mario nos cuenta que de las 2.200 referencias en bodega, con más de 800 siempre en carta, (desde 23 a 8.000 euros), hay 70 vinos por copas (desde 5 a 95 euros), todos ellos incluidos en una "carta dinámica que va rotando cada dos semanas con el fin de actualizar la oferta, siempre aprovechando las oportunidades del mercado".

    Tomamos una primera copa y decidimos ver cuál es la propuesta gastronómica. “Es una carta sencilla, basada en la calidad de sus productos”, nos detalla la propietaria. Dejamos que sea ella quien elija nuestro ‘menú’.

    Mario nos traslada ahora a más de 850 kilómetros, desde Cádiz a Pontevedra, con su segunda propuesta, en la que no nos aleja del sabor a la manzanilla sanluqueña y de la influencia atlántica:

  2. Cíes, de bodegas Rodrigo Méndez, para degustar una exquisita ensaladilla rusa en la que, al igual que en la gilda, no falta un ligero sabor a vinagre, y en la que la materia prima, la patata y el bonito, son de primera calidad. La propuesta es un vino ligero, un coupage de Caíño Tinto, Espadeiro y Loureiro, que consiguen un vino especiado y de final bastante largo. (37 euros la botella/8 por copa en Berria).

    Berria Wine Bar.

    Cruzamos la frontera y llegamos a Francia, a la región de los viñedos del valle del Loira. Mientras Mario nos cuenta las cualidades del tinto de Saumur que vamos a paladear, un Cabernet Franc, de un suelo calcáreo, Marcos Pantaleón, nos trae unas croquetas con una lasca de jamón ibérico por encima. El equipo de expertos en vino, además de Tomás y de Mario, se completa con jóvenes sumilleres profesionales: Oliva Ridruejo, Daniel Teruel, Rafael Martin, Ana Gelado y Chabier García.

  3. Château de Villeneuve Saumur Champigny 2019. (36 euros la botella / 8 por copa en Berria).

    El sabor a pimiento verde de este vino marida a la perfección con la croqueta, preparada con cariño en una cocina liderada por Vanesa Gelvés, junto con Javier Pérez-Batallón y el resto del equipo de cocina, que pronto tendrá que estar en reposo dado su avanzado estado de gestación.

    Tanto los sumilleres como el equipo de cocina se complementan a la perfección con el equipo de sala, liderado por la maître Oliva Ridruejo.

    Las risas a la mesa se intensifican y a estas alturas de la cata ya nos hablamos de tú. Es entonces cuando reparo en un detalle muy importante en Berria: las copas que nos han servido son todas diferentes.

    - “Tenemos doce modelos de copas enológicas de las marcas Zalto y Riedel”, destaca Gabriela.

    Entre croqueta y croqueta viajamos al Valle de Orotava, en Tenerife, y allí, francamente, nos sorprenden con una joya que llega acompañada de unas pequeñas y finísimas rabas rebozadas.

  4. Migan 2019, elaborado por Envínate. Es un vino tinto de la variedad autóctona Listán Negro. El suelo volcánico está presente en este vino, que tiene un intenso aroma a fósforo, sí, sí, a fósforo. La fermentación alcohólica se lleva a cabo con levaduras autóctonas y pasa 12 meses en barrica de roble. (60 euros la botella/ 13 por copa en Berria). Un vino en el que este grupo de 4 amigos han sabido plasmar el terroir de manera sincera.

    A Mario Ayllón le encanta la etiqueta de nuestro siguiente vino porque le gusta el mundo del cómic. Volamos a Argentina y el vino llega con uno de mis platos favoritos: el steak tartar, cortado a cuchillo tan pequeño que parece picado. Sin dudarlo, tras probarlo exclamó: ¡Uno de mis favoritos en Madrid! Nos lo han preparado a la vista (carne, salsa especial de la que sólo nos desvelan que lleva Perrins, alcaparras picaditas con chalota, la yema de huevo…) y en el ínterin nuestro sumiller nos describe al ‘gaucho’:

  5. Hey Malbec, de Matías Riccitelli, mucha fruta roja y negra en este vino joven de Mendoza, con aromas florales y pimienta negra. (36 euros la botella / 8 por copa en Berria).

    - "¿Qué hay de vinos internacionales?", me intereso ante el mendocino.
    - "Sin salir de Berria podemos viajar en busca de buenos vinos de los 5 continentes, aunque resaltan las referencias de España, Italia, Francia y Alemania", nos instruye el joven Mario.

    Y, finalmente, otra sorpresa en forma de blanco:

  6. Ojuel Rioja. De producción limitada, en torno a 2000 botellas, este vino dulce en su versión de blanco, nos retrotrae a la tradición del supurao. De color abierto, es una vino ligero porque no tiene azúcares añadido. Muy fácil de beber a los postres. Con la tarta de manzana de Berria marida a la perfección. (39 euros la botella/11 por copa en Berria).

    Dentro de esta magnífica colección con etiquetas de gran calidad y variedad de añadas, destacan algunas joyas en un apartado de la carta llamado ‘las Dunas de Berria’. Es una selección prémium con vinos como el Château D’Yquem 1995, considerado el vino dulce mejor valorado del mundo por la excepcionalidad de su terruño (95 euros por copa en Berria) o el Valentini Trebbiano d' Abruzzo 2016 (40 euros por copa).

    Decoradora de interiores, Alcorta derrocha ilusión al hablar de este proyecto. A sus envidiablemente bien llevados 58 años, la fundadora de Berria se enorgullece de haber formado un equipo joven. “Aquí trabajan, aprenden y tienen la posibilidad de probar muchos vinos diferentes de muchos lugares. Berria podría ser en el futuro -sueña ya con el proyecto en marcha- el referente de sumilleres en España”.

Tres cavas de diseño

placeholder Berria Wine Bar.
Berria Wine Bar.

El diseño y la decoración de Berria también han estado en manos de la propietaria, apoyada por Sol&Rol, y su experiencia le ha llevado a plasmar en el local un escaparate cuyo protagonista es el vino. La reforma tuvo lugar en un mes y medio porque el hándicap estaba en abrir para Semana Santa. “El madrileño no podía salir de la capital por la pandemia, así es que decidimos abrir las puertas entonces para que se quedaran en Berria. Venir a Berria es como viajar sin necesidad”, declara orgullosa su propietaria, madre de dos hijos, que narra que su proyecto no hubiera sido posible sin el apoyo de ambos y de su marido, Juan.

De la zona de 'wine bar' pasamos ahora a las cavas, todas con un diseño artesanal y materiales nobles: madera de Sipo y chapa de metal. En total hay tres cavas expuestas, todas a la temperatura idónea para los vinos que alberga y su misión, describe la fundadora de Berria es “sorprender”: la de transbarra, que ella califica como “la máquina del tiempo”, dedicada a las verticales de grandes casas de todo el mundo; la principal, destinada a tintos y blancos, que incluye todos los vinos por copas y las añadas viejas más icónicas -entre las que hay joyas como un Madeira de 1915-; y la de espumosos, que engloba cavas y champagnes.

Y ahora que se acerca la Navidad, el equipo de Berria nos recomienda un cava de Mestres, un jerez de Equipo Navazos, un ribera de Duero 12 Linajes de Bodegas Gormaz y un oporto de Niepoort para acompañar los vinos dulces.

En los decorados han sido empleados chapa de zinc, madera de sicomoro y espejos y lámparas con forma de barricas. La barra y las mesas de la terraza se mimetizan con el Parque del Retiro a través de las piedras naturales en verde y marrón. Completa la decoración un espectacular techo que se tardó en remozar mes y medio.

Los espectaculares ventanales a la calle nos dejan absortos en nuestros pensamientos con la Puerta de Alcalá de fondo y una iluminación muy natural gracias a los tubos de led y lámparas y espejos con forma de barricas que aportan calidez al entorno.

“Aprender y probar”, es una de las frases más repetidas durante la maravillosa jornada, que resumimos en estas palabras: un trato inmejorable y las cosas bien hechas para “compartir la experiencia del vino”.

Vinos
El redactor recomienda