Burgo de Osma, un lugar para disfrutar de su vino y gastronomía
  1. Gastronomía y cocina
En la Ribera del Duero

Burgo de Osma, un lugar para disfrutar de su vino y gastronomía

Para todos los amantes del conjunto de la historia, el arte y el enoturismo, descubrir lugares como este es un verdadero placer

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La pandemia trajo consigo muchas restricciones, entre ellas, la imposibilidad de viajar fuera de nuestras fronteras. Este hecho hizo que se mirase con cariño nuestro turismo, muy especialmente el interior. No es que antes no fuese conocido, sino que era bastante minoritario y para turistas muy gourmet. Todo esto ha cambiado y para quien ama el conjunto de la historia, el arte y el enoturismo, descubrir lugares como el Burgo de Osma es un verdadero placer.

El Burgo de Osma es un municipio de la provincia de Soria que, además, es Villa de Interés Turístico desde 1962 y Conjunto Histórico-Artístico en 1993.

Un poco de historia

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como prácticamente todas las ciudades castellanas, Burgo de Osma tiene una vasta y extensa historia relacionada, por supuesto, con todos los pueblos que conquistaron la Península.

En el 99 d.C. fue conquistada por los romanos hasta el 409 que fue anexionada por los visigodos. Se la consideró una ciudad muy próspera bajo influencia musulmana hasta el 939, momento en el que las tropas cristianas, dirigidas por el rey Ramiro II de León y el conde de Castilla Fernán González derrotaron por completo a Abderramán III. A partir de esa fecha fue siempre propiedad de reinos cristianos, primero del de León y más tarde del de Castilla.

Qué visitar

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Catedral

Se construyó sobre la primitiva románica parcialmente destruida en 1232 bajo la advocación de Santa María de la Asunción (algo muy normal en la Edad Media). Es de estilo gótico aunque, como la mayoría de las catedrales europeas, y tras sucesivas obras, termina por ser ecléctica y teniendo aportes estilísticos típicos del estilo neoclásico. Fundamental su museo dentro del propio templo ya que en él se albergan importantes piezas de arte.

Antiguo Hospital de San Agustín

Situado en la Plaza Mayor, es del siglo XVII y actualmente es la sede del Centro Cultural de la Villa. Lo más interesante es su fachada, que sigue el modelo de palacio de la Casa de Austria (monarquía reinante en la época de su construcción), de tipo alcázar con dos torres achapiteladas que ciñen el cuerpo central en forma de rectángulo.

La Plaza Mayor

Está considerada como una de los mejores ejemplos de plaza castellana precisamente porque la preside el hospital y el ayuntamiento del XVIII. Es el centro de la vida social y en sus portales hay infinidad de restaurantes y zonas de ocio.

Palacio Episcopal

Acoge dentro el Archivo Diocesano, por lo que es de especial interés para historiadores. Su fachada destaca por una imponente portada con arco conopial mandada construir por el obispo Alfonso Enríquez en el XVI.

El Burgo de Osma y las zonas colindantes son zonas vinícolas de grandísima importancia

Muralla

Recomendable recorrerla después de comer. Fue mandada construir a mediados del XV siendo obispo de la diócesis Pedro de Montoya aunque, por desgracia, buena parte de ella fue demolida en el XVIII. No obstante, todavía pueden contemplarse dos tramos: la zona del Arco del Cubo y la zona que transcurre paralelamente a la carretera de La Rasa.

Universidad de Santa Catalina

Se trata de un soberbio ejemplo de estilo plateresco, de nuevo mandado construir por un obispo, Pedro Álvarez de Acosta, en el 1550, en época ya de Felipe II, algo que se refleja en el escudo que preside la portada. Actualmente, es el hotel Burgo de Osma de la cadena Castilla Termal. Merece la pena no ya alojarse, sino visitarlo; en primer lugar, por su gastronomía, exquisita y de la zona; y, en segundo lugar, por su arquitectura.

Foto: Ribera del Duero

Tras una imponente fachada de estilo plateresco se accede a un imponente patio renacentista con arcadas en los cuatro costados, uno de los cuales alberga una imponente escalinata para acceder al piso superior. Está techado, pero con material transparente debido a que las inclemencias del tiempo soriano y, para un hotel donde se acogen eventos y restauración, parece lo más lógico y práctico. Ahora mismo es un hotel termal, lo que hace que la visita a él sea de lo más confortable.

Gastronomía

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como casi toda la gastronomía castellana, los platos son siempre contundentes no aptos para comensales con poca hambre y, desde luego según la época, pensados para combatir las bajísimas temperaturas que puede llegar a alcanzar la localidad.

No hay que olvidar que está a 900 metros por encima del nivel del mar. De febrero a marzo, lo más relevante es todo lo que se deriva del cerdo (imprescindible la morcilla) aunque, como El Burgo está al lado del río, durante todo el año se puede disfrutar de la exquisita trucha o de sus cangrejos.

En el otoño, lo ideal es disfrutar de los hongos silvestres. También, en carnes tienen un excelente cordero grillado, rostizado o guisado. Para los amantes del dulce y si queda sitio, no perderse los pasteles hojaldrados.

Ruta del vino

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El Burgo de Osma y las zonas colindantes pertenecen a la Ribera del Duero, por lo que estamos hablando de una zona vinícola de grandísima importancia a nivel nacional. Prácticamente, todas las bodegas de la zona aceptan visitas guiadas con sus correspondientes catas, un placer para los sentidos se entienda o no de vino.

Visitar San Esteban de Gormaz, a escasos kilómetros, resulta prácticamente una obligación, no ya solo por su famosísima iglesia, cumbre del románico español, sino también por sus bodegas. A resaltar Bodegas y Viñedos Gormaz, así como bodegas Aceña.

Vinos Gourmet
El redactor recomienda