Revuelto de trucha y borraja, mucha proteína y potasio
  1. Gastronomía y cocina
Pescado azul

Revuelto de trucha y borraja, mucha proteína y potasio

Esta receta contiene todo lo necesario para hacer un plato único, sano y poco calórico. Su elaboración no requiere grandes conocimientos de cocina, solo dar el punto a los ingredientes

Foto: Foto: Alimentación del Presente.
Foto: Alimentación del Presente.

La trucha es el pescado azul menos graso (solo contiene un 3% de grasa, la mayor parte omega-3), tiene pocas calorías (91), bastante proteína (15,7 g) y es abundante en vitamina A, fósforo y selenio. A pesar de ello, actualmente no es de los favoritos de los consumidores (tuvo tiempos con más adeptos), tal vez porque las preparaciones no resulten atractivas.

Esta receta, tomada del blog Alimentación del Presente, combina con acierto el pescado, con el huevo y la borraja, un vegetal muy rico en vitaminas (sobre todo A) y potasio, uno de los minerales imprescindibles para el organismo. El resultado es un plato cargado de nutrientes, poco calórico y fácil de preparar.

Revuelto de borraja y trucha

placeholder Foto: Unsplash/@gregor_moser.
Foto: Unsplash/@gregor_moser.

Ingredientes

  • 500 g de trucha
  • 1 manojo de borraja
  • 6 huevos
  • 3 dientes de ajo blanco
  • 1/2 dl aceite de oliva virgen extra (variedad verdeña)
  • Sal

Preparación

  • Limpiar la trucha o pedirlo limpio en la pescadería. Cortar los lomos en cubos y reservar.
  • Cortar la base de la borraja para obtener los tallos, hervir en agua con sal unos 7-9 minutos. Refrescar, retirar parte del mucílago, lavar y escurrir. Cortar los tallos entre 6 y 8 centímetros de longitud y reservar.
  • Sazonar los tacos de trucha y saltear en la sartén. Reservar. En la misma sartén, dorar unos ajos laminados ligeramente, incorporar la borraja, saltear todo junto, incorporar la trucha y añadir el huevo batido hasta cuajar al gusto.
  • Emplatar.

El huevo hace de ensamblaje para lograr un plato lleno de carácter y sin necesidad de grandes conocimientos culinarios. El más importante es el de saber administrar a cada ingrediente el punto óptimo de tiempo y temperatura para que expresen su máxima personalidad.

Recetas rápidas
El redactor recomienda