Menú
"Cocinar es ser creador, y eso te permite tener poder y conciencia ante lo que consumes"
  1. Gastronomía y cocina
Entrevista a Aki Sano

"Cocinar es ser creador, y eso te permite tener poder y conciencia ante lo que consumes"

Cocineros aficionados, cocinas caseras, fotografías sencillas y recetas de todo tipo y de todas partes. Cookpad se ha convertido así en una de las plataformas de cocina más grandes del mundo. Hablamos con su fundador

Foto: Aki Sano durante una sesión de fotos tras la entrevista para El Confidencial. (Imagen cedida por el equipo de Cookpad)
Aki Sano durante una sesión de fotos tras la entrevista para El Confidencial. (Imagen cedida por el equipo de Cookpad)

Comer es un acto político, porque qué no lo es. Sin embargo, hoy en día, entre la larga lista de puntos rojos advirtiéndonos del peligro de seguir maltratando el medio natural, la alimentación y el gesto mismo de cocinar se han situado en primera página de medios y gabinetes institucionales, pero sobre todo de hogares. También lo ha hecho en forma de espectáculo.

¿El resultado de todo ello? Una conciencia que parece fluir entre millones de espectadores, millones de recetas estupendamente fotografiadas, millones de jóvenes y no tan jóvenes reconstruyendo sus hábitos alimentarios desde la colectividad. Al mismo tiempo, miles de personas que ya monetizan su contenido culinario en redes sociales como YouTube o Instagram y miles de millones de recetas que se despliegan por el infinito espacio de internet.

Foto: Granja More Holstein en Bétera, en enero de 2022. (EFE/Ana Escobar)

En ese complejo entramado que es ahora la red se encuentra Cookpad, una de las plataformas de cocina más grandes del mundo, con cerca de 100 millones de visitantes al mes desde 76 países diferentes. Sin embargo, esta plataforma no acaba de surgir, sino que lleva presente desde hace 25 años, cuando eso de la gastronomía se reducía a las manos de nuestras madres y abuelas, a la sombra de las cocinas de nuestras casas y a pequeños espacios televisivos para ciertos cocineros profesionales (y muy pocas cocineras).

Lo práctico, lo eficiente

Por entonces, la estética no era el fundamento de vida que es hoy tampoco en la cocina. Claro que siempre ha existido el gusto por presentar platos 'bonitos', pero el espectro de lo aparentemente 'bonito', puede decirse, era mucho más amplio a los ojos de generaciones pasadas. Cookpad refleja precisamente esta idea, o más bien la reivindica. Sus recetas priorizan lo práctico y eficiente frente a la imagen misma, aunque su comunidad de usuarios y usuarias haya crecido en paralelo al surgimiento del esplendor de la cultura visual. Tal vez esa sea la gran clave de su éxito.

Cocineros aficionados, cocinas caseras, fotografías sencillas y recetas de todo tipo y de todas partes. En su recorrido, esta plataforma se ha convertido en una auténtica red social cuyo lenguaje se saborea. Desde Japón, donde Aki Sano la fundó hace casi un cuarto de siglo, hasta India, Argelia y España, hoy sigue expandiéndose y expandiendo su modelo.

Que cocinamos más es un hecho, que apreciamos más todas las horas que las mujeres de nuestra familia dedicaron a hacer de comer también. La cocina nos está empezando a gustar precisamente porque ahora nos entretiene, porque podemos entrar en ella por el gusto de hacerlo, pero detrás del idilio hay un modelo alimentario responsable del 80% de la pérdida de biodiversidad, del 12% de las emisiones de gases de efecto invernadero, dadas las grandes distancias que recorren los alimentos antes de llegar a nuestro plato, así como del 70% del consumo de agua a nivel global, especialmente para el regadío. De todo esto y más hablamos con Sano, que ha visitado España para asistir al Food Design Festival.

placeholder Aki Sano, durante una sesión de fotos tras la entrevista para El Confidencial. (Imagen cedida por el equipo de Cookpad)
Aki Sano, durante una sesión de fotos tras la entrevista para El Confidencial. (Imagen cedida por el equipo de Cookpad)

PREGUNTA. Para hablar de Cookpad hay que remontarse 25 años. En 1996, cuando la parte interactiva y social de internet todavía se estaba gestando, un joven estudiante universitario japonés encontró la fórmula que más tarde llamarían ‘red social’. Nada de esto existía entonces, pero es que el vocabulario de aquella fórmula eran, además, ingredientes. ¿Cómo surge la idea?

RESPUESTA. La idea original siempre fue hacer la cocina del día a día más divertida, eso es lo que yo quería y buscaba, y partía de dos observaciones: por un lado, si no creas, no eres capaz de entender qué estás comiendo, que es lo importante de cocinar, y, por supuesto, cómo divertirte haciéndolo. Por otro, la importancia de conservar lo que cocinas, ese conocimiento al que poder volver cuando quieras, así se construye memoria y parecía no tenerse en cuenta. Internet nos abría un escenario nuevo, no sabíamos bien cómo era, pero sí que podía guardar enormes cantidades de información. Eso era importante.

P. Entonces, ¿desde el primer momento supiste que buscabas un espacio en el que compartir o solo te habías planteado ese uso como de archivo seguro?

R. Claro, aquí entra la cuestión relacionada con el 'feedback': lo que esperamos en una red social no es distinto a lo que esperamos en muchos momentos de la vida diaria. Por ejemplo, cuando tú cocinabas, aunque lo hicieras una vez a la semana, una vez al mes o todos los días, el 'feedback' que recibías por ello solía ser de las mismas personas, es decir, tu entorno próximo. La idea de usar la tecnología tenía que ver desde el principio con ampliar esa posibilidad de reacciones ante lo que haces. Es algo que ayuda a reforzar el interés por seguir haciéndolo, y en la cocina parecía necesario, había que aprender a pasarlo bien cocinando. La sensación de conseguir algo, que alguien desconocido te diga que tu receta es deliciosa, que se anime a recrearla; recrear al final algo que ha surgido de ti tiene un poder indiscutible.

P. Por lo que me describes, podría decirse que la cocina fue el prólogo a un mundo de redes sociales… Este concepto de una comunidad antes de que existiera Twitter, antes de que existiera Facebook, sitúa a Cookpad como una auténtica antesala de la actualidad. ¿Cómo se ha ido desarrollando la plataforma en este sentido?

R. La formación de Cookpad como primera red social fue, realmente, una evolución natural de una idea que fue tomando forma al tiempo que también la tomaba el espacio en el que se había creado. Entonces no existía el concepto de 'red social', pero, claro, la intención era que fuera justo eso: un lugar virtual donde todo el mundo pudiera compartir algo tan necesario como el cocinar. Nosotros lo entendemos como una comunidad, ese es el concepto que más nos gusta para definirlo, pero al final el propio devenir tecnológico la ha convertido en una 'social network', lo entendemos.

P. Hablando de internet, algo que este refleja muy bien es el tremendo auge reciente de la cultura culinaria y esta voluntad repentina y global por cocinar que están generando programas de televisión y otras plataformas 'online'. ¿Cómo ha influido Cookpad en ello y viceversa?

Foto: ¿Cuál es la mejor olla express calidad-precio en el Prime Day 2022? (Jason Briscoe para UNSPLASH)

R. Es cierto que el hecho de que la comida casera ahora tenga tanto alcance es un fenómeno nuevo, y es genial. Esto es algo que nunca hubiera sido posible sin la tecnología. En cuanto a la influencia, es común. Por una parte, tienes a personas que crean y crecen en esta comunidad y luego pueden ir a los nuevos programas de cocina, o pueden crear su propia marca publicando sus recetas en otras redes sociales como Instagram, pero también llegan a Cookpad personas que quieren aprender a cocinar porque han empezado a ver esos programas. Hay una retroalimentación clara. De todas formas, el fenómeno de la cocina es algo que va mucho más allá de todo esto, no es algo que esté limitado a un determinado uso de nuestras redes sociales o programas de televisión. Este asunto también tiene mucho que ver con el afán que tenemos por nombrar las cosas y poner etiquetas a todo.

P. Ahora que mencionas ese concepto de 'comida casera', es cierto que al leerlo o escucharlo se tiende a pensar en comida familiar, en nuestras madres y abuelas, aquellas personas que han tenido que cocinar toda su vida y que desde esa condición obligada han creado memoria, los recetarios familiares, vamos. Teniendo en cuenta el sentimiento de nostalgia que tan presente está ahora en todos los ámbitos, ¿crees que afecta también en el ámbito de la cocina? ¿Notas que la gente está publicando más recetas recreadas de sus familias intentando recuperar eso y compartirlo?

R. El aspecto social de compartir las recetas, tanto si son tradicionales o en formatos más innovadores, es algo que está muy presente en la comunidad de Cookpad. Al final son nuestros pilares. Sí vemos esa intención de conservar las recetas familiares, de pasar ese legado a las siguientes generaciones aprovechando que en nuestra plataforma se puede hacer fácil y rápido, y que te permite guardarlo y compartirlo. Sin embargo, también se ha ido alimentando una dinámica de juego y de retarse dentro de la comunidad, especialmente cuando crean recetas nuevas o conceptos o trucos. La gente se anima una a la otra, se reta a probar, es una cuestión también de entendimiento, una forma de aprender.

"Hay muchas recetas que van cambiando de generación en generación. Quitar un ingrediente de una receta familiar no le resta valor, sino que amplía sus posibilidades"

Además, hay muchas recetas que van cambiando de generación en generación. Si, por ejemplo, cuelgas una receta que hacía tu abuelo, de repente a ti como nieto puede que a lo mejor haya algún ingrediente que no te gusta. Esto genera una enorme riqueza: quitar un ingrediente de una receta familiar no le resta valor, sino que amplía sus posibilidades, y al final eso es lo interesante de poder compartir tan fácilmente recetas.

P. Sobre esto que me dices de retos y juegos que se producen dentro de Cookpad, quisiera saber si tenéis algún tipo de filtro en la plataforma. Es decir, ¿se restringen ciertas publicaciones por repetición o porque quizá no cumplan con alguna de vuestras normas?

R. Lo importante es que la receta que el usuario publique sea una receta original, creada por esa persona. No obstante, lo que busca nuestra comunidad es que cada una de esas recetas publicadas aporten un valor distinto y sean una versión distinta de una receta. Nuestro objetivo no es otro que animar a todo el mundo a ofrecer su visión y su versión de lo que cocina en casa. Basándonos en esos principios, las reglas son tan sencillas como que lo que publiques lo hayas hecho tú verdaderamente, y que ese plato pueda reproducirse en otra cocina sea como sea esta.

P. Me subrayabas antes lo importante que es la cocina en la cadena del conocimiento. Precisamente, las nuevas generaciones están demostrando tener cada vez más conciencia acerca de su entorno medioambiental, más empatía, por ejemplo, con los animales. Ahora que cada vez hay más personas vegetarianas o veganas, ¿cómo lo estáis notando en vuestra plataforma?

R. De alguna manera, Cookpad también refleja esas tendencias sociales, y a veces, de hecho, lo hace muy rápido. Mira, con la irrupción de la cocina en la parte del ocio televisivo, cuando, por ejemplo, en estos 'realities' de cocina usan un ingrediente que es considerado saludable para hacer diferentes versiones de un plato, al día siguiente se agota ese ingrediente en los supermercados, pero ya hay al mismo tiempo recetas publicadas en la plataforma utilizándolo, es algo muy inmediato y supongo que natural.

placeholder Aki Sano, durante una sesión de fotos tras la entrevista para El Confidencial. (Imagen cedida por el equipo de Cookpad)
Aki Sano, durante una sesión de fotos tras la entrevista para El Confidencial. (Imagen cedida por el equipo de Cookpad)

Esa velocidad también es útil, por ejemplo, a la hora de activar a la comunidad en momentos en que hay situaciones complejas como pueden ser catástrofes medioambientales o guerras. Lo estamos viviendo ahora mismo con Ucrania. Nuestra comunidad Cookpad en dicho país se activó rápidamente para poder contribuir con lo que sabemos hacer, que es intentar facilitar que la gente pueda cocinar, y en este caso con los pocos recursos que tenían.

P. Al hilo de la anterior pregunta, ¿cómo ve el futuro de la alimentación en general y del gesto de cocinar en particular con estas nuevas generaciones?

R. Me parece estupendo que haya tanta gente joven concienciada en tomar decisiones a través de su alimentación para pensar en su entorno y en el medioambiente. Dentro de todas esas decisiones está justo lo que queremos transmitir desde Cookpad, que es el traspasar la condición de mero consumidor para convertirse en creador.

Como hablábamos antes, cocinar te permite comprender mejor de dónde viene la comida, cada ingrediente, cada materia prima que eliges para hacer una receta. Poco a poco, esa conciencia va permitiendo que elijamos ingredientes cuya procedencia conozcamos frente a productos ya empaquetados de supermercados que a lo mejor no sabemos su origen exacto o, al menos, no sabemos por qué procesos específicos han pasado hasta llegar a nosotros. Es por esto por lo que elegir cocinar tiene un efecto mucho mayor en el futuro de la alimentación que es el futuro en sí mismo. Cocinar significa ser creador, y ser creador te permite tener mucho más poder y responsabilidad sobre lo que estás comiendo y, por supuesto, generar un impacto mucho más positivo en la sociedad.

"Cookpad nació para conseguir que más y más gente disfrute de cocinar"

P. Pero, al mismo tiempo que somos más conscientes de la importancia de ese acto de crear lo que comemos, la sociedad no deja de acelerarse. Mucha gente joven está ahora mismo sumergida en esa vorágine de velocidad y precariedad que supone. Justo de velocidad me hablabas antes. Al final, tienen conciencia, pero se encuentran sin las herramientas necesarias para ponerla en marcha. ¿Crees que esto puede cambiar? ¿Cómo están ayudando Cookpad y este tipo de plataformas a estas nuevas generaciones?

R. Respecto al tiempo y al dinero, tan escasos entre las nuevas generaciones, es cierto, pero la pregunta que esas personas jóvenes deben hacerse es qué quieren hacer con ese tiempo que emplean en comprar comida rápida o pedir a domicilio. La comida rápida tampoco es tan rápida, y, al final, si lo que se busca es ahorrar tiempo, tampoco se ahorra tanto. Piensa que, eso sí, su efecto saciante pasa pronto, no nos alimenta.

De lo que se trata es de comprobar que cualquier tiempo que tengamos debemos invertirlo en algo que realmente nos haga felices y nos aporte bienestar, y la cocina tiene ese poder, eso es lo que intentamos mostrar en Cookpad. Cuando podemos elegir y elegimos cocinar, ese gesto ya es satisfactorio, comer también se vuelve más satisfactorio. Por supuesto que también debo reconocer que hay dos grandes problemas en todo esto: el acceso a ingredientes frescos, que cada vez es más difícil, y la enseñanza de habilidades para cocinar, que sigue siendo nuestro gran reto. Cookpad nació para conseguir que más y más gente disfrute de cocinar. En el momento en que consigamos que todo el mundo pueda hacerlo, desapareceremos, así está recogido en nuestros estatutos. Esa es nuestra misión: desaparecer.

Comer es un acto político, porque qué no lo es. Sin embargo, hoy en día, entre la larga lista de puntos rojos advirtiéndonos del peligro de seguir maltratando el medio natural, la alimentación y el gesto mismo de cocinar se han situado en primera página de medios y gabinetes institucionales, pero sobre todo de hogares. También lo ha hecho en forma de espectáculo.

Alimentos Industria alimentaria Recetas rápidas
El redactor recomienda