Menú
Estas croquetas están tan buenas que tienen una lista de espera de... ¡30 años!
  1. Gastronomía y cocina
CON CARNE DE KOBE

Estas croquetas están tan buenas que tienen una lista de espera de... ¡30 años!

El propietario asegura que pierden dinero con cada unidad, por eso solo preparan 200 cada día, pero la lista de espera no deja de crecer

Foto: Las croquetas de Asahiya son famosas en todo el mundo
Las croquetas de Asahiya son famosas en todo el mundo

Asahiya es una empresa familiar que se dedica al mundo de la carne. Llevan décadas en el negocio y varias generaciones se han ido sucediendo al mando hasta que Shigeru Nitta, el actual propietario, dio un salto de calidad que les ha hecho ser conocidos en todo el planeta. Y la culpa la tiene un producto muy español: las croquetas.

La carnicería Asahiya se encuentra en Takasago, una ciudad del oeste de Japón situada en la provincia de Hyogo. A principios de este siglo pusieron a la venta un nuevo tipo de producto que decidieron llamar "Croquetas Extremas". Su éxito fue tal que las incorporaron rápidamente a su oferta habitual, aunque ahora se les ha ido de las manos.

placeholder La carne de Kobe es fundamental (Asahiya)
La carne de Kobe es fundamental (Asahiya)

Es tanta la demanda de esas croquetas que tiene la carnicería que la lista de espera es casi ridícula: ¡30 años! Eso sí, si no podemos esperar tanto, podemos escoger otra de las cuatro variedades de croquetas disponibles en la tienda, las "Croquetas Premier", que 'solo' tienen 4 años de lista de espera.

Una cuestión de marketing

Shigeru Nitta se hizo con la tienda en 1994 cuando solo tenía 30 años. Sin embargo, su padre siguió enseñándole todos los entresijos del negocio, acompañándole a las ferias ganaderas en busca siempre de las mejores carnes de Kobe disponibles. Porque ese es uno de sus secretos: utilizan carne de Kobe, una de las más demandadas del mundo por su calidad y sabor.

Asahiya solo prepara 200 croquetas al día, ya que pierde dinero con cada una de ellas

El propietario explica a la CNN que el precio de cada croqueta es de 270 yenes, aproximadamente 1,75 euros. Sin embargo, es una fórmula de marketing para que sus clientes prueben esa exquisitez y después vengan a probar trozos de carne de Kobe que es donde en realidad ganan más dinero. Porque asegura que pierden dinero con ellas: "Solo la carne que contiene cada croqueta cuesta alrededor de 400 yenes por unidad" (unos 2,7 euros por pieza).

Shigeru Nitta explica que dejaron de vender las croquetas en 2016 porque, por aquel entonces, el tiempo de espera ya era de más de 14 años. Sin embargo, fueron sus propios clientes quienes les pidieron que no dejaran de hacerlas y que esperarían el tiempo que hiciera falta. De hecho, la subida de precios experimentada en estos años les ha hecho perder aún más dinero con cada croqueta que elaboran, pero quieren que siga siendo parte fundamental de su esencia.

Foto: Plato de croquetas.

Uno de los secretos de esta carnicería es que "solo vendemos la carne criada por personas que conocemos. Nuestra tienda solo vende carne producida en la prefectura de Hyogo, ya sea carne de res Kobe, cerdo Kobe o pollo Tajima. Este ha sido el estilo de la tienda desde antes de que me convirtiera en el propietario" y así va a seguir siéndolo en el futuro.

Asahiya es una empresa familiar que se dedica al mundo de la carne. Llevan décadas en el negocio y varias generaciones se han ido sucediendo al mando hasta que Shigeru Nitta, el actual propietario, dio un salto de calidad que les ha hecho ser conocidos en todo el planeta. Y la culpa la tiene un producto muy español: las croquetas.

Alimentos
El redactor recomienda