Lo guardamos casi todo en la nevera pero.. ¿deberíamos? iStock

Los alimentos que no debes meter nunca en la nevera

Ha sido el electrodoméstico que más ha revolucionado nuestras vidas. Poder alargar la frescura de los alimentos mucho más allá de lo que la naturaleza dicta es una ventaja tremenda para nuestra comodidad. La idea detrás del frigorífico es disminuir la temperatura para que las reacciones químicas y la alteración bacteriana reduzcan su velocidad. Las cosas se siguen poniendo malas, pero de forma mucho más lenta. La parte mala es que, como con todo, el que algo quiere, algo le cuesta. El precio que tenemos que pagar es que hay ciertos alimentos que, para alargar su vida útil, destrozamos en la nevera. Estos son algunos ejemplos:

Perejil
1.

Perejil

Los más amantes de esta hierba es posible que tengan en su balcón una planta de la que arrancan una ramita cada vez que lo necesiten, pero el resto estamos condenados a comprarlo fresco en la verdulería. El problema es que los frigoríficos, sobre todo los conocidos como 'no frost' (que no generan escarcha), secan mucho la comida, y unas tiernas y finas hojas de perejil (u otra planta del estilo, como la albahaca) son su víctima perfecta. Si queremos evitar que se oscurezcan y se pongan mustias, lo mejor será envolverlas bien y ponerlas en el congelador. De esta forma mantendrán todo su sabor, y cuando las requiramos, se partirán en minúsculos trozos con gran facilidad.

Cebolla
2.

Cebolla

El problema no es que este producto perezca o pierda cualidades (bueno, si no se tapa, se secará), sino que tiene un aroma de lo más persistente. Como no solemos usar una cebolla entera para casi ningún plato, lo más normal es conservar la que nos ha sobrado en el frigorífico. Pero si vamos a hacer eso, deberemos introducirla en un táper u otro recipiente hermético para evitar que impregne con su fuerte olor todo el electrodoméstico. Y no es positivo que un trozo de tarta huela a cebolla...

Tomates
3.

Tomates

Parece el elemento indispensable en la bandeja de verduras de toda nevera que se precie de completa. Pero el caso es que se trata de una hortaliza que crece en climas muy cálidos y está acostumbrada a estas altas temperaturas. El frío hace que se formen pequeños cristales en su interior, que a su vez provocan que cambie totalmente su textura y su sabor (se vuelven insípidos y con una textura parecida a la de un champiñón crudo, algo esponjosa). Lo mejor es hacer lo de toda la vida: mantenerlos en lugar fresco y seco, alejados del sol. Con eso aguantarán mucho más de lo que creemos.

Bayas
4.

Bayas

Estas 'delicias de arbusto' son un manjar. Tener la suerte de estar en el campo cuando maduran las moras es una experiencia maravillosa, y los más suertudos, tal vez regresen al hogar con una cantidad considerable de estos frutos del bosque. El problema de intentar alargar su vida en la nevera es que esta es capaz de enfriarlos demasiado, lo suficiente para que se puedan llegar a formar cristales de hielo, lo que arruinará las bayas. Son capaces de aguantar a temperatura ambiente unos cuantos días e, incluso, madurar si todavía les faltaba un punto. A las malas, siempre podremos hacer mermelada de mora...

Mantequilla
5.

Mantequilla

Esta insana delicia, a pesar de estar hecha con leche, es capaz de durar meses y meses a temperatura ambiente. El frío de la nevera la endurece y hace que se vuelva rancia. Claro que, teniendo en cuenta que es agosto y las temperaturas de esta ola de calor van a llegar a los 40 ºC, tal vez sí sea mejor, como medida excepcional, evitar que pase al estado líquido gracias a la nevera. Pero el resto del año no.

Miel
6.

Miel

Es un producto maravilloso. Si no se trata de una falsificación, es además completamente natural. Otra de sus maravillosas cualidades es que nunca se pone mala, no caduca. Pero a temperaturas medianamente bajas, sufre un efecto que la arruina completamente: se cristaliza y solidifica, lo que dificulta en gran medida su utilización y altera su maravillosa textura. Por ello lo mejor será tenerla en un armario. Así estará como recién recolectada por una abeja.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Así crecen algunas de las frutas y verduras más comunes