El melocotón es la fruta de septiembre por excelencia. (iStock)

Estas son las frutas y verduras de temporada en septiembre

Este es el mes de la vuelta al cole, al trabajo, a las comidas 'estándar' y a fregar los platos. Septiembre tiene muchas cosas malas. La depresión posvacacional es una epidemia en todas las oficinas y los ánimos están más bajos que nunca. Por supuesto, todo esto es temporal, y en un par de semanas todo volverá a la más absoluta normalidad. Pero hay algo que sí que tiene el noveno mes del año, algo que lo convierte en uno de los mejores: la huerta. Septiembre es temporada de frutas y verduras que llevábamos meses y meses sin ver. Ahora es nuestro momento para disfrutar.

Moras
1.

Moras

Si algo tiene la llegada del otoño es el regreso del fruto de la zarza. Para los más indómitos, la aventura de adentrarse entre ese laberinto de ramas y afiladas espinas tiene una recompensa espectacular. Porque sí, podremos recoger las más fáciles de alcanzar, pero lo más probable es que alguien haya tenido esa idea mucho antes y se haya llevado las mejores. O lo que es peor, que se las haya llevado antes de estar en su punto óptimo, con lo que pierde él y perdemos nosotros. En cuanto a su valor nutricional, las moras, según la mayor base de datos de composición de alimentos del mundo, la del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), destacan por su contenido de vitamina A, K y C, además de ser ricas en hierro, fósforo y antioxidantes.

Uvas
2.

Uvas

Que la vendimia esté al caer no es casualidad. Si el producto está en su punto óptimo para obtener obras de arte de la fermentación, significa que también lo estará para comprar un buen racimo en una frutería y deleitarnos como Nerón recostados en una 'chaise longue' mientras vemos Roma arder (aunque en realidad, según explicaba Tácito en su libro 'Annales', el emperador romano destinó todos los recursos, incluso de su propio bolsillo, a la reconstrucción de la ciudad. No era -tan- tirano como Hollywood nos ha dado a entender). Las uvas, aparte de ser la fruta ideal para tal ocasión, también lo son para llenarnos de nutrientes esenciales como potasio y vitamina C.

Castañas
3.

Castañas

Siguiendo un razonamiento similar, este fruto seco empieza ahora a aparecer. Las culpables del olor más delicioso de los meses fríos en las calles de las ciudades empiezan ahora a surgir de los árboles. Lo mejor que tienen es que son un fruto seco, y si destaca por algo este grupo de alimentos es por ser increíblemente ricos en nutrientes. Sin ir más lejos, según la USDA, las castañas sobresalen por su contenido en potasio (100 gramos contienen una cuarta parte de la cantidad diaria recomendada), hierro, fósforo y zinc. Además son ricas en vitaminas C (más de la mitad de toda la que debemos consumir al día) y A.

Calabaza
4.

Calabaza

Esta hortaliza tiene mucho más juego en la cocina del que tradicionalmente hacemos uso. Cierto es que su tamaño tampoco ayuda y tendremos que echar mano, en la mayor parte de las ocasiones, de trozos precortados y vendidos en bandejas, lo que le resta un poco de 'glamour'. Este fruto destaca por la presencia de vitamina A, mucha más de la que nos podamos imaginar. Según los datos del USDA, 100 gramos de esta hortaliza contienen 8.500 unidades internacionales (IU), usadas porque hay diversos carotenoides, unos más potentes que otros, que todos realizan las mismas funciones y son conocidos como 'vitamina A' en general. Se recomienda el consumo de 1.000 microgramos diarios para los hombres y 800 para las mujeres, y 100 gramos de calabaza contienen 2.550 microgramos, más del doble de la cantidad diaria recomendada. Hay que tener en cuenta que las personas con insuficiencia renal tienen que tener cuidado con esta vitamina, que en concentraciones elevadas puede resultar tóxica.

Melocotón
5.

Melocotón

Lo tenemos muy asociado al verano, pero si queremos uno en su punto óptimo, este es el mejor mes para conseguirlo. Sí, es con diferencia la fruta más 'guarra' de comer con los dientes y un cuchillo será siempre nuestro mejor aliado, pero también es de las más deliciosas que podemos encontrar. Según el USDA, los melocotones son ricos en vitamina K, niacina (vitamina B3) y potasio. Además, a pesar de su extraordinario dulzor, no es una de las frutas más energéticas. En realidad, un gran melocotón de 175 gramos contiene 68 kcal, lo que no es una barbaridad si tenemos en cuenta su peso.

Patata
6.

Patata

Es el maravilloso momento en el que aparecen las últimas patatas de estación (de julio a mediados de septiembre) y la patata vieja. La primera es una todoterreno, 'sirve para todo'. La segunda, en cambio, destaca en guisos porque se disuelve, lo que le confiere la capacidad de engordar las salsas. ¿Unas costillas con patatas viejas? Bienvenido al paraíso. Son la piedra angular de las gastronomías de subsistencia. Están cargadas de energía y de nutrientes. Son capaces de alimentar a una familia y mantenerla sana durante largos periodos de tiempo, son baratas, son ricas... Lo tienen absolutamente todo. Además, según el USDA, también brindan potasio, sodio, muchísima vitamina C y tiamina.

Setas (o champiñones)
7.

Setas (o champiñones)

Bueno, lo que hay que decir es que ojalá tengamos suerte. Las lluvias que vivimos en la última semana de agosto nos ayudarán, pero viniendo de la experiencia del otoño pasado, en el que no cayó una sola gota, no nos hacemos muchas ilusiones. Pero, bueno, en el peor de los casos siempre podremos recurrir al mejor de los hongos, el que siempre está ahí para nosotros: el champiñón. Según el USDA, esta seta no es la cosa más nutritiva, pero sí destaca en su enorme contenido de niacina y una cantidad considerable de potasio.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Las frutas de temporada para afrontar la llegada del verano