Afternoon tea

La tradición del Afternoon Tea

Cielos cenicientos, suelos empedrados, colores intensos de tartán, fortalezas e iglesias del medievo, espuma de pintas, parques esmeralda, épicas historias de clanes y, ¿por qué no?, el ritual del 'afternoon tea'. Un plan imprescindible en las islas británicas consiste en disfrutar de esta tradición. Desde las doce de la mañana hasta las cinco de la tarde os recomiendo saborear un tentempié servido con ceremonia y glamour: en una torre y sobre delicadas porcelanas inglesas.

¿En qué consiste exactamente el 'afternoon tea'? Se trata de un ritual que se inició a mediados del siglo XIX en los salones de la élite aristocrática. Su invención se atribuye a Anna Russell, duquesa de Bedford, pero la misma reina Victoria llegó a celebrar recepciones a media tarde para más de doscientos invitados, convocados alrededor del té y de una selección de emparedados y dulces. En nuestros días estos bocaditos se presentan en una coqueta bandeja de varios pisos. Lo correcto es ir degustando de abajo a arriba. Se comienza con un surtido de minisándwiches.

  • ¿Los más típicos? Los de salmón ahumado y de pepino con crema de queso.

  • ¿Los más ricos? Tenéis que probar los de jamón asado con salsa de mostaza antigua o el de pastrami con pepinillos.

Se continúa con unos pastelitos denominados 'scones' que suelen acompañarse de mantequilla y mermelada casera. Por último, las bandejas superiores se destinan a un festival para los más golosos: degustación de tartas, pastelillos variados (no suelen faltar los de canela), pastas y macarons de numerosos sabores (y colores). Tanto manjar culinario se acompaña del protagonista originario, el té, aunque en los establecimientos de lujo resulta indispensable añadir buen champán.

  • Una aclaración antes de iniciarse en este ritual: si en la carta leéis 'high tea', significa que además de todo lo anterior también os van a servir un plato caliente (generalmente huevos pochados, revueltos, benedictine…).

¿Dónde disfrutar el 'afternoon tea' en Londres? Cuando estéis hartos de las omnipresentes patatas asadas rellenas o del 'fish&chips', supone una bendición adentrarse en la magia de un humeante té servido con distinción y acompañado de delicatessen.

The Savoy (Londres)
1.

The Savoy (Londres)

Lujo atemporal. El Savoy es un icono capitalino y uno de los más exclusivos (junto con el Ritz y el Claridge's, el favorito de los londinenses) para disfrutar del 'afternoon tea' a partir de 60 libras. Lo sirven en un salón circular presidido por un gazebo y te vas a recrear con los centros de orquídeas, el servicio, la tetera, la vajilla, la extensa carta de tés y los temas clásicos que interpreta el pianista. No os vayáis sin probar los pastelitos de merengue y los de crema chantilly.

  • De compras. Imprescindible visitar su tea shop de estilo eduardiano. Imposible resistirse a sus suvenires y exquisiteces.

The Berkeley (Londres)
2.

The Berkeley (Londres)

Es un lugar especial no apto para los puristas que vayan buscando el ritual genuino. A mí me divirtió por original. Ofrece un 'pret-a-por(tea)'el té viene acompañado por dulces atípicos diseñados por las grandes firmas de moda como Gucci. Vas a saborear coloridas galletas con forma de bolsos, levitas, 'stilettos', pamelas…

  • Instagram. Mantén tu móvil a mano si eres fan de esta red social porque es normal cruzarse con alguna celebridad.

Soho Tea Room (Londres)
3.

Soho Tea Room (Londres)

Salón secreto. No puedo dejar de descubriros un rincón oculto: no es el más lujoso, pero subiendo las escaleras de Coach and Horse, un pub cercano a Chinatown, se esconde un clásico espacio de té, el Soho's Secret Tea Room. El ambiente es tan 'vintage' que parece que has viajado en el tiempo hasta alguna mansión victoriana de antaño. Suele estar lleno y tienes que pedir permiso para acceder desde el pub, por lo que resulta aconsejable reservar.

  • Horario tardío. Mantiene el  'afternoon tea' hasta las seis. Si llegas a última hora estarás solo y te sentirás como un morador de  Downton Abbey.

Balmoral Palm Court (Edimburgo)
4.

Balmoral Palm Court (Edimburgo)

Un legendario. Encontrarás opciones por toda la ciudad, pero os recomiendo cuatro establecimientos de estilos muy diversos.  El Balmoral es posiblemente el mejor hotel de Escocia. En el  Nº1 de la mítica calle Princes Street se alza una imponente edificación de piedra que no pasa desapercibida. Este hotel gran lujo ofrece la opción más cara (40 libras con copa de champán), pero también la más cuidada. La plata, la cerámica, la cristalería, el elegante entorno del salón de Palm Street y la exquisitez de cada bocado bien merecen el precio. 

  • El 'must'. Un concierto de arpa ameniza cada ceremonia del té.

Waldorf Astoria Tea Room (Edimburgo)
5.

Waldorf Astoria Tea Room (Edimburgo)

El distinguido. En la otra punta de Princes Street se alza el Waldorf Astoria, otro de los establecimientos emblemáticos. Compitiendo en elegancia, entorno privilegiado y servicio impecable, podemos disfrutar de otra exquisita merienda a partir de 35 libras.

  • Inspiración internacional. Utilizan recetas asiáticas, israelitas o alemanas en los sándwiches y pastelitos. Es la primera vez que probé la genuina tarta de lima fuera de Key West.

The Scotsman (Edimburgo)
6.

The Scotsman (Edimburgo)

Nos alejamos del gran lujo para adentrarnos en pleno corazón de la ciudad. El Scotsman es un hotel boutique cuya fachada no desmerece en nada a los grandes: su arquitectura refleja exactamente lo que esperas cuando imaginas las postales de Edimburgo. A un precio más asequible, 20 libras, ofrecen un completo  'afternoon tea' en el que cuidan detalles y sabores.

  • Con burbujas. Por nueve libras más saborearás una copa de Veuve Clicquot.

Victor&Carina Contini (Edimburgo)
7.

Victor&Carina Contini (Edimburgo)

Entorno bucólico. La terraza del Victor&Carina Contini muestra muestra una espléndida panorámica de los fabulosos jardines de Princes Garden. Al precio de 35 libras para dos, disfrutarás de un aceptable 'afternoon tea' mientras jugueteas con las ardillas. Para los amantes de la cultura esta es la alternativa más interesante porque está ubicado a las puertas de la Scottish National Gallery.

  • Un consejo. Visitad las exposiciones de la galería al mediodía (cuando menos gente acude) y a partir de las tres tomad el té con vistas a los jardines.

Tatel (Madrid)
8.

Tatel (Madrid)

En el corazón de la Castellana, Tatel nos ofrece una interesante selección de variedades de té acompañada de caprichos dulces y salados. Todo servido en auténtica vajilla londinense. No faltan los 'scones' o los clásicos sándwiches acompañados de champán o de coctelería de autor.

  • Maridaje. Salí enamorada del té verde con leche merengada de coco.

Majestic (Barcelona)
9.

Majestic (Barcelona)

El Majestic de la Ciudad Condal diseña cartas de meriendas al estilo británico regadas con cava. Hornean dulces inspirados en las colecciones de Bulgari, Jimmy Choo, Salvatore Ferragamo o Brunello Cucinelli. 'Éclairs' gourmet. Probarás originales versiones de este clásico de la repostería francesa.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Los 10 mejores sitios de Madrid para tomar unos buenos callos