Tiramisú veraniego

Los diez mejores postres que puedes tomar en verano

Helados, polos, aguas heladas, sorbetes, cócteles…. Y mucho más. Porque los postres también son para el verano. Aunque los rigores de la canícula exigen postres ligeros, que se tomen fríos y que nos ayuden a mantenernos hidratados.

La cosa no es nueva, pues los postres helados se remontan a la época del Imperio persa. Aunque fueron los métodos de congelación artificial los que dieron lugar a los helados tal y como los conocemos ahora. Se cuenta que el rey Carlos I tenía un heladero personal al que le hizo jurar mantener en secreto su método, para mantener el helado como un privilegio real. Hoy el helado no puede ser más mundano. De hecho, cremosos o de hielo, los helados son los reyes de la estación estival.

Junto a ellos, en verano triunfan los sorbetes y las bebidas granizadas con o sin alcohol. Son ideales los postres de textura ligera como las mousses, también los que se sirven bien fríos, como la panna cotta, un postre lácteo tradicional de Italia, igual que el semifrío, similar al helado, pero mucho más sencillo de hacer, que no requiere de heladera. Los postres de fruta, especialmente los que aprovechan las frutas de temporada, resultan ligeros y refrescantes.

Tartas como la cheesecake, que se cuaja en la nevera, son perfectas para evitar encender el horno y que tu cocina se convierta en el desierto del Sahara a mediodía. También es perfecto un postre como el tiramisú… siempre y cuando, se haga con claras y yemas pasteurizadas. En efecto, en verano conviene evitar cualquier elaboración en la que el huevo no se cocina para evitar riesgos.

Estos son los 10 postres del verano:

Granizado de vino especiado
1.

Granizado de vino especiado

 

Ingredientes

 

200 ml de agua - 1 bolsita de té negro - 80 g de azúcar - 300 ml de vino tinto - 1 anís estrellado - rama de canela - 2 clavos - El zumo y la ralladura de 1 naranja - El zumo y la ralladura de 1 limón - Un puñado de frambuesas

 

Elaboración

 

1. En un cazo de fondo grueso, lleva el agua a ebullición. Cuando rompa a hervir, introduce la bolsita de té y aparta del fuego. Deja infusionar durante 5 minutos. Añade el azúcar y vuelve a ponerlo en el fuego, sin dejar de remover. Deja cocer a fuego medio durante 5 minutos hasta que espese en forma de almíbar. Deja enfriar.

2. Calienta el vino, en otro cazo, junto con las especias, esto es, el anís estrellado, la rama de canela y los clavos. Añade el zumo y la ralladura de la naranja y del limón, así como las frambuesas ligeramente machacadas. Cuece durante 5 minutos, aparta del fuego y deja infusionar durante media hora.

3. Mezcla el almíbar y el vino y cuélalo para retirar las especias, la bolsa de té y la pulpa de frambuesas.

4. Pon el resultado sobre un bol grande o una fuente de cristal y llévalo al congelador. Pasados 40 minutos, raspa la base que ya se habrá congelado con un tenedor, mezclándola con el líquido. Repite este proceso cada 30 minutos hasta que no quede nada de líquido. El proceso completo puede llevar unas 3 horas.

5. Antes de servir, vuelve a romper el granizado para que los cristales queden bien sueltos.

Vasitos de tiramisú
2.

Vasitos de tiramisú

 

Ingredientes para 8 vasitos, dependiendo del tamaño

 

100 g de clara de huevo pasteurizada - 75 g de yema de huevo pasteurizada - 250 g de queso mascarpone - 125 g de azúcar glas - Un trozo de chocolate negro de repostería - Un paquete de bizcochos de soletilla - 10 ml de café

 

Elaboración

 

1. Bate ligeramente las yemas, añade el azúcar glas y sigue batiendo durante 5 minutos, hasta obtener una mezcla esponjosa y blanquecina. Añade el queso mascarpone a las yemas y vuelve a batir 5 minutos más.

2. Por otro lado, monta las claras a punto de nieve.

3. Añade las claras a la mezcla de yemas con cuidado, haciendo movimientos envolventes con la ayuda de una espátula de silicona para que no se bajen las claras.

4. Baña ligeramente los bizcochos en el café y escurre el exceso de café.

5. Coloca en el fondo de cada vasito una capa de bizcocho, cubre con crema de queso, de nuevo con otra capa de bizcocho y termina con más crema de queso.

6. Ralla el trozo de chocolate y espolvoréalo por encima.

7. Guarda en la nevera tus vasitos de tiramisú hasta el momento de consumir. Lo ideal es que repose en frío al menos 4 horas.

Tarta de queso con arándanos
3.

Tarta de queso con arándanos

 

Ingredientes, para una tarta de 20 cm de diámetro

 

350 g de arándanos - El zumo de 2 limones - 100 g de azúcar - 200 g de galletas (tipo María o Digestive) - 100 g de mantequilla derretida - 500 gr. de queso cremoso - 500 g de creme frâiche - 4 cucharadas de azúcar glas - La ralladura de 2 limones

 

Elaboración

 

1. Comienza por preparar la cobertura de arándanos. Pon los arándanos en un cazo junto con el zumo de limón y el azúcar y cocina a fuego suave durante 5 minutos o hasta que la fruta se vea un poco deshecha. Reserva y deja enfriar.

2. Para la base de la tarta, tritura las galletas en un robot de cocina o metiéndolas en una bolsa de congelación tipo ‘zip’ y trabajándolas con el rodillo. Pasa la galleta triturada a un bol y añade mantequilla derretida. Trabaja la mezcla hasta que esté uniforme.

3. Engrasa ligeramente un molde desmontable de 20 cm de diámetro y fórralo con papel de horno. Pon la mezcla de galletas y mantequilla en el molde y presiona firmemente. Mete en la nevera.

4. Para el relleno, mezcla el queso cremoso con la creme fraîche y mezcla bien. Añade el azúcar glas y la ralladura de lima y vuelve a batir.

5. Vierte este relleno sobre la base de la tarta y extiende bien, alisando la superficie. Termina con la salsa de arándanos por encima.

6. Deja enfriar la tarta de queso con arándanos en el frigorífico al menos 3 horas o, mejor aún, durante toda la noche.

Polos de lima y limón
4.

Polos de lima y limón

 

Ingredientes, para 4 polos, aproximadamente

 

10 limones - 5 limas - 100 ml de agua - 50 g de azúcar

 

Elaboración

 

1. Prepara un almíbar ligero con el agua y el azúcar. Calienta en un cazo, a fuego suave, sin dejar de mover hasta que espese un poco. Retira y deja enfriar.

2. Exprime los limones y las limas y ralla un poco de la cáscara de la lima, con cuidado de no llegar a la parte blanca de la cáscara, que resulta amarga.

3. Mezcla el zumo de los cítricos, la ralladura y el almíbar y mezcla bien.

4. Llena los moldes para polos, coloca el palo y, junto a él, para decorar, coloca una rodajita fina de lima.

5. Lleva los moldes al congelador, donde deberán pasar 12 horas. A la hora de desmoldar, pasa el molde unos segundos por agua caliente.

Granizado de margarita
5.

Granizado de margarita

 

Ingredientes para 4 personas

 

4 chupitos de tequila - 2 chupitos de Cointreau - 2 chupitos de zumo de lima - Abundante hielo - Sal

 

Elaboración

 

1. Pica el hielo con la ayuda de una batidora potente o del robot de cocina.

2. Coloca el hielo picado en la coctelera y ve añadiendo el resto de ingredientes, por orden. Dos partes de tequila, una de licor triple seco, tipo Cointreau, y una parte de zumo de lima recién exprimido. Cierra la coctelera y agita suavemente.

3. Coloca dos platos, uno con un poco de zumo de lima y otro con sal, y moja el borde de las copas primero en el zumo y luego en la sal. Llena la copa con la margarita y adorna con una rodajita de lima.

Mousse de melocotón con granola
6.

Mousse de melocotón con granola

 

Ingredientes, para 4 personas

 

5 melocotones - 200 m de nata para montar - 100 g de azúcar - 50 g de copos de avena - Un puñado de avellanas - 1 cucharada de miel

 

Elaboración

 

1. Pela los melocotones, deshecha el hueso y trocea su carne. Pásala al vaso de la batidora (pero resérvate un trozo de melocotón para adornar) y tritura.

2. Monta la nata con el azúcar e incorpora la pulpa de melocotón con cuidado. Reserva en la nevera.

3. Coloca en una fuente los copos de avena, añade las avellanas ligeramente troceadas (se puede poner, si se prefiere, almendras o nueces) e incorpora la miel. Cocina en el microondas, con la función de grill, durante 5 minutos. Pasado ese tiempo deja enfriar.

4. Pon un poco de la mousse de melocotón en el fondo de los vasos o cuencos que hayas elegido, añade otro poco de granola troceada, pon más mousse y termina con unos trocitos de melocotón. También puedes añadir algún fruto rojo para dar color, como frambuesas o arándanos.

Crumble con fresas con nata y helado
7.

Crumble con fresas con nata y helado

 

Ingredientes, para 4 personas

 

50 g de almendra molida - 50 g de mantequilla - 40 g de azúcar moreno - 50 g de galletas trituradas - 150 g de nata para montar - Azúcar, 50 g - Un puñado de fresas - Helado de pistacho y de frutos rojos – Adornos de repostería

 

Elaboración

 

1. Comienza con el crumble. Mezcla la almendra molida, la mantequilla, el azúcar moreno y las galletas trituradas. Extiende bien en una fuente y mete en el microondas con la función de grill durante 5 minutos. Pasado este tiempo, remueve el crumble y vuelve a meter en el microondas durante 5 minutos más. Repite la operación una vez más si fuera necesario y deja enfriar.

2. Monta la nata con el azúcar y lava y trocea las fresas.

3. Sirve una base de crumble y por encima dispón las fresas, nata montada, así como bolas de helado de pistacho y de frutos rojo… o del sabor que se prefiera. Termina con algún adorno de repostería que puede ser unos pistachos picados, unas frambuesas liofilizadas o unas virutas de chocolate.

Macedonia de verano
8.

Macedonia de verano

 

Ingredientes, para 4 personas

 

Medio melón - 1 melón cantalup - Un trozo de sandía - 1 limón – 1 naranja - 50 g de azúcar - Semillas de amapola

 

Elaboración

 

1. Con la ayuda de un sacabolas pequeño, ve sacando pequeñas bolitas de los dos tipos de melón y de la sandía. Aunque el efecto no será tan bonito, también puedes cortar en dados las frutas.

2. Exprime el limón y la naranja. Acerca al fuego un cazo con el zumo de los cítricos y con el azúcar. Cocina a fuego muy suave durante unos minutos, hasta formar un almíbar ligero.

3. Sirve las bolas de fruta, salsea con el almíbar y adorna con unas semillas de amapola. (Las semillas de amapola se pueden sustituir por unos pistachos pelados y picaditos).

Panna cotta de fruta de la pasión
9.

Panna cotta de fruta de la pasión

 

 

Ingredientes, para 4 personas

 

Nata para montar, 500 ml - 2 hojas de gelatina - Azúcar, 60 g - 1 vaina de vainilla - 80 ml de agua - 1 cucharada de azúcar - 2 maracuyás o fruta de la pasión

 

Elaboración

 

1. Abre la vaina de la vainilla a lo largo y raspa su interior para sacar las semillas.

2. Acerca un cazo al fuego con la nata, las semillas de la vainilla y la vaina. Cuando esté a punto de hervir, aparta del fuego, tapa y deja reposar durante 10 o 15 minutos.

3. Pasado este tiempo, cuela la nata para retirar la vainilla.

4. Remoja las hojas de gelatina en agua fría 2 o 3 minutos y escúrrelas bien apretándolas con la mano. Incorpora las gelatinas a la nata, junto con el azúcar y mueve con la ayuda de unas varillas para que se disuelvan bien.

5. Llena con la mezcla los moldes y llévalos a la nevera durante, al menos, 6 horas, para que la panna cotta cuaje bien.

6. Mientras tanto, prepara el almíbar de maracuyá. Para ello, lleva a ebullición el agua con el azúcar, sin dejar de remover, a fuego suave. Cuando comience a espesar, incorpora la pulpa con las semillas y todo el jugo del maracuyá o fruta de la pasión y aparta del fuego. Deja enfriar y reserva en la nevera.

7. Desmolda la panna cotta en el momento de servir y añade por encima el almíbar de fruta de la pasión.

Semifrío de chocolate con pistachos
10.

Semifrío de chocolate con pistachos

 

Ingredientes para 4 personas

 

Nata para montar - 180 g de chocolate negro fondant - 50 g de chocolate negro fondant para decorar - 100 g de claras pasteurizadas - 110 g de azúcar - Un puñado de pistachos para decorar

 

Elaboración

 

1. Calienta la nata hasta que esté a punto de hervir. Aparta del fuego y vierte sobre un bol con el chocolate troceado. Mueve hasta que se derrita por completo. Deja enfriar a temperatura ambiente, moviendo de vez en cuando para que no se forme una película en la parte superior. Después, métela en la nevera por lo menos dos horas.

2. Derrite al microondas o al baño María el chocolate negro y vierte una pequeña cantidad sobre el molde de tal forma que se forme una fina película en el fondo. Dale la vuelta para que ‘caiga’ algún chorretón por los laterales. Mete en la nevera para que se endurezca.

3. Monta con la ayuda de unas varillas eléctricas las claras pasteurizadas junto con el azúcar.

4. Monta también la ganache hasta que tenga consistencia.

5. Junta las dos mezclas con mucho cuidado, haciendo movimientos envolventes para que no pierda aire.

6. Vierte la mezcla en el molde, alisa la superficie con una espátula y mete en el congelador durante 4 horas o, mejor aún, durante toda la noche.

7. Desmolda el semifrío y adorna con unos pistachos picados por encima.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

¿Ves el partido con amigos? Qué comida llevar para impresionarles