La Bicicleta

Comer de lujo: 10 pueblos con soles Repsol para una escapada 'gourmet'

Nos vamos de viaje. Salimos de las rutas conocidas, de las escalas convencionales y nos adentramos en el universo culinario que nos proporciona la cocina del terruño. Esa cocina que hunde sus raíces en la tradición, en el recetario local y en el producto de proximidad, pero que es capaz de reinventarse en forma de alta gastronomía. Nos vamos a comer a pueblos y aldeas, a lugares en los que tal vez jamás sospechamos que podríamos encontrar semejante propuesta 'gourmet'. Para no perdernos, llevamos la Guía Repsol, que nos encamina hacia 10 restaurantes que estrenan nuevo Sol y donde los chefs han sabido interpretar el sabor de siempre con una pincelada de modernidad.

Echaurren Tradición (Ezcaray, La Rioja)
1.

Echaurren Tradición (Ezcaray, La Rioja)

Más de un siglo después de que la familia Paniego decidiera transformar una antigua casa de postas en un hotel con comedor, Echaurren se ha convertido en un referente gastronómico internacional. Para llegar allí, viajamos a Ezcaray, en La Rioja, en donde nos encontraremos con Francis Paniego, la quinta generación de una saga única. Paniego ya logró, y mantiene, tres soles para El Portal, ubicado en su espectacular Hotel Gastronómico Echaurren, perteneciente a la selecta asociación hostelera Relais &Chateaux. En esta edición, la novedad y el reconocimiento son para Echaurren Tradición: inspirado en la cocina tradicional de su madre, la inolvidable Marisa Sánchez, acaba de conseguir su primer Sol Repsol. En él encontrarás el sabor auténtico de las inconfundibles recetas familiares, el mejor legado que una madre puede dejar a sus hijos: potaje de garbanzos, corderito en salsa, menestra de verdura… Y, también, otros platos procedentes de El Portal que se van mezclando de forma natural entre los clásicos del recetario de Marisa.

Las Rejas (Las Pedroñeras, Cuenca)
2.

Las Rejas (Las Pedroñeras, Cuenca)

No podemos dejar de felicitarnos por el hecho de que el gran Manolo de la Osa vuelva a estar en lo más alto de nuestra cocina. Tras su fugaz paso por Madrid con Adunia, esa propuesta que no terminó de entenderse en la capital, el chef ha regresado a Las Pedroñeras, su casa de siempre, y allí vuelve a desbordarnos con su talento en Las Rejas, un talento que acaba de ser recompensado con un Sol Repsol. Merece realmente una escapada a las tierras conquenses para disfrutar de las viejas recetas manchegas de siempre, de una alta cocina sin máscaras, arraigada en el entorno pero en permanente evolución. Imprescindible su lechona confitada con salvia y canela, o su sopa de ajo morado de Las Pedroñeras.

El Retiro (Pancar, Asturias)
3.

El Retiro (Pancar, Asturias)

Escondido en Pancar, una aldea asturiana de apenas 350 habitantes perteneciente a la parroquia de Llanes, encontramos El Retiro. Es el reino de Ricardo Sotres, un chef que ha logrado su segundo Sol Repsol por llevar a cabo una cocina de alma tradicional, pero pasada por el tamiz de su creatividad. Sotres reivindica el respeto a la materia prima, al producto de excelencia, a los sabores de siempre. Desde esa mirada, reinventa la cocina asturiana y nos ofrece esos platos honestos, pero también originales, que le han dado fama. En su carta, tres opciones de menú degustación en los que saborear creaciones como la ostra con kiwi asturiano, manzana y jalapeño; el guiso de oreja astur-celta con carabinero en dos servicios, o el calamar.

Beat y Audrey's (Calpe, Alicante)
4.

Beat y Audrey's (Calpe, Alicante)

Puede que pienses que Calpe es tan solo un destino de sol y playa en el que, más allá de chiringuitos y locales marineros, no hay mucho más que rascar. En ese caso, te sorprenderá saber que esta localidad se ha convertido en un destino gastronómico en sí misma y bien merece una escapada 'gourmet'. En Calpe nos esperan dos chefs, Rafa Soler y José Manuel Miguel, que este año han sido reconocidos con dos soles Repsol. El primero, al frente de Audrey’s, ha hecho realidad su sueño de expresarse a través del sabor y el territorio. Con la despensa local como reino, Soler busca una materia prima excelsa y no deja que la técnica la enmascare. Por su parte, José Manuel Miguel brilla en Beat tras varios años de éxito en París. En sus platos siempre sobrevuela la influencia francesa, sin que ello reste frescura a la brisa mediterránea que inspiran sus menús. Espectacular, también, su puesta en escena.

Magoga (Cartagena, Murcia)
5.

Magoga (Cartagena, Murcia)

Desde Alicante, descendemos a Murcia y llegamos a Cartagena. Allí, en una plaza que en su día albergó la lonja de fruta y verdura, nos esperan María Gómez y Adrián de Campos para sorprendernos con su cocina en Magoga. María es de la tierra y a ella volvió tras su paso por el norte, por los fogones de Arguiñano, Arzak y Adrià. Volvió con un sueño, recuperar la esencia gastronómica de Cartagena con una propuesta sofisticada, pero, al mismo tiempo, sencilla, de una aparente simplicidad, que destaca por su frescura y el justo equilibrio entre vanguardia y tradición, entre la huerta y el mar.  Este año, han visto la recompensa a sus esfuerzos con la obtención de un Sol Repsol.

Kaia Kaipe (Getaria, Vizcaya)
6.

Kaia Kaipe (Getaria, Vizcaya)

En el golfo de Vizcaya, entre las playas de Gaztetape y Malkorbe, se alza Getaria, una antigua villa marinera que se ha hecho un sitio en la gastronomía gracias al rodaballo y al buen hacer de la familia Arregi. Y no solo por el éxito de Aitor Arregi al frente de las brasas de Elkano (dos soles Repsol), sino también por el de su primo Igor, que este año ha conseguido para Kaia-Kalpe su segundo Sol Repsol. Se trata también de un asador, con más de 50 años de historia detrás, en el que cada día se esmera el equipo por ofrecer una cocina sencilla, tradicional y muy sabrosa. Delante tienen el Cantábrico para surtirse de los mejores pescados y mariscos, que después se expresarán a la parrilla o en recetas que han adquirido la categoría de clásicas, como sus insuperables chipirones a lo Pelayo. Un consejo: no te pierdas su parrilla al aire libre y sigue la tradición: el rodaballo te espera en Getaria.

La Bicicleta (Hoznayo, Cantabria)
7.

La Bicicleta (Hoznayo, Cantabria)

La historia de La Bicicleta va ligada a la de una joven pareja, Cristina Cruz y Eduardo Quintana, que en 2011 decidió montar una casa de comidas en un pueblo de carretera (Hoznayo, Cantabria), para actualizar y difundir el concepto de picoteo viajero: baos, tatakis, 'fish and chips'… Un proceso de reflexión les llevó a poner todo el concepto patas arriba y a reabrir, en 2016, con una cocina comprometida con el producto local y una apuesta por la alta gastronomía. Siempre, eso sí, con honestidad, amor al producto y trabajo. Y el resultado es que este año han conseguido su primer Sol Repsol, con el que se reconoce su cocina emocional y visual, que hunde sus raíces en la cocina tradicional cántabra y vasca. Disponen de un solo menú degustación en diferentes versiones que cambian a diario. Maravilloso el bacalao giraldo con su brandada.

Rivas (Vega de Tirados, Salamanca)
8.

Rivas (Vega de Tirados, Salamanca)

De la costa nos vamos al interior, a Vega de Tirados, una pequeña aldea de poco más de 150 habitantes en la salmantina comarca de la Tierra de Ledesma. Nadie podría imaginar encontrar allí un restaurante de las características de Rivas: aquel negocio que en su día no tuvo más pretensiones que la de ser un bar de pueblo, pero con una cocina honrada y bien asentada, acaba de ser galardonado con un segundo Sol Repsol. El equipo lo integran Juan Manuel Rivas, Ana Rosa Cuadrado y su familia, que han sabido integrar la esencia tradicional de sus padres y adaptarla a los nuevos tiempos. El punto de partida es el producto tradicional, tamizado después por una mirada moderna y rematado con una atención personalizada y familiar. Entre sus clásicos, las lentejas escabechadas o los garbanzos con boletus.

La Solana (Ampuero, Cantabria)
9.

La Solana (Ampuero, Cantabria)

En lo alto de las montañas cántabras, junto al santuario de La Bien Aparecida y en un entorno natural idílico, encontramos La Solana. Se trata de un restaurante con historia (abrió sus puertas en 1938) al que Nacho Solana, el nieto de los fundadores, ha transmitido su particular visión. Formado con los mejores chefs, con tan solo 24 años asumió la dirección del negocio y redireccionó la propuesta culinaria basándose en la memoria familiar de los guisos de su madre, Begoña, pero dotándola de contemporaneidad. Este año ha logrado su segundo Sol Repsol, prueba de que su visión de una cocina cántabra actualizada tiene todo el futuro por delante. Como ejemplos, su versión del cocido montañés o sus callos de bacalao estofados.

 El Sitio (Tazacorte, La Palma-Santa Cruz de Tenerife)
10.

El Sitio (Tazacorte, La Palma-Santa Cruz de Tenerife)

En busca del paraíso, viajamos hasta la isla de La Palma. Allí, en el centro histórico de Tazacorte y en un entorno de exuberante vegetación, frente a una costa que domina el océano, nos sorprende la Hacienda de Abajo, un hotel surgido de la rehabilitación de una antigua hacienda azucarera del siglo XVII. Allí se encuentra El Sitio, un restaurante que no se acobarda por el entorno palaciego y en el que el chef José Alberto Díaz ejerce una cocina internacional y viajera, pero trufada con platos de la tierra, que ha merecido el reconocimiento de un Sol Repsol. Espectacular su lomo de alfonsiño, puré de chirivías y mojo de manzana, o su 'steak tartar' Hacienda de Abajo, de solomillo de res. La excusa perfecta para visitar la Isla Bonita y conocer sus raíces gastronómicas.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Un paseo por la gastronomía italiana