Un suculento pavo. ¿Quién diría que nos ayuda a perder los kilos de más?

Las carnes que debes comer si quieres adelgazar

Para las personas con kilos de más, perder peso implica una mejora en su salud y su bienestar, aunque siempre existen excepciones. Para los que quieran hacer eso pero no deseen dejar de comer carnes, hay tipos deliciosos que satisfarán hasta el más carnívoro mientras que nos proporcionarán pocas calorías y grasas. La combinación perfecta.

Pollo
1.

Pollo

Es una de las carnes más magras y tendemos a relacionarla con la pérdida de peso, y no sin razón. Aunque todas las partes del pollo son proteicas y tienen un contenido relativamente bajo de grasa, el mejor corte posible para lograr nuestro objetivo es la famosísima pechuga. Según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), esta parte del pollo solo contiene 109 kcal por cada 100 gramos. Y de ellos, 22,2 son proteínas y tan solo 1,63 grasas. Una buena opción con todas las de la ley.

Conejo
2.

Conejo

No ayudó a su popularidad que al inicio de la crisis económica de 2007, que el Gobierno pidiese a los cuidadanos que lo consumiesen debido a su bajo precio, lo que levantó ampollas por doquier al interpretarse que decían: "Si no hay dinero para pollo, pavo o jamón, pues comed conejo, lo típico de los pobres". Pero el pobre conejo no nos ha hecho nada y, además, es una carne muy popular y presente en la gastronomía española. Platos típicos como el conejo al ajillo o con arroz son referentes culinarios españoles. Y su sabor y escaso precio (si nos lo tomamos como una ventaja y no como un insulto del año 2007) no son sus únicos puntos fuertes. Según la USDA, por cada 100 gramos de conejo, solo ingeriremos 2,32 g de grasas, una cantidad extraordinariamente reducida.

Avestruz
3.

Avestruz

Una carne exótica y extraordinariamente cara (el kilo de filete de avestruz ronda los 47 €). Si de un animal tan poco graso como el pollo, una de las cosas que más lípidos contienen son los muslos, en el avestruz es el caso opuesto. 100 gramos suponen 1,72 gramos de lípidos y un total de 111 kcal. Para ponerlo en perspectiva, un filete de ternera equivale al triple de calorías. Si nos lo podemos permitir, nos ayudará con nuestro objetivo.

Caballo
4.

Caballo

Otra carne despreciada. Se podría entrar a valorar por qué no es excesivamente apreciada: puede ser por la relación estrecha que tiene el ser humano con el caballo o porque se ha vendido, en ocasiones, como un sucedáneo de ternera. Su sabor es muy similar, pero la carne de caballo es mucho más magra (tan solo contiene 4,6 gramos de grasa y 133 kcal, muy poco).

Liebre
5.

Liebre

Es la versión magra del conejo (como si este no fuese magro ya de por sí). Contiene una cantidad de grasa muy similar a la de su primo y su carne es más energética. ¿Por qué si contiene la misma cantidad de lípidos? Porque tiene muchísima menos agua que sus primos más lentos. Al ser una carne de caza es más fibrosa y fuerte, con unos músculos más densos, lo que se traduce en una carne más cargada de nutrientes.

Pavo
6.

Pavo

El clásico de Acción de Gracias (que aquí no es que se lleve demasiado esta celebración nacional estadounidense y canadiense) y de la pérdida de peso. Siempre y cuando le quitemos la piel (que es una de las zonas más grasas de las aves), obtendremos un alimento hipocalórico y muy magro según la USDA: 1,9 gramos de grasa y 115 calorías. A esto hay que añadir su gran aporte proteico (22 gramos de cada 100 son proteínas).

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Las bebidas de verano que engordan (y las que no)