Chocolate y frutos secos (iStock)

Los alimentos que mejoran tu concentración y te ayudan a ser más productivo

Comienza el año y quien más y quien menos siente que las vacaciones no han sido todo lo largas que necesitaba. Los estudiantes se enfrentan de nuevo a las clases y quienes trabajamos agradecemos toda ayuda a la hora de mantener la concentración a lo largo del día. ¿Cómo favorecer la memoria y la productividad en el trabajo? La alimentación puede ayudarnos, y mucho, en este tema. No en vano, hay que nutrir al cerebro y un primer consejo para mantenerlo bien despierto es desayunar a diario. Numerosos estudios, realizados sobre todo entre niños y jóvenes, pero extrapolables a los adultos, han analizado este tema y llegado a las mismas conclusiones: que hacerlo aumenta la atención, la concentración y actúa de forma inmediata sobre la memoria, activándola. 

Un segundo consejo es mantener una correcta hidratación, esto es, no olvidarnos de beber agua.  Es necesaria para todas las funciones de nuestro organismo, también para el cerebro. Teniendo las necesidades de agua cubiertas se piensa más rápido y con mayor claridad, se mantiene la atención durante más tiempo y hasta se potencia la creatividad, según demostró un estudio realizado por la Universidad de Beijing entre escolares el año pasado.  

Aparte de esto, hay determinados alimentos que pueden echarnos una mano en esta tarea, a veces nada fácil, que es mantener la concentración y alcanzar nuestra mayor productividad sin que nos cueste un mundo...

Chocolate negro
1.

Chocolate negro

Además de estar delicioso, estimula la serotonina y las endorfinas, hormonas ambas que se asocian con la capacidad de concentración. Por otro lado, un estudio realizado en la Universidad de Harvard entre un grupo de personas con una media de edad de 73 años, confirmó que tomar dos tazas de caliente a diario favorece la memoria en las personas mayores. Todos ellos mejoraron sus resultados en los test que realizaron tras un seguimiento de 30 días. Eso sí, ojo con pasarnos en las dosis para evitar que las calorías se disparen. 

Nueces
2.

Nueces

De esos alimentos que son buenos para todo. Tienen proteínas, fibra y grasas saludables; y son ricas en antioxidantes y vitamina E, lo que las liga directamente con una buena salud cerebral. Una investigación realizada en el Hospital Bringham & Women´s de Boston, publicado en Journal of Nutrition, Health and Aging, comprobó que el consumo de nueces está relacionado a largo plazo con una mejora de las funciones cognitivas de las mujeres de edad avanzada. Y estos beneficios se observan claramente tomando cinco raciones de nueces a la semana, siendo cada ración de 28 gramos.

Brécol
3.

Brécol

La gran baza de este vegetal se encuentra en la alta dosis de vitamina K que contiene (un plato de brécol contiene la cantidad diaria necesaria de ella). Dicha vitamina se asocia con una mejora de la capacidad cognitiva. Hace dos años, un trabajo de la Universidad de Angers (en Francia) y el Instituto Universitario de Geriatría de Montreal (Canadá) concluyó que las personas mayores que siguen una dieta alta en vitamina K tienen menos problemas de memoria y cuando los tienen estos son menos severos comparados con quienes la consumen en menor medida. 

Té verde
4.

Té verde

Cada poco tiempo aparecen nuevos estudios añadiendo beneficios al té verde. Entre ellos destaca su capacidad de ayudar a que nos relajemos en situaciones de estrés, gracias a un aminoácido llamado teanina. Además, como comprobó hace unos meses la Universidad de Wageningen, en Holanda, la teanina, combinada con la cafeína que también contiene el té verde, hacen que mejore nuestra atención y que estemos más alerta durante un periodo de tiempo prolongado. 

Huevos
5.

Huevos

Ricos en vitaminas del grupo B, en antioxidantes y en proteínas de alta calidad biológica. Son buenos aliados de las capacidades cognitivas, como muestran diversos estudios. Uno de los más recientes lo ha llevado a cabo la Universidad de Eastern Finland y se ha publicado en The American Journal of Clinical Nutrition. Tras analizar durante 30 años a 2.500 hombres sanos de mediana edad, confirmaron que el consumo de un huevo al día no solo no propicia la demencia senil, sino que favorece una buena salud cognitiva. 

Arándanos
6.

Arándanos

Tienen un efecto protector sobre las enfermedades neurodegenerativas, gracias a sus agentes fitoquímicos (quercetina, antocianina, catequina, kaempferol) tal como demostró una investigación conjunta de la Universidad Estatal de Washington y la Universidad Sultan Qaboos de Omán. Otros estudios han mostrado también mejoras en los test de memoria realizados tanto a niños como a personas mayores que incorporaban habitualmente los arándanos a su dieta. Y es fácil incluirlos en nuestra alimentación, tanto incorporándolos a los cereales en el desayuno, como a las ensaladas en la comida o la cena, o en batidos. 

Salmón
7.

Salmón

Sus ácidos grasos omega 3 son oro para el cerebro. Un déficit de estos grasos se relaciona con fatiga, estrés y escasa capacidad de concentración y de memoria (y viceversa), tal como ha publicado el doctor Simon C. Dyall, de la Universidad de Bournemouth, en Reino Unido. Además, el salmón proporciona proteínas, que ayudan a mantener estables los niveles de energía y a enfocar nuestra atención en la tarea que estamos llevando a cabo. La recomendación es incluir el pescado en nuestra dieta cuatro veces por semana, y de ellas dos o tres debe tomarse pescado azul; excepto en el embarazo o la primera infancia, cuando se deberá optar en mayor medida por el blanco, según indica la última guía de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Alimentos depurativos, perfectos para combatir los excesos navideños