Las lentejas contienen muchas vitaminas del complejo B, en concreto B1, llamada tiamina y necesaria para una correcta metabolización de los carbohidratos, y B6 que es importante para la creación de neurotransmisores, para absorber otros nutrientes como el magnesio y para un normal funcionamiento del sistema inmunitario.

El zinc (necesario para el metabolismo de proteínas) y el selenio (antioxidante) son abundantes en esta legumbre, pero no tanto como el hierro. Tan solo 100g de esta legumbre contiene el 50% de la cantidad diaria recomendada de este metal sin el que nuestros glóbulos rojos no podrían transportar oxígeno.

Valores nutricionales

Proteínas: 24,7g

Fibra dietética: 9,6g

Carbohidratos: 48,6g

Grasas: 1,1g

Calorías: 310 kcal

Tipos de lentejas

Las más consumidas en España son la rubia castellana o reina, que es de color verde claro, grande y ligeramente plana. También podemos encontrar en tiendas (aunque es más difícil) la variedad llamada rubia de armiña, que es como la reina pero de incluso mayor tamaño. También es muy común la pardina, que es marrón y de pequeño tamaño, que se encuentra mayoritariamente en tarros de conserva. Otras variedades incluyen la beluga (pequeñas y negras con cierto parecido al caviar) o la verdina.

Sopa de lentejas. (iStock)
Sopa de lentejas. (iStock)


Historia y curiosidades

-Hay referencias arqueológicas de su cultivo hace 8.000 años.

-Es importante lavar las lentejas para evitar que contengan elementos extraños. Esto se debe a que como se cultivan en los mismos campos que el trigo (con el objetivo de abonarlos gracias al nitrógeno que desprende la planta), pueden contener trazas de gluten.