Los probióticos son microorganismos vivos (bacterias) que ingerimos a través de algunos alimentos y que no se destruyen mediante la digestión. Son capaces de adherirse al epitelio intestinal y colonizar el tracto intestinal.

¿Qué funciones cumplen los probióticos?

Los probióticos no son patogénicos, es decir, no producen ninguna enfermedad e incluso se les considera ‘amigos’ ya que, con su sola presencia, impiden la de otros agentes patógenos o los combaten; estimulan la microbiota; contribuyen a modular la respuesta inmune ya que activan las citoquinas, sustancias responsables de poner en marcha las células defensivas del organismo (linfocitos), y ralentizan el crecimiento de otras bacterias que pueden convertirse en carcinógenas (precursores del cáncer).

Las conservas nos pueden servir para tener siempre alimentos fermentados. (Foto: iStock).
Las conservas nos pueden servir para tener siempre alimentos fermentados. (Foto: iStock).

¿En qué se diferencian de los prebióticos?

Los prebióticos son un tipo de hidratos de carbono. Tampoco se destruyen al digerirlos, sirven de alimento y estimulan el crecimiento de los probióticos. Los prebióticos se encuentran de modo natural en muchos vegetales como el puerro, la cebolla, la achicoria, el espárrago, el ajo, la alcachofa, el tomate, la alfalfa, el plátano... También se pueden añadir industrialmente a otros alimentos o tomarse en forma de complementos dietéticos.

¿Qué alimentos contienen probióticos?

Los productos más conocidos son los derivados lácteos como el yogur. Pero otros también son ricos en probióticos. Por ejemplo, la col fermentada (chucrut), derivados de la soja como el tofu, el yogur de soja, miso o tempe u otros alimentos fermentados como el kéfir.

El yogur es uno de los alimentos con probióticos más habituales en nuestra dieta. (Foto: Gtres)
El yogur es uno de los alimentos con probióticos más habituales en nuestra dieta. (Foto: Gtres)

¿Todos los yogures los contienen?

No. Los yogures que se han sometido a un proceso de pasteurización no contienen estos microorganismos vivos porque se destruyen durante este proceso industrial.

¿Qué dosis diaria de probióticos al día?

Algunos expertos señalan que ocho yogures semanales podrían ser suficientes. Sin embargo, aún no está claro qué cantidad es la mínima o máxima aconsejada. Ni tampoco si se puede consumir a través de un único alimento o debemos tomar varios.

¿Por qué se recomiendan al tomar antibióticos?

La mayoría de los antibióticos destruyen la flora intestinal (microbiótica) y acaban con las bacterias ‘amigas’. Una flora intestinal dañada puede aumentar el riesgo de infecciones, impedir la correcta absorción de algunas vitaminas como las del grupo B o la K y minerales como el calcio o el magnesio. También dificulta la estimulación de defensas en caso de que nos invada algún microorganismo patógeno.