Como sucede con otros cítricos, la pulpa de la naranja es una fuente muy importante de vitamina C. Cada 100 gramos del fruto poseen el 64% de la cantidad diaria recomendada. La vitamina C ayuda al desarrollo de la absorción del hierro, al crecimiento y la reparación de los tejidos cutáneos, a la producción de colágeno, a la metabolización de grasas y a la cicatrización de heridas.

La naranja, además, contiene importantes cantidades de diversos fitoquímicos como los betacarotenos, la luteína y la beta-criptoxantina, sustancias que se han empezado a tener en cuenta en los últimos años por sus cualidades para detoxificar carcinógenos (agentes potencialmente capaces de producir cáncer) y mutágenos (agentes que cambian la información genética), así como para neutralizar radicales libres.

Valores nutricionales (100 g)

  • Calorías: 38 kcal

  • Carbohidratos: 8,6g

  • Grasas: 0 g

  • Proteínas: 0,8 g

  • Fibra dietética: 2 g

Tipos de naranjas

Existen dos grandes grupos, las dulces y las amargas. El primero se subdivide a su vez en navel, blancas (entre las que se encuentra el tipo Valencia), sangre (caracterizadas por su color rojo) y sucreñas.

¿Cuál es su temporada?

Tradicional fruta de invierno, los mejores meses para consumir naranjas son los que van desde noviembre hasta abril.

Foto: iStock
Foto: iStock

Historia y curiosidades

- La naranja dulce es en realidad un alimento creado como híbrido entre el pomelo y la mandarina. Su existencia se menciona ya en la literatura china del siglo III antes de Cristo.

- Es la fruta más consumida en los hogares españoles según la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas (FEPEX).

- España es el mayor productor europeo y el quinto mundial por detrás de Brasil, Estados Unidos, la India y China, según datos de la FAO.