El aporte calórico de las avellanas es alto, por lo que es importante cuidar las raciones que se ingieren. Es muy rica en grasas (entre un 50% y un 60% del fruto), si bien la mayoría son monoinsaturadas, como el ácido oleico, de la serie omega 9, que ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Tras las almendras, es el fruto que más vitamina E contiene. También posee importantes cantidades de proteínas, fibra dietética, tiamina, fósforo, calcio, magnesio y manganeso.

Valores nutricionales (100g)

Calorías: 656 kcal

Carbohidratos: 10,5 g

Grasas: 56,25 g

Proteínas: 12 g

Fibra dietética: 8,2 g

Tipos de avellanas

Las variedades de este fruto seco son numerosas. La especie más cultivada en España es la negret y es muy popular la avellana con Denominación de Origen Protegida ‘Avellana de Reus'.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Cuál es su temporada?

El otoño es la época por excelencia para la recolección de frutos secos, entre ellos las avellanas, que se recogen en octubre y se suelen dejar secar y guardar como reservas.

Historia y curiosidades

- Se han encontrado evidencias sobre el tratamiento de las avellanas que datan de hace 9.000 años.

- En el Imperio Romano, el arbusto de donde se extrae se regalaba para desear la felicidad.

- En Francia era símbolo de fecundidad y por ello se ofrecía como dádiva a los recién casados.

- Una gran proporción de la producción de avellanas va a parar directamente a la industria alimentaria. Se estima que la empresa italiana Ferrero, fabricante de la popular crema Nutella, consume el 25% del total en todo el mundo.